×
NOTAS MATUTINAS MÁS LEÍDAS
hace 9 años
[Especial]

Narcosobornos, la ruta del dinero

Agencias

Además de gestionar en tribunales mexicanos su regreso a México, de donde asegura que fue “desterrado” en 1996

México, DF (Proceso).- Además de gestionar en tribunales mexicanos su regreso a México, de donde asegura que fue “desterrado” en 1996, Juan García Ábrego, ex jefe del narco, ahora exige a la PGR la devolución de 50 millones de dólares que dice haberle pagado a un funcionario de esa dependencia.

García Ábrego fue el máximo líder de ese cártel entre 1988 y 1995. Entonces alegaba que durante varios años le entregó 2.4 millones de dólares mensuales al ahora ex funcionario de la PGR Luis Esteban García Villalón a cambio de que lo protegiera y le informara sobre los operativos e investigaciones en contra de su organización criminal.

Al paso de los años, el monto de los sobornos ascendió a 50mdd, que ahora reclama el capo preso en EU, pero con otros argumentos.

García Villalón fue director de Concertación y Enlace de la PGR en 1990, hasta que llegó el escándalo: fue sorprendido con un portatraje repleto de dólares, según se establece en una denuncia anónima presentada ante la Procuraduría y que tiempo después sirvió de base para acusarlo de cohecho, delitos contra la salud y lavado de dinero.

En la denuncia se dijo que García Villalón y su hermano Eduardo “blanquearon” los sobornos de García Ábrego mediante la compra de dos aviones, establecimientos mercantiles, casas, departamentos y cuentas de inversión.

LAVADÓLARES EN LA PGR
Antes de 1990, García Villalón era agente federal, pero desde entonces fue señalado en EU como integrante del un poderoso cártel y destinatario de “sobornos del narco”.

Hasta ahora ha salido avante de las acusaciones: en marzo de 2007 ganó un litigio que obligó a la PGR a devolverle 5 millones 877 mil 535 dólares que le fueron decomisados en 1990.

Sin embargo, la dependencia no ha cumplido y las autoridades judiciales iniciaron un juicio de “inejecución de sentencia” en contra del titular de la PGR, Eduardo Medina-Mora.

Entretanto, García Ábrego cumple 11 cadenas perpetuas en EU, desde enero de 1996, y tanto allá como en México sus abogados tratan de recuperar su dinero.
Los abogados sostienen que su cliente nunca le pagó protección al ex funcionario, y que éste sólo fungió como una especie de administrador. El legítimo propietario de esos recursos es García Ábrego, dicen.

Pedro Albino García Olivilla, hijo de Juan García Ábrego, envió al procurador Medina-Mora una carta, que fue recibida en la Unidad de Documentación y Análisis de la PGR el 17 de diciembre de 2007.

En ella expone: “Mi poderdante, por medio de la prensa, se enteró que Luis Esteban García Villalón estaba exigiendo que se le devolvieran 5 millones de dólares, los cuales se encontraban en documentos de inversión a nombre de su hermano Eduardo del mismo apellido.

“Dijo por mucho tiempo confió al referido Luis Esteban García Villalón sumas muy fuertes de dinero obtenidas por sus actividades como agricultor, ganadero, comprador y vendedor de productos del campo”.

Hombre de negocios
Según García Olivilla su padre, García Ábrego, le confió que García Villalón se presentó como un hombre de negocios especializado en actividades financieras y por ello le entregó 50 millones de dólares, de cuyo estado le reportaba.

Continúa Albino García: el supuesto empresario le dijo a su padre que colocó los fondos en depósitos e inversiones a través de instituciones financieras como Banorte Abaco, Arka y casas de bolsa de la colonia del Valle Oriente de San Pedro, Nuevo León, además de inversiones en las Islas Caimán, entre otras.

Adicionalmente, García Villalón dijo que compró acciones bursátiles, terrenos, ranchos y varias propiedades en Monterrey, Nuevo León: departamentos en el edificio El Capitolio, una casa en la colonia San Ángel y otra frente al Club Campestre.

En su carta, el hijo de Juan García Ábrego añade que Luis Esteban García Villalón depositó 4 millones de dólares canadienses a nombre de uno de sus cuñados, de apellido Treviño, los cuales, afirma, incluso fueron motivo de un convenio celebrado en la embajada de EU en México.

“García Villalón nunca ha desconocido que el dinero es de mi poderdante, como así lo declara en la averiguación previa 2336/D/90/MESA IV-D, agregando según su dicho que se lo daba por una supuesta protección, la cual no se probó nunca”, dice la carta dirigida a Medina Mora y de la cual Proceso tiene copia.

Por ese motivo, García Olivilla solicita que la PGR inicie una investigación “tanto por los ilícitos que se cometen en contra de mi poderdante como también porque ahora se ha sabido que el dinero se lo ocultó (García Villalón) al Fisco Federal, lo cual estaba fuera de las instrucciones que le dio mi poderdante”.

Y añade: “Se trataba de cumplir con las obligaciones fiscales, ya que el dinero que se le entregó ea lícito. El dinero y bienes los sigue ocultando, por lo que es un acto de tracto sucesivo, de ejecución continua, en su caso de delincuencia organizada, lavado de dinero y otros que resulten cometidos en contra de mi padre.

“Para recuperar lo que es del patrimonio de mi poderdante es por lo que me dio indicaciones de dirigirme a usted, a fin de que todo lo que se encuentre a nombre de García Villalón, sus familiares y prestanombres (sea) asegurado en protección de los intereses que represento”.

Al final de la carta, García Olivilla le recuerda a Medina Mora que su padre fue condenado a cadena perpetua por un tribunal de EU “en una época en que la jurisprudencia de la Corte mexicana lo prohibía por ser violatoria del Artículo 22 Constitucional, por lo que no se le podía condenar, y es por ello que ruego su intervención a fin de que se le regrese a México y se le juzgue conforme a las leyes de nuestro país”.

El "destierro"
Sin escatimar dinero ni abogados, Juan García Ábrego promueve un amparo ante los tribunales mexicanos con el argumento de que su entrega a las autoridades de EU fue un “destierro” y un espectacular golpe político.

El proyecto para repatriarlo se inició hace un par de años, pero en los últimos siete meses comenzó a acelerarse. Pero el litigio se enfrenta a un problema: oficialmente, su aprehensión y deportación nunca ocurrieron.

En una entrevista realizada en el curso de la preparación de este reportaje, Américo Delgado, que encabezaba a los abogados, dijo que “es fantasioso” que ninguna instancia reconozca que García Ábrego fue detenido y entregado a EU el 14 de enero de 1996, lo que puso fin a su carrera delictiva.

Según criterios y según los argumentos expuestos por los abogados del capo, la movilización policiaca y militar efectuada aquel día en Nuevo León, durante la búsqueda y detención de García Ábrego, no se realizó. No hay constancias oficiales de que alguna autoridad haya ordenado los operativos.

Sin registros
Las imágenes difundidas por la televisión y las fotografías publicadas por la prensa escrita, donde se observa al jefe del narco abordar el avión que lo trasladó a EU, son legalmente inválidas. Nadie sabe nada de aquella aprehensión y los archivos criminales no tienen registro alguno de ese hecho.
En términos legales, García Ábrego nunca fue detenido en México ni deportado a EU, pues dicho evento no está grabado en la memoria de ninguna dependencia mexicana, según se desprende de las respuestas emitidas por la PGR y las secretarías de la Defensa Nacional, Relaciones Exteriores y de Gobernación y de la Presidencia.
Si las autoridades le conceden el amparo, Juan García Ábrego puede regresar a México, donde –según las acusaciones integradas en EU– se dedicó al tráfico de drogas por más de una década con absoluta impunidad.

"Soy mexicano”
Sigiloso y hábil –uno de sus principales sellos como jefe del narco–, el traficante alega que es mexicano, y para demostrarlo incluye hasta su fe de bautismo, extendida por la iglesia de Nuestra Señora del Refugio, de Matamoros, Tamaulipas, el 13 de septiembre de 1945.

En la entrevista con Proceso, el abogado Delgado reafirmó que García Ábrego nació en México y 20 años después fue registrado en EU, hecho que atribuye a “una costumbre ordinaria en la frontera”.

Pero lo fundamental, indicó Américo Delgado, “es que, siendo mexicano o extranjero, se le debió otorgar la garantía de audiencia: ser oído y vencido en juicio previamente a la deportación o traslado. El hecho no tiene vuelta, se trata en realidad de un destierro, prohibido por el Artículo 22 de la Constitución, lo que además da margen para que no exista término para la promoción del amparo”.

Desde la prisión de alta seguridad de Florence, Colorado, García Ábrego sostiene que su deportación, ejecutada el 14 de enero de 1996, en realidad fue un destierro urdido desde la cúpula del poder político, pues nunca fue oído ni vencido en juicio.
TAGS RELACIONADOS:
te puede interesar
similares