Tags: tifón, muertos, filipinas, desastres naturales, bopha


Filipinas.- Los rescatistas escarbaban entre el lodo y los escombros el viernes para recuperar más cadáveres que un poderoso tifón dejó regados en un valle agrícola en el sur de las Filipinas, donde se confirmó que 500 personas murieron y 400 estaban desaparecidas.

Más de 310.000 personas han perdido sus hogares desde que el tifón Bopha azotó la región el martes. Los desplazados llenaban los albergues o se hospedaban con parientes. Muchos dependían de suministros de alimentos y de otra ayuda de emergencia que les enviaban agencias del gobierno y grupos asistenciales.

"Quiero saber cómo ocurrió esta tragedia y cómo prevenir que se repita", dijo el presidente Benigno Aquino III durante una visita al poblado de Nuevo Bataan, el más afectado por los intensos vientos y lluvias.

Las autoridades han confirmado 252 fallecimientos en el Valle de Compostela, que incluye a Nuevo Bataan, y 216 en la cercana provincia de Davao Oriental. Casi 40 personas más perdieron la vida en otras partes y más de 400 seguían desaparecidas, aproximadamente dos terceras partes tan sólo en Nuevo Bataan.

Aquino dijo a los residentes de Nuevo Bataan, reunidos en medio de palmeras derribadas y viviendas sin techo, que se empeñaba en hallar respuestas a fin de mejorar sus condiciones y reducir a futuro el número de muertos por desastres naturales.

Las tormentas y tifones con resultados fatales son comunes en las Filipinas, pero la mayoría de estos meteoros golpea las zonas norte y centro del país, y la sureña isla de Mindanao suele salir sin daños.

Los mapas del gobierno sobre riesgos muestran que el poblado agrícola de Nuevo Bataan, de 45.000 habitantes, fue construido en 1968 en una zona clasificada como "altamente susceptible a inundaciones y deslaves".

"Vamos a ver lo que en realidad sucedió. Existen acusaciones de minería ilegal; hay quienes sólo hablan de la fuerza de la naturaleza", dijo el secretario del Interior Mar Roxas, que viajó al lugar con Aquino. "Sabremos por qué hay viviendas en estas zonas de riesgo".

Las cifras sobre pérdidas económicas empezaron a surgir el viernes luego que los productores de plátano para exportación reportaron que 14.000 hectáreas (34.600 acres) de plantaciones, el equivalente al 18% del total en Mindanao, fueron destruidas. Filipinas es el tercer mayor productor y exportador de banano del mundo, abasteciendo a marcas muy conocidas como Dole, Chiquita y Del Monte principalmente a Japón y también a Corea del Sur, China, Nueva Zelanda y el Medio Oriente.