Tags: sindicato de pemex, saltillo, salinas de gortari, pemex, líder petrolero, la quina, joaquín hernández galicia, coahuila, carlos salinas de gortari


Fernando del Collado | Méxicio.- Su liderazgo en el sindicato de Pemex cubrió siete sexenios priistas: de Ruiz Cortines a Salinas de Gortari. Lo encumbraron y defenestraron. Les sobrevive. A filo de obsidiana.

De 90 años, ha de ser de buena madera...

Yo creo que más que buena, de acero.

¿Lúcido?

¡Completamente!

¿Es consciente de lo que dice?

Claro que sí.

¿En su casa todavía se le escucha?

Sí… y a la antigüita.

¿Todo el poder se lo heredó a sus hijos?

No. El poder me lo quitaron los bandidos de Salinas de Gortari.

¿Se acostumbró a mandar, don Joaquín?

Yo no mandaba. Sencillamente programaba, indicaba, y las mayorías me hacían caso.

¿Cansado?

Ya me siento viejo, son 91 años.

¿Recuerda a cuántos presidentes les decía que usted estaba cansado?

Nomás a tres.

¿Otros tiempos?

Fíjese, lidié con siete presidentes.

¿Qué tal con Díaz Ordaz?

Muy mal, por poquito me mata.

¿Y con López Portillo?

Muy bien, levantamos el crudo cuando México lo necesitaba.

¿Y ya nos dirá si organizó levantarse en armas en 1983?

No, no, eso no es cierto.

Podría igual aclararnos de una vez si patrocinó el libro ¿Un asesino en Palacio?

Jamás. Yo siempre pego de frente.

¿Y lo leyó?

No, no tenía caso.

¿A qué cree que se deba haber vivido una larga vida?

A que llevo una buena dieta, no fui borracho. No fumé, no como sal; caminaba y nadaba mucho.

¿Quizá alguna misión tenga todavía por hacer?

Huy, si el Presidente me mandara llamar, yo sí sé cómo acabar con el hambre.

¿Quizá muchas cosas queden por aclarar?

¡Bastantes, bastantes!

¿Algo de qué arrepentirse?

Jamás.

¿Alguien a quien pedir perdón?

Jamás.

¿No mató?


Jamás.

¿No mandó matar?


Jamás.

¿Torturó?

Jamás.

Honestamente, don Joaquín, ¿ya pagó lo que debía?

Nunca he debido nada.

¿A nadie?


Ni a nadie.

¿Quizá piense que los mexicanos le debemos algo?

Nooo, siempre he cumplido mis palabras. Y les cumplí.

¿Habrá alguien que haya defendido a los petroleros como usted?

Yo creo que no.

¿Hemos sido injustos?

Conmigo, sí.

¿No le da la impresión de que ahora los malos son los héroes?

Bueno, ¿los malos de arriba o los malos de abajo?

Al final, ¿quizá Salinas actuó correctamente?

No, jamás. Salinas vendió el país, totalmente.

¿Ya lo perdonó?

¿A él? Jamás. Es traidor a la patria. ¡Y a los traidores a la patria no se les perdona, se fusilan!

¿Algún saludo?

Que dé las gracias a Dios de que no lo mandé matar, porque no soy matón, porque hubo gente que lo quería matar. Y lo quieren matar todavía.

¿Algún otro resentimiento, don Joaquín?

Hice un papel que ningún líder jamás logró y me traicionó mucha gente, se vendió.

¿La cárcel lo hizo más vulnerable?

Me dio más fortaleza.

¿Cuántas veces intentaron asesinarlo en prisión?

¡Cinco veces! ¿Y sabe quiénes me salvaron de matarme? Los narcos me defendían, el tío Neto, Durazo y otros más me cuidaban de que no me mataran.

Tantos años en la cárcel, ¿de dónde pagó toda su defensa legal?

Mi mujer vendió todo lo que podía vender, y algunos amigos, que todavía los tengo.

¿Cuauhtémoc Cárdenas lo apoyó?

Jamás. Ya sabía que era muy pen...

¿Hoy los mexicanos somos más corruptos que antes o igual?

Somos más. Y lo peor, estamos superpoblados.

¿Difícil para usted ver que a La Quina lo asociemos con la corrupción?

No fui preso por corrupto, me inventaron un muerto. ¡Y no es cierto! Toda la gente me saluda adonde quiera que voy. Eso piensan ustedes, porque están mal informados.

¿Y el quinazo hoy se entiende como una venganza política?

Pues si así es, es porque no me doblé a las órdenes de Salinas, cuando me negué a privatizar Pemex.

Aquí, Elba Esther Gordillo nos dijo que no era La Quina.

Ella era una traidora.

¿Cuál fue su principal error?

Hacerse demasiado rica, igual que Romero Deschamps. Lo curioso es que Romero ha robado lo que ha querido y el gobierno no le hace nada.

¿Amnistía para Elba Esther?

No lo merece.

¿Cree que vengan ya por Romero Deschamps?

¡Deben, ese hombre debe estar preso o muerto!

En fin, ¿parecen que pagan muy caro los disidentes del PRI?

Yo no soy disidente del PRI. Sencillamente me enfrenté para defender a mi país, al sindicato.

Por cierto, ¿sigue siendo priista?

Jamás volveré a ese partido.

¿Y está contento con el regreso del PRI?

Nooo… el PRI ya no es el que conocí. Ahora es un esclavo de Estado Unidos.

Peña Nieto parece que arrancó su gobierno como lo inició Salinas.

Ojalá y que se arrepienta, porque nunca será buena la privatización.

¿De quién se debe cuidar Peña Nieto?

De los amigos y los lambiscones, que siempre hay.

¿Y de Salinas?

Por eso… de sus amigos, los lambiscones. Tiene muchos.

¿Y tienen nombres?

Los que están cerquita de él. Cuidado con esos que nombró en Pemex, ¡cuidado!

En fin, ¿qué debe advertir a la clase trabajadora?

Que debe defender sus derechos linchando a los líderes sinvergüenzas, colgándolos del palo más alto.

¿Se parece a Fidel Velázquez?

Ojalá, ese era un viejo zorro.

De usted dicen que es el último eslabón del charro sindical.

¡N’ombre! ¿De qué se me puede acusar? Más que la maña de los políticos como los Beltrones, los Paco Rojas, los Gamboa, que son gatos de Salinas de Gortari todavía.

¿Dice el PRD que Pemex necesita primero acabar con la corrupción interna?

Claro que sí.

¿Qué buscará el PRD?

Está muy dividido, se pelean entre ellos mismos.

¿La plana mayor del PRD le pidió opinión para su iniciativa de reforma energética?

No.

¿Debe Peña Nieto debatir con Ebrard?

Claro que sí, ¡con todos!

¿Debe consultar Peña Nieto al pueblo si invierte, privatiza o no a Pemex?

Claro que sí. El Presidente debe hacer una consulta popular y no consultar con los diputados, que tienen intereses, tanto de PRI y PAN, como de PRD.

¿Usted también confunde inversión privada con privatizar?

¡Inversión privada es vender el país!

¿Levantamiento social si se privatiza Pemex?

No, ya no hay Panchos Villas, no hay Zapatas… ¡si hubiera de esos no digo si no!

¿Eso que lo escuche López Obrador?

Don Manuel lamentablemente tuvo la bandera, pero no la supo aprovechar. Creyó que llenando las plazas iba a ser presidente.

En fin, ¿qué busca Marcelo Ebrard?

Marcelo Ebrard es un hombre positivo, lamentablemente chocó con el mismo PRD. Pero tiene derecho a opinar.

¿Su candidato para 2018?


No, no, no.

¿Y AMLO?

¡Menos! Está loco…

Por cierto, ¿los petroleros todavía lo escuchan?

Pues yo creo que sí, porque viene mucha gente de otras secciones a hablar conmigo.

¿Cuándo dejará Pemex de ser un botín?

Cuando sea honradamente manejada por un buen director petrolero y un buen presidente.

¿Bajar la producción de combustible es preparar el terreno para la inyección de capital privado?

Claro que sí. Los intereses económicos de cualquier país se van donde malbaraten lo negocios principales de un país.

¿Qué empresario cree que estaría interesado en comprar Pemex?

¿Aquí en México? Creo que los de Monterrey, que son los más aventados.

Ya, en serio, ¿qué le sugirió la explosión de enero en la torre de Pemex?

Hay algo torcido. La torre de Pemex está llena de empleados de políticos, comen de gorra, les pagan de gorra. Algo malo pasó por ahí. Algún aviso al Presidente, algo de Romero Deschamps. Fue un decirle al Presidente: ¡cuidado, porque te puede pasar esto!

¿En verdad cree que Romero Deschamps está detrás de todo eso?

La corrupción está. Él la encabeza totalmente en Pemex.

¿Romero Deschamps estará negociando con el PRD?

En algunos casos, sí; en otros, no.

Debe estar buscando quién lo apoye, ¿no?

Claro, tal parece que trae ahí a este muchacho (Omar) Toledo, que parece que lo está patrocinando. Pero el bueno es Hernández Lira, ya ganó por medio de un amparo.

¿Qué le recomendaría a Romero Deschamps?

¡Que se largara a chingar a su madre!

¿Traición con traición se paga?

Sí, hay que matarlo, a los traidores se les mata; no olvide.

¿Le queda dinero?

¿A mí? ¿Cuál? Estoy viviendo de una pensión de 25 mil pesos mensuales.

¿Otra venganza por concluir?

Ninguna venganza; justicia nada más.

¿Cómo debemos recordarlo?

No me importa, porque ante notario he dicho que cuando muera, en lugar de que sea enterrado, que me cremen y que me tiren al mar.

¿Tiempo de arrepentimientos?

No, defensa nada más. Yo no pongo el otro cachete; yo contesto los chingadazos.

¿Así quiere trascender?

Quiero morir como hombre sencillo, como tenemos que morir todos, como va usted a morir: pobres con el trabajo, dignos hasta la muerte.