Tags: tim samaras, saltillo, paul young, oklahoma, méxico, estados unidos, coahuila, cazadores de tornados, cazadores, carl young


Chicago.- Tres cazadores de tormentas, entre ellos Tim Samaras considerado uno de los más reconocidos investigadores de estos fenómenos meteorológicos, murieron el viernes mientras perseguían los poderosos tornados que azotaron el estado de Oklahoma, centro-sur de Estados Unidos, dijo este domingo la organización para la que trabajaban. Fuente: diario.mx

Tim Samaras, su hijo Paul y Carl Young murieron al ser alcanzados por uno de los tornados que afectó a El Reno, al oeste de Oklahoma City, dijo la organización proyecto Tactical Weather Instrumented Sampling in Tornadoes Experiment (Twistex).

"Esta es una pérdida devastadora para la meteorología, la investigación y la comunidad de cazadores de tormentas", dijo el mensaje difundido en la cuenta de Facebook de Twistex.

Chris West, ayudante de la oficina del Sheriff en el condado de Canadá, se negó a dar los nombres, pero confirmó que tres cazadores de tormentas se encontraban entre los 14 muertos que dejaron los tornados en serie que azotaron el estado de Oklahoma el viernes, menos de dos semanas después de otra tragedia por el mismo fenómeno que devastó el 20 de mayo la pequeña ciudad de Moore, cerca a la capital estatal, provocando 24 muertos y 377 heridos.

Los tornados del viernes azotaron la zona con fuertes vientos, lluvias torrenciales y granizo.

Los escombros del vehículo en que viajaban los cazadores de tormenta fueron esparcido en un área de cerca de 800 metros cuadrados, señaló Chris West a la AFP.

La cadena CNN mostró imágenes de los restos del vehículo, que aparecían aplastados y casi irreconocibles.

Por su parte la organización National Geographic calificó a Samaras como uno de los cazadores de tormentas más reconocidos del mundo, diciendo que paso las últimas décadas de sus 55 años de vida, persiguiendo a su pasión.

Las investigaciones realizadas por Samaras han ofrecido importante información de como es por dentro un tornado, subrayó National Geographic.