México.- Médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) realizan más de 440 mil cirugías ambulatorias al año, en las que el paciente ingresa al nosocomio y es dado de alta el mismo día, para concluir su recuperación en su hogar.

El médico Miguel Ángel Mena, del Hospital General de Zona número 24, explicó que en cirugía general las intervenciones más comunes son la resección de lipomas o tumores de piel, además de la reparación de hernias, sean inguinales, umbilicales o de pared abdominal.

En ginecoobstetricia, los procedimientos más recurrentes son la salpingoclasia como método anticonceptivo, las biopsias de glándula mamaria y cirugía colposcópica.

Éste último procedimiento consiste en la observación microscópica del cuello uterino y las paredes vaginales que permite identificar lesiones precancerosas con gran precisión.

También se realizan cirugías de otorrinolaringología como la septoplastía o corrección de defectos en tabique nasal y la amigdalectomía; en urología destacan la vasectomía y tratamientos al padecimientos del sistema genitourinario; además de oftalmología y algunos procedimientos de ortopedia.

Refirió que de acuerdo con cálculos internacionales, la reducción de gastos gracias a la cirugía ambulatoria oscila entre 40 y 80 por ciento del que se generaría por una operación con hospitalización.

El especialista agregó que la cirugía ambulatoria tiene muchas ventajas para el paciente, como la comodidad de recuperarse en su propio hogar, lo que se traduce en una mínima modificación del modo de vida del derechohabiente y su familia.

Además de la atención personalizada y de calidad, destaca también la reducción notable en el tiempo de listas de espera, así como la disminución del tiempo de inactividad postoperatoria y, por tanto, de incapacidad laboral, pues el paciente retorna más rápido a sus actividades cotidianas con una considerable reducción de costos.