×
NOTAS MATUTINAS MÁS LEÍDAS
hace 9 meses
[Especial]

‘Me la robé y fue para toda la vida’

Redacción

El matrimonio formado por Pedro Rodríguez Castañeda y María Elia Álvarez Reyes es un ejemplo a seguir.

Imprimir
‘Me la robé y fue para toda la vida’
Tienen 52 años de casados, su secreto es mantenerse unidos y tomar decisiones juntos.
Castaños, Coah.- El matrimonio formado por Pedro Rodríguez Castañeda y María Elia Álvarez Reyes es un ejemplo a seguir para sus hijos, nietos, bisnietos y hasta sus vecinos; la pareja está por cumplir 53 años de casados y asegura que el secreto es el respeto hacia el otro, no pelear y tomar decisiones, juntos.

Fue un 3 de agosto de 1966 cuando juraron amarse, respetarse, valorarse y formar una familia ante el juez civil Guadalupe Tobías y de allí iniciaron un nuevo libro familiar, además que solucionar sus problemas sin gritos ni golpes reforzó el matrimonio que hoy tiene 52 años de vivir juntos

“Sí nos peleamos, tenemos diferencias, pero nunca pensamos en dejarnos, principalmente por la familia, somos muy unidos, los vecinos nos tienen envidia porque siempre estamos juntos, así estamos impuestos y hemos sido un ejemplo a seguir”, mencionó María Elia Álvarez.

Se conocieron cuando ella tenía 17 años y él 25, en un baile que se realizó en el rodeo que anteriormente se encontraba en el estacionamiento de la Presidencia Municipal, don Pedro invitó a bailar a su ahora esposa e iniciaron un noviazgo de aproximadamente dos años.

“Yo era de rancho, del ejido Palo Blanco, y mi esposo del Granjeno, él trabajaba cuidando chivas en el rancho que cuidaban mis papás y también era el lechero, a mí me gustó cuando lo vi”, expresó doña María Elia.

Sentados en la sala relataron la historia de amor que han cultivado durante más de 52 años y esto ha sido el ejemplo para sus nietos y nietas, quienes han contraído matrimonio para estar juntos de por vida.

“Me la robé, me la traje para la cabecera municipal, al día siguiente fuimos al rancho, no nos querían recibir, estaban resentidos, pero con el paso de los meses nos aceptaron, nosotros nos casamos para toda la vida, en ningún momento para divorciarnos, sí tenemos disgustos, pero los solucionamos”, comentó don Pedro.

El matrimonio procreó 7 hijos: una bebé que falleció al año y medio, cuatro varones (Jesús, José, Rolando y Luis) y dos mujeres (Yolanda y Rafaela).

Sus hijos han visto el ejemplo de sus padres, todos están casados y nunca se han separado de sus parejas, ya son abuelos y en el mes de diciembre todos se reúnen para convivir, nunca hay una discusión, todos son muy unidos, sus padres así los impusieron.

Antes del 24 de diciembre doña María Elena enfermó pero no le dijo a nadie, pues quería preparar los buñuelos y los tamales a toda su familia, alegando que sólo una vez al año es cuando se celebra Navidad y no quería dejar pasar la fecha.

El pasado 3 de agosto cumplieron 52 años de casados, sus hijos organizaron el festejo en grande para celebrar las Bodas de Oro, doña María vistió de blanco y cumplió su deseó de entrar al altar vestida de novia junto al amor de su vida casándose por la Iglesia.

El matrimonio, que goza de sus hijos, nietos y bisnietos, aconsejó a las parejas jóvenes amarse, respetarse, apoyarse mutuamente en las tareas del hogar, al marido ayudar con la crianza de los hijos y a tratarse bien.

“Yo aconsejo a los hombres que ayuden a sus esposas con los niños, a mí mi esposo no me quiso ayudar a cargarlos porque mi suegra así lo impuso y le decía que esas eran ‘tareas de mujer’, el hombre estaba ‘para traer de comer no para cuidar a los bebés’, pero no es así, por eso yo sí aconsejo que apoyen a sus parejas, para que puedan vivir una vida de respeto y de amor” mencionó doña María Elia.

Por otra parte, don Pedro aconsejó a los jóvenes a pasearse, pero al momento de casarse dedicarse completamente a su pareja y familia, pues asumen una responsabilidad y tienen que permanecer unidos formando su propio núcleo familiar, para que el matrimonio dure para toda la vida deben de dejar las fiestas y dedicarse solo al hogar.

“Para los nietos, nuestros abuelos son un gran ejemplo de amor y armonía, a nosotras nos gustaría permanecer al lado de nuestros esposos toda la vida, tal y como nuestros abuelos, porque ellos nos han predicado con su vida y siempre permanecen unidos”, comentó Esme Rodríguez, nieta.
TAGS RELACIONADOS:
  • especial
Imprimir
te puede interesar
similares