Saltillo, Coah.- Los insectos ya no tienen frontera, viajan ocultos en los productos que se envasan en otras regiones o incluso en los equipajes de los viajeros. Por eso, si usted sufre una picadura o mordedura de un insecto no se alarme, pero no se deje de atender, esa simple roncha puede ser algo más.

Los casos recientes que se registran en diferentes ciudades del país, incluso en Saltillo, advierten que los insectos no tienen ya fronteras o regiones para habitar e igual viajan en los productos o el equipaje.

El médico Rigoberto Almaguer Ramírez advierte a la población en general que ya no se debe confiar en los remedios caseros o en el automedicarse e indica además lo común que resulta el ataque de estos seres vivos.

De acuerdo con estudios de instituciones de salud en México, cada año se registran 20 mil accidentes, de los cuales el 10% son mortales, y a estos ataques son susceptibles bebés, niños, adultos de más de 70 años y personas convalecientes.

Sin embargo, en ese 10% de decesos, entra un grupo de personas catalogadas como hipersensibles a los componentes de los venenos, de los cuales tienen algún padecimiento patológico.

Nuestro país incluso es uno de los que registra mayor incidencia, por ejemplo, de picaduras de alacrán, con 250 mil casos anuales, lo que ha motivado a científicos de instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México ha desarrollar antivenenos.

Gracias al desarrollo de estos antivenenos los casos de mortandad, por ejemplo, de alacrán tienen una incidencia de 50, un contraste notable si se advierte que en la década de los 70 la mortandad estaba cifrada en 600 personas.

Desde hace 35 años las investigaciones para generar antídotos a los ataques de los seres vivos se ha desarrollado sobre todo en el laboratorio del Departamento de Medicina Molecular y Bioprocesos del Instituto de Biotecnología de la UNAM en Cuernavaca, donde el médico Alejandro Alagón Cano encabeza un equipo que ha evitado miles de muertes.

Las investigaciones de los científicos reportan que los insectos son transmisores de agentes patógenos como bacterias, virus, parásitos y hongos; aunque algunos van más allá, causan molestias y producen enfermedades como en el caso de la escabiasis, tungiasis, miasis, entre otras, mientras que algunos inoculan o infectan productos tóxicos con graves consecuencias, por ello algunos seres humanos se dice que padecen de entomofobia, que es la conducta de rechazo patológico a la presencia de insectos.

Los más frecuentes en Saltillo son las mordidas de la viuda negra y la araña violinista, que cuando muerden atrofian los músculos y afectan la respiración. Estos insectos suelen habitar techos, campos y lugares húmedos explica el médico Rigoberto Almaguer Ramírez.

“Cuando atacan pueden causar una roncha en la piel, pueden provocar náusea, vómito, dolor abdominal tipo calambre, sudoración, y al momento de ser atacado debe acudirse con un médico para que aplique un medicamento antitóxico y antiarácnido”, señala.

Advierte que uno de los errores más comunes es que el paciente no guarde un reposo de 24 horas, ya que en ese periodo se le debe someter a una observación.
Otro animal que suele atacar, y que se cree que no es tóxico, es el alacrán, el cual con el tráfico de productos es muy común encontrarlo, y contra su ataque hay una vacuna denominada antialacrán, pero además se deben aplicar analgésicos.

LAS CONSECUENCIAS
En nuestro país los científicos han realizado investigaciones en relación con cada uno de los animales más comunes y han ofrecido información que usted debe conocer.

Pulgas
Parásitos externos de la piel de mamíferos y aves, de los que chupan su sangre y poseen uñas fuertes y numerosas cerdas que evitan que resbalen, su cuerpo es aplanado lateralmente lo que hace difícil su aplastamiento.

Varias especies pican al hombre originando irritación, lesiones eritematosas o papilares, a menudo dispuestas en fila o en grupos, en áreas de piel en contacto con cinturones, bandas elásticas o ropas apretadas. Las personas sensibilizadas experimentan urticaria, erupciones vesiculosas o eritema multiforme. Si se infectan dan lugar a piodermitis o furúnculos.

La pulga del hombre es hoy menos frecuente, siendo más comunes la del perro y la del gato, pudiendo parasitar también al hombre. Las pulgas de la rata y demás roedores pueden transmitir la peste bubónica o negra y la turalemia.
La pulga de la arena pica para chupar sangre, su hembra se introduce bajo la piel, donde permanece el resto de su vida para efectuar la puesta de huevos. La lesión se localiza en los dedos, plantas de pies, tobillos, pliegues interdigitales, tiene una mancha central oscura rodeada de un área más pálida.

Más tarde se transforma en una úlcera dolorosa que se puede infectar. Su tratamiento es quirúrgico, agrandándose con una aguja el orificio central, y se aprietan los bordes para evacuar el parásito, posteriormente se aplica un desinfectante.

Mosquitos
Transmisores de varias enfermedades, su picadura produce una pápula muy pruriginosa precedida de eritema e hinchazón, y en el caso de moscas hematófagas con trompas largas y robustas, de un nódulo o induración subcutánea más profunda con extravasación de pequeña cantidad de sangre.

Estas lesiones son fugaces, persistiendo desde varias horas a días. Las personas más sensibles pueden presentar manifestaciones intensas a nivel local como vesículas, bullas de contenido líquido, urticaria, reacción eczematosa, incluso fiebre y malestar general.

Puede haber reacciones anafilácticas casi siempre locales, pues se introduce poca cantidad de saliva. Pican al hombre algunas especies que son transmisores del paludismo. También está la mosca hembra de tábanos o “moscas de caballo” que son hematófagas y producen una picadura dolorosa.

Alacrán
En México hay clasificadas 31 especies de alacrán, de las cuales nueve son peligrosas para el ser humano. Las especies más tóxicas se distribuyen en la extensa área comprendida entre la Sierra Madre Occidental y el océano Pacífico, desde Sinaloa hasta Oaxaca, siendo los estados con mayor incidencia de estos insectos Morelos, Nayarit y Colima. En otras zonas, como el Distrito Federal, rara vez puede haber un alacrán peligroso, pero a veces llegan en cargamentos de frutas o verduras.

Su veneno contiene neurotoxinas que alteran la información enviada por el cerebro a las células encargadas de los impulsos nerviosos involuntarios, como respirar o hacer latir el corazón y, si altera los músculos del abdomen, la persona puede morir por asfixia en 20 o 30 minutos.

Avispas
El veneno de las avispas es muy parecido al de las abejas, aunque con ciertas diferencias antigénicas. La sintomatología es similar. La proporción de reacciones anafilácticas y de accidentes fatales es mayor, lo que debe estar en relación con una proteína, el antígeno-5 ausente en el veneno de abejas.

El aguijón de las avispas es liso, no arponado como el de abejas, pudiendo producir varias picaduras sucesivas sin que su aguijón quede clavado y fijo en la piel. 

Pueden vivir en colonias o avisperos con miles de individuos, o en pequeños avisperos que contienen celdillas hexagonales, son las llamadas “avispas papeleras”.Casi todas las especies tienen coloraciones de advertencia con alternancia de amarillo y negro.

Hormigas
Poco agresivas, a menos que se les moleste su hábitat. La más peligrosa de ellas es la roja. Producen picaduras múltiples, originando lesiones múltiples. Cada picadura produce una pápula característica, que en 24 horas forma una pústula estéril de 2 a 4 mm de diámetro y finalmente una escara.

Su veneno contiene alcaloides de la piperidina. Es frecuente la infección secundaria por estreptococo, para lo que se administra antibiótico. La muerte en el hombre es rara y se debe a cuadros de hipersensibilidad con signos locales y sistémicos. A los que desarrollan estos cuadros habrá que desensibilizarlos con extractos totales de hormigas.

Chinches
Poseen un pico puntiagudo o trompa con el que aspiran jugos vegetales o animales y algunas especies pican al hombre para alimentarse de su sangre. Se observan distribuidas en pequeños grupos y pueden eczematizarse e infectarse por rascado. Estas lesiones aparecen por inoculación de la saliva del insecto, que contiene proteínas extrañas y enzimas.

El más frecuente es el chinche doméstico o de las camas. Hay también chinches asesinas que viven de los jugos de otros artrópodos a los que matan, es difícil que piquen al hombre a no ser que se les manipule, en dicho caso la picadura es dolorosa, con edema y urticaria.

Araña viuda negra o capulina
Se distribuye en toda la República Mexicana desde el nivel del mar hasta los 3 mil 500 metros de altitud. Su veneno neurotóxico actúa directamente a nivel de sinapsis en el bulbo raquídeo y la placa neuromuscular, impidiendo la excitación muscular en pulmones y corazón. Antes de presentarse estos síntomas mortíferos, el paciente sufre un dolor insoportable, espasmos y contracciones en el abdomen y miembros inferiores, ansiedad, taquicardia y problemas respiratorios.

Afortunadamente pocas personas mueren porque su dosis es muy inferior a la letal, pero el dolor dura de tres o cuatro días sin que ningún analgésico pueda remediarlo.

Araña violinista
Su distribución es muy amplia, siendo más abundante en la vertiente del Pacífico desde el sur de Sinaloa hasta Centroamérica. Su picadura, sin casi producir dolor, inyecta un veneno tan tóxico que produce dermonecrosis, la cual en los casos más severos requiere injertos de piel.

En caso de que se produzca loxoscelismo sistémico, caracterizado por una úlcera en la zona de la mordedura que afecta la función renal, destruye los eritrocitos y provoca alteraciones en la coagulación y función respiratoria, entonces la picadura puede causar la muerte.

Tarántulas
Las tarántulas o arañas lobo están difundidas por zonas secas y semidesérticas de países templados y tropicales, viven en nidos excavados en la tierra o entre piedras. Las picaduras son leves, dolorosas, con eritema, edema, linfangitis y pequeñas necrosis; en ocasiones con febrícula, náuseas y cefalea. Su mordedura no es tan grave como se cree.

Para el tratamiento basta con reposo del miembro afectado, aplicación local de hielo, un analgésico si hay dolor, un antihistamínico, en ocasiones un corticoide intramuscular, desinfección de la lesión y profilaxis antitetánica.

Si hay infección añadida se prescribirán antibióticos.

Escorpiones
Hay detectadas mil 500 especies de las cuales 50 son peligrosas para el hombre, ya que estos arácnidos, con grandes pinzas o pedipalpos son sus armas, así como la cola en el extremo de la cual hay un último segmento llamado telson que contiene dos glándulas venenosas.

Los efectos generalizados incluyen náuseas, vómitos, ansiedad, sudoración, salivación, lagrimeo, dificultada para hablar y deglutir, diplopia, visión borrosa, taquicardia e hipo-hipertensión, aumento de temperatura corporal, dificultad respiratoria, defecación y micción involuntarias, priaprismo, fibrilaciones y espasmos musculares, convulsiones, coma y muerte.

Abejas
A pesar de que su picadura no reviste gravedad, de acuerdo con estadísticas, por su alta frecuencia mueren todos los años más personas en Estados Unidos y Europa que por mordedura de serpientes, como consecuencia de la sensibilización al veneno y una reacción anfiláctica.

La muerte puede venir, también, por picadura de cientos de miles de insectos individuales, como la abeja de la miel que vive en grandes colonias. Las abejas asesinas de Brasil son muy agresivas, pudiendo atacar a hombres o animales. 
Los síntomas duran pocos minutos, a veces horas, incluyen dolor local, prurito, eritema y ligero edema. A veces hay náuseas, vómitos, dolor abdominal, fiebre, síncopes y convulsiones. 

La mayoría de los casos mortales se deben a hipersensibilidad alérgica, tras una primera picadura sensibillizante.

Tratamiento
Ante una picadura de abeja, el aguijón ha de ser extraído con cuidado, bien por raspado, o con unas pinzas, pero sin exprimirlo para evitar una mayor inyección del veneno. La aplicación de hielo disminuye el dolor y el ligero edema que se forma. 

Las personas sensibles a las picaduras deben tomar medidas preventivas como no podar setos, no coger flores, no andar con los pies descalzos, no utilizar perfumes ni utilizar colores llamativos, no comer golosinas ni consumir bebidas azucaradas al aire libre. Pueden llevar adrenalina, jeringuillas, e inhalador de epinefrina.

Ciempiés y milpiés
No suelen ser peligrosos para el hombre, los milpiés no son venenosos pero los ciempiés poseen unas mandíbulas en forma de tenaza, en cuyos extremos distales desembocan los conductillos de salida de unas glándulas venenosas. Sus mordeduras son dolorosas, con dos punciones hemorrágicas, eritema, edema e inflamación local. 

El tratamiento de la picadura se realiza con antihistamínico H1 por vía oral y corticoides por vía intramuscular.

Para aliviar el dolor se usa un analgésico o infiltraciones locales con novocaína, la aplicación de hielo puede ser útil. Si hay insuficiencia respiratoria se administra oxígeno, siendo necesaria la intubación y ventilación mecánica en ocasiones. Las convulsiones aparecen en los casos más graves, y se emplea diazepam, fenitoina, y fenobarbital en niños.