Tags: sexualidad, sexo, relaciones sexuales, hombres


México.- Quizás te hayas hecho esta pregunta alguna vez. Quieres que tu chico sea feliz contigo y no sabes cómo satisfacerle (aún más) en la cama. Tal vez te vengan bien algunas ideas. Aunque conviene decir que no hay dos hombres iguales. Y si bien podemos hablar de algunas generalidades, cada cual debe adaptarlas a los gustos de él.

Los hombres tienen, por imposición cultural, la pesada tarea de llevar la voz cantante en las relaciones sexuales, por eso muchos suelen disfrutar cuando las mujeres toman la iniciativa y les descargan un poco de eso.

No me refiero a iniciar la relación y luego esperar a que ellos hagan las cosas. No. Se trata de actuar desde el principio hasta que le lleves al clímax.

Puedes hacerle un buen masaje erótico utilizando algún aceite para que se deslicen bien por tus senos y por su cuerpo. Empieza con caricias.

Por eso, no estaría de más que acariciaras todo su cuerpo con tus manos, tu lengua, tu cabello, sin olvidar zonas erógenas que habitualmente no se le estimulan a los hombres como son los lóbulos de las orejas, sus pezones y el ano.

Algunos pueden poner reparos a esta última caricia por creer que es cosa de homosexuales, cuando realmente es una zona erógena común a hombres y mujeres (a los homosexuales les gusta que se la estimulen personas de su propio sexo y los heterosexuales que se lo hagan personas del sexo contrario). Utiliza un dedo cubierto con un condón lubricado, si lo prefieres. No es necesario que le penetres, puede bastar con las caricias. O puedes utilizar un vibrador, como quieras. Todo muy lentamente.

Después puedes hacerle terminar con una buena felación, con una masturbación lenta, o con el coito, colocándote tú encima y utilizando tu vagina como si fuera tu mano. En ese momento, puedes aprovechar para masturbarte y ofrecerle ese espectáculo o pedirle que te lo haga él a ti.

Puedes hacerle un buen masaje erótico utilizando algún aceite para que se deslicen bien tus manos (o tus senos) por su cuerpo. Le gustará que le des el masaje en la espalda, y por delante. Es posible terminar el masaje acariciándole el pene..., rápido..., lento..., ¡hasta que explote!

Masturbación

No hay que olvidar que si bien para las mujeres los orgasmos más intensos se los proporcionan por este orden: su propia masturbación, que le masturbe su pareja y el coito.

En los hombres esta lista se cambia un poco, por lo que sus orgasmos más intensos son los que le proporciona su pareja masturbándole, después va la masturbación propia y, al final, el coito.

Aprovecha esa circunstancia para masturbarle. Y le proporcionarás sus mejores orgasmos.

Felación

La felación es otra de las actividades sexuales favoritas de los hombres. Bien sola, bien auxiliada con tu mano, la felación les pone a mil.

Después puedes hacer que llegue al orgasmo con tu boca o con la mano, como quieras. Y si lo haces con la boca, puedes dejarle terminar dentro de ella o desviando el pene hacia un lado mientras le ayudas con la mano a que termine de eyacular.

Si eyacula en tu boca, no estás obligada a tragar el semen (que te lo tragues o no a los hombres les da igual, es la intimidad del acto lo que les gusta), pero está muy feo y es muy triste que salgas corriendo al baño para escupir el semen. Es mejor que tengas a tu lado una toallita o un pañuelo y arrojas allí el semen.

Permítele masturbarse delante de ti y hazlo tú después. O hacerlo al revés. O mastúrbense mutuamente, el coito no es la única manera de hacer el amor.

A los hombres les hechiza ver cómo su mujer se masturba hasta el orgasmo. Es la escena que más les excita (la escena que más excita a la mujer es, igualmente, es ver cómo se masturba un hombre). Ofrécele ese espectáculo. Hazlo mejor con la mano pero puedes utilizar un vibrador.

O, también, después de una larga sesión de caricias mutuas, mastúrbate frotándote contra su muslo o, tendida sobre él, contra su pene erecto. Los hombres agradecen mucho que seas capaz de compartir con ellos un acto tan íntimo.

Y también agradecen que les dejes mostrarse ante ti actuando de ese modo. Permítele masturbarse delante de ti y hazlo tú después. O hazlo al revés. O mastúrbense mutuamente, el coito no es la única manera de hacer el amor.

SE TRATA DE JUGAR Y DE INTRODUCIR VARIACIONES

Puedes ofrecerte a tu hombre para lo que quiera hacerte y dejarle hacer. Acordando siempre los límites a los que no quieres llegar para que disfrutéis los dos y señalando que tú también necesitas tener orgasmos, para que no te descuide. Aunque siempre podrás masturbarte delante de él y culminar su placer de este modo.

Si puedes, cambia de lugar para hacer el amor: en el sofá en vez de en la cama, o en cualquier otro sitio de la casa, o en un hotel. También ver previamente una película porno para excitarse juntos; puede ser un buen inicio. Pero no hagas las cosas que muestran esas películas. Hay que ser verdaderos acróbatas para mantener esas posturas, aparte de que todas ellas te dejarán indiferente porque suelen dejar huérfano de estímulo al clítoris. Y eso, además de triste, es muy frustrante.

En definitiva, se trata de jugar, de no tomarse el sexo tan en serio y de introducir variaciones. Eso es suficiente para que no sólo él, sino tú también, disfruten mucho juntos.