Saltillo, Coah.- Circulaba a toda máquina a bordo de su camioneta Dodge Ram modelo 1985, cuando elementos de la Policía Preventiva municipal lo detuvieron después de una breve persecución. Tras la detención las amenazas comenzaron por parte de una mujer, quien dijo que tenía contacto con el Gobierno del Estado y correría a los oficiales.

La persecución comenzó en el cruce del periférico Luis Echeverría y bulevar Reforma y concluyó en periférico y Manuel Pérez Treviño, lugar donde el sospechoso decidió detener su unidad.

Y es que según el ebrio conductor, Macario Cázares Medina, de 47 años, con domicilio en calle Ocho 157, de la colonia Miguel Hidalgo, no cometió delito, así que para apoyar su versión una mujer detuvo su camioneta y amenazó a los agentes municipales.

Pues según la mujer tenía contacto con el Gobierno del Estado, por lo que amenazó a los uniformados de correrlos si efectuaban la detención en contra de su amigo, pero pese a las amenazas los uniformados detuvieron al ebrio sujeto.

Finalmente quedó a disposición del Ministerio Público, quien será el encargado de definir la cantidad que el sujeto tendrá que pagar antes de salir en libertad, luego de conducir en completo estado de ebriedad.