Saltillo, Coah.- Han transcurrido más de 7 meses del embate del huracán “Alex” que puso en evidencia la calidad de la autopista Saltillo-Monterrey, misma que ha venido operando muy por debajo de lo prometido debido a los daños que siguen sin ser reparados y, por el contrario, la cuota ha sido incrementada en varias ocasiones.

La vía de 50 kilómetros de longitud, en la que se invirtieron poco más de 3 mil millones de pesos, fue inaugurada en noviembre del 2009 tras una serie de retrasos y complicaciones, principalmente del lado que corresponde a Coahuila.

El costo inicial por peaje fue de 39 pesos, sólo hasta el 31 de diciembre de 2009, pues el 1 de enero de 2010 entró en vigor una nueva tarifa de 49 pesos que sólo se mantuvo 10 meses, ya que sin previo aviso la concesionaria incrementó en poco más del 22% el costo del peaje para ubicarse en 60 pesos, y ahora llega a los 63 pesos.

No había pasado ni siquiera un año de su apertura cuando fue cerrada durante unos 13 días debido a deslaves, caídas de puentes y desbordamiento de los arroyos que la cruzan, y derivado de la escasa señalización y abanderamiento, más de 15 mil vehículos por cada sentido, siendo la mayoría de carga, permanecieron detenidos en la vialidad dañada por la lluvia.

Los mayores daños se registran en los kilómetros 56 y 95 de la autopista con derrumbes en ambos sentidos, aun así, el cobro en la reapertura se mantuvo como si se encontrara en óptimas condiciones.

Apenas a unos metros de llegar a la carretera que inicia en el kilómetro 46 en Ramos Arizpe, a la altura de Ojo Caliente, cilindros de color naranja, reduciendo a un carril la circulación en ambos sentidos anuncian la primera afectación en el kilómetro 56 de la vía.

La carretera desemboca en el entronque con la avenida Morrones Prieto. Al regreso, la falla tanto de ida como de vuelta en el kilómetro 95 mantiene derrumbada incluso buena parte de la carpeta.

Aunque los daños persisten, este domingo ningún trabajador se encontraba reparando las afectaciones.

El servicio que ofrece la vía es de baja calidad e inseguro, sobre todo por las noches; mientras sigue operando pese a un exhorto que los diputados federales priístas por Coahuila dirigieron a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para anular el aumento del peaje.

Ni los daños o la lentitud con la que se llevan los trabajos de reparación han sido un obstáculo para la voracidad económica de la concesionaria.

1 marzo 2007
El presidente Felipe Calderón Hinojosa da el banderazo para construcción de autopista Saltillo-Monterrey. Los trabajos estaban programados para 2 años.

Noviembre del 2009
Inauguran autopista Saltillo-Monterrey con un costo de 39 pesos de peaje.

1 enero 2010
Sin previo aviso, sube cuota de 39 a 49 pesos.

1 de julio 2010
Cierran operación de autopista por daños tras huracán “Alex”. Priva hermetismo por parte de Isolux Corsán.

13 de julio 2010
Reinicia parcialmente operaciones, luego embate del huracán.

28 de octubre 2010
Sin previo aviso, empresa operadora sube peaje 11 pesos más.

Enero del 2011
Pese a que continúan los trabajos de reconstrucción en varias zonas, el costo llegó a 63 pesos.