Tags: the journal of pediatrics, texas, síndrome de tourette, houston, estados unidos, ciencia, baylor college of medicine


Nueva York.- Los niños con síndrome de Tourette (ST) tendrían dos veces más dolores de cabeza y cuatro veces más migrañas que sus pares.

El 55 por ciento de los pacientes jóvenes respondió en una encuesta que había tenido un dolor de cabeza en los seis meses previos, comparado con el 30 por ciento de la población general.

El 17 por ciento tenía migrañas y el 28 por ciento, cefaleas tensionales, comparado con el 5 y entre el 1 y el 5 por ciento, respectivamente, de la población general.

Estas tasas elevadas respaldan la noción de que los dolores de cabeza son una comorbilidad del síndrome de Tourette, según escribe en The Journal of Pediatrics el equipo de la doctora Debabrata Ghosh, de la Clínica Cleveland, en Ohio.

El equipo entrevistó a 109 pacientes, de entre 6 y 21 años, con síndrome de Tourette. Los padres respondieron el cuestionario cuando los niños eran demasiado pequeños para hacerlo.

Al comparar a los grupos con y sin dolores de cabeza, el equipo no halló diferencias significativas en los fármacos utilizados. Y sólo cuatro pacientes tenían cefaleas debido a tics faciales o del cuello.

"Esto tiene consecuencias importantes para la patofisiología etiológica que comparten las cefaleas y el ST, lo que respalda que los dolores de cabeza son una comorbilidad del ST", escribe el equipo.

El doctor Joseph Jankovic, neurólogo del Baylor College of Medicine, en Houston, Texas, y que no participó del estudio, dijo que los nuevos resultados son fascinantes y deberían profundizarse.

El estudio confirma un estudio previo de Jankovic sobre las migrañas en pacientes con síndrome de Tourette, pero no sin limitaciones.

"Desafortunadamente, la interpretación de los datos es compleja porque los investigadores no utilizaron el mismo cuestionario con un grupo de control, de la misma edad, sin ST.

Esta limitación, junto con la población seleccionada de pacientes de un centro de referencia terciario, impediría la generalización de los resultados", indicó Jankovic.

Independientemente de eso, concluyó: "El aumento observado de la frecuencia de las migrañas y las cefaleas tensionales en pacientes con ST debería promover nuevos estudios sobre la superposición de la biología del síndrome y los dolores de cabeza".

FUENTE: Journal of Pediatrics