Tags: seguridad saltillo, saltillo, policia saltillo, policía federal, coahuila


Ramos Arizpe.- La muerte se volvió a estacionar en uno de los tramos de la Saltillo-Monterrey, pues la vida de una mujer de 82 años terminó anclada a la carretera luego de sufrir un terrible accidente.

En el kilómetro 29 de la transitada vía, el cuerpo de María del Carmen Conche Coli quedó boca arriba, sin aliento y con los restos de sangre fluyendo de su cansado y arrugado rostro.

“Venían de Campeche y se dirigían a la ciudad de Monterrey, Nuevo León, pero un descuido los llevó a tener un accidente”, comentó uno de los elementos de la Policía Federal que tomaron conocimiento del lamentable suceso.

CAMINO A LA MUERTE

No pasaban de las 10:00 horas de la mañana del jueves y sobre el carril de sur a norte de la carretera Saltillo-Monterrey la muerte perseguía a una camioneta Ford Expedition 2004, y lo hacía a toda velocidad.

Pero fue en el kilómetro 29, de la mencionada arteria federal, que la muerte hizo de las suyas al generar un accidente de grandes magnitudes, dejando sólo severos daños materiales y a una madre de familia sin vida.

Y es que fue en ese tramo que la llanta trasera derecha explotó de manera repentina, obligando a sus tripulantes, entre ellos al conductor, de nombre Abelardo Arturo Ríos Conche, de 48 años, a terminar volcados en el declive que se encuentra en medio de los dos carriles de la peligrosa carretera.

“Dieron varias vueltas hasta que quedaron en carril contrario (norte a sur)”, argumentó elemento de la Policía Federal.

En el tormentoso camino salió proyectada de la unidad María del Carmen, una mujer de 82 años que se dirigía a Monterrey, pero su vida quedó en la cinta asfáltica, quedando a su lado viejos discos de vinil y fotografías.

Fue después de varios minutos que Pedro Alejandro Alvarado de Alba, agente del Ministerio Público adscrito a la ciudad de Ramos Arizpe, acudió a dar fe del hecho y ordenó el traslado del cuerpo a las instalaciones del Servicio Médico Forense.