Saltillo, Coah.- Igual como sucede con malestares comunes, la herbolaria mexicana tiene siempre algún remedio para paliarlos, la internacional no se queda atrás y desde hace siglos se conocen algunas alternativas que, se dice, ayudan a mejorar las relaciones sexuales. Hasta el momento sólo algunas han probado científicamente que funcionan para tales fines.

Se habla de la acupuntura, el ginseng y hasta el jugo de granada cuando de recomendar una solución natural para la disfunción eréctil se trata. Los médicos llaman a este padecimiento como la inhabilidad repetitiva de lograr y mantener una erección firme para lograr relaciones sexuales satisfactorias.

La evidencia científica para apoyar el uso de los remedios naturales para la impotencia es vago. Lo cual tampoco quiere decir que sea malo, sin embargo, cuando un hombre decide tratarse por la vía naturópata, sería bueno que se asegurara que no existe alguna condición médica que requiera otro tratamiento.

Según estudios, en México, el 53% de los hombres a partir de los 40 años tiene algún grado de disfunción eréctil, aunque no es el destino de todo hombre mayor, es un hecho que a mayor edad y dependiendo de muchos factores como el genético y el estilo de vida, aumentará la probabilidad de presentarla.

Desafortunadamente, en México, la cultura y la sociedad le dan al pene un significado de hombría, y si empieza a fallar, el hombre se siente inferior, avergonzado y preocupado.

Se calcula que sólo el 10% de los pacientes con disfunción habla de la situación con su médico sin que éste les pregunte, otros logran hablarlo gracias a que la pareja les convence de hacerlo, pero también muchos van al médico y no lo comentan.

La disfunción eréctil no desaparece, pero puede controlarse y no necesariamente seguir su curso de leve a moderada y severa.

¿Qué se ve cuando ocurre este problema?

Básicamente es un asunto de circulación sanguínea; el tiempo que pasa entre que se recibe el estímulo erótico y que se presente la erección es muy variable y depende, entre otras cosas, de la edad: en hombres jóvenes, una erección puede alcanzarse en segundos, y en hombres de más de 40 años puede tardar un poco más, debido en gran medida al envejecimiento de sus tejidos.

Normalmente, al eyacular, la erección se pierde y se entra en un periodo refractario (tiempo que transcurre entre la eyaculación y la siguiente erección), en este periodo no hay respuesta a pesar de recibir estímulos eróticos y varía también dependiendo de la edad, entre más joven sea un hombre, menos tiempo necesita para lograr una nueva erección.

Cuando se presenta la disfunción eréctil, el problema es recurrente y persistente por alrededor de cuatro semanas y puede clasificarse:

» Según su gravedad. Se hace un análisis para determinar si es leve, moderada o severa.

» Según su etiología o causa. De predominio orgánico o biológico. De predominio psicológico o mixta.

» Según el momento de aparición. Primaria: si nunca ha tenido una erección o secundaria cuando de pronto empieza a tener falla eréctil.

» Según su situacionalidad. Global: si se ha tenido falla eréctil en todas las circunstancias. Selectiva: sólo con algunas parejas o bajo ciertas circunstancias. Parcial.

Lo que debe hacer

En general, los médicos recomiendan que para evitar este problema los hombres deben comer sanamente y evitar fumar y beber en exceso. Además de contar con una pareja amorosa, receptiva y sensible, después de todo esto es un problema de dos. Acuda con su médico de confianza, no lo tome a la ligera y consulte a profundidad sobre las causas y las soluciones. (Con información de WebMD Feature/Lilly Icos)

Remedios naturales 

Esta es la lista de los más comunes, algunos se han utilizado durante años y se han ganado buena fama.

» Acupuntura: se ha utilizado durante siglos para tratar algunos problemas sexuales masculinos, pero las evidencias científicas no apoyan su uso cuando se habla de solucionar la disfunción eréctil. En 2009, científicos surcoreanos determinaron que no tienen información suficiente para aseverar que sea útil en este tratamiento.

» Arginina: el aminoácido L-arginina, que se produce de forma natural en algunos alimentos, potencializa la producción de óxido nítrico en el cuerpo, un elemento que facilita la erección a través de la dilatación de los vasos sanguíneos en el pene.

» Los estudios realizados al respecto han arrojado resultados mezclados. En uno realizado en 1999 se determinó que altas dosis de L-arginina pueden ayudar a mejorar la función sexual, pero en hombres con un metabolismo con un nivel anormal de óxido nítrico. Por otro lado, hay especialistas que afirman que su consumo sólo debe hacerse bajo la supervisión de un médico, sobre todo cuando el paciente tiene padecimientos cardiovasculares.

» Ginseng: el que es rojo coreano, ha sido utilizado por siglos para estimular las funciones sexuales masculinas, pero algunos estudios han tratado sistemáticamente de confirmar sus beneficios. En 2002 un estudio practicado a 45 hombres mostró que el ginseng ayudaba a aliviar algunos síntomas de la disfunción eréctil y hacía que el pene tuviera mayor rigidez, pero los expertos aún no tienen las suficientes pruebas para explicar por qué ocurre esto, dicen que puede ser porque promueve la producción de óxido nítrico que se produce con su consumo. Sin embargo, hay que consultar con el médico antes de hacerlo.

» Jugo de granada: beberlo aporta un importante porcentaje de antioxidantes, lo cual trae innumerables beneficios, incluyendo la reducción del riesgo de una enfermedad cardiaca y presión alta. Pero no hay pruebas que indiquen que ingerirlo combata la disfunción eréctil. A pesar de que un estudio determinó que tiene ventajas para la salud, sus propiedades lo hacen benéfico, pero no determinante.

» Yohimbe: antes del Viagra y otros medicamentos de última generación, los doctores prescribían algunas veces un derivado de una hierba denominada Yohimbe (clorhidrato de yohimbina) a los pacientes que sufrían disfunción eréctil. Pero los expertos aseguran que no es particularmente efectiva e incluso puede causar nerviosismo y otros problemas. Además, algunas de las pruebas mostraron que fomentaba la alta presión sanguínea, ansiedad, dolores de cabeza y otros problemas de salud.

» Ginkgo biloba: se le relaciona principalmente con el tratamiento del deterioro cognitivo, pero también es utilizada para tratar la disfunción eréctil, especialmente los casos relacionados con el uso de los antidepresivos. Pero la evidencia científica no es muy convincente.