Tags: registro civil, natalia cobas badillo, monclova, lourdes alejandra badillo valdez, iglesia católica, edmundo cabello meyer, distrito federal, crystal yazmín cobas barrón, coahuila


Monclova, Coah.- El matrimonio homosexual conformado por Crystal Yazmín Cobas Barrón y Lourdes Alejandra Badillo Valdez abandonó ayer feliz la Oficialía Segunda del Registro Civil luego que el titular, Edmundo Cabello Meyer, les expidió el acta de nacimiento de la bebé Natalia Cobas Badillo en presencia del secretario de Gobierno, Armando Luna Canales, en otro hecho inédito en Coahuila que se registra en Monclova.

Lourdes Alejandra de 25 años de edad, con el apoyo de un donante lógicamente masculino, engendró y alumbró a Natalia, y luego se casó legalmente en el Distrito Federal con su pareja Crystal Yazmín Cobas, de 34, ya que allá estos enlances matrimoniales entre homosexuales están permitidos, y ayer registraron a la nena en la Oficialía Segunda del Registro Civil enclavada en Juárez y Venustiano Carranza.

De esta forma, Natalia tiene a dos mujeres como padres, y sobre el particular, Lourdes Alejandra Badillo, quien es licenciada en Diseño Gráfico pero dedicada al comercio al igual que su pareja Crystal Yazmín, egresada de Contabilidad, dijo que el acta de nacimiento de la niña es muy importante porque le dará una vida más segura ya que le hará valer sus derechos.

“A ella le daremos mucho amor, pero cuando crezca le diremos la verdad”, añadió la madre biológica de la niña tras recibir el acta de nacimiento del oficial Edmundo Cabello, y es el primer caso de esta naturaleza registrado en Coahuila, y aunque la intención ahora es bautizarla en la Iglesia Católica, es una aduana prácticamente imposible por las reglas romanas que condenan estos actos.

Lourdes Alejandra consideró que deben ser eliminados los prejuicios donde algunos sectores linchan socialmente a parejas de homosexuales, “Yo creo que debe abrirse más el tema, y tener consciencia de que todos tenemos derecho a lo mismo, sin importar la preferencia sexual, donde por esto son cerradas las puertas”.

‘LA NIÑA PUEDE SER BAUTIZADA’


“La bebé no tiene culpa de nada; la niña puede ser bautizada. Pero la Iglesia cuida la relación del núcleo familiar, que las Sagradas Escrituras señalan que debe ser hombre y mujer, y la naturaleza establece que una familia real está conformada de ese mismo modo”, dijo el padre Enrique Ríos Castro sobre Natalia Cobas Badillo, hija legal de un matrimonio gay radicado en Ciudad Frontera.

El sacerdote sambonense, asignado en la capital del Estado a servir en la Diócesis de Saltillo, hizo incapié en que la pequeña de seis meses de nacida es una criatura inocente y que la Iglesia celebra, como lo hace con todos los partos, que haya nacido bien y con salud.

Entrevistado vía telefónica, consideró que la pequeña Natalia podría ser bautizada en la Iglesia Católica como hija de Dios, pero el asunto de que tenga dos mamás es lo que les preocupa, porque aunque es un tema que está legislado en las leyes civiles y terrenales, en las leyes de Dios y en las naturales está fuera de los preceptos establecidos.