Tags: súper tazón, súper bowl, secretos, noticias, nfl, futbol americano, deportes


México, D.F.- Ante la creciente euforia que genera entre cientos de aficionados la proximidad del Super Bowl XLVII aquí rescatamos algunas de las cosas que los organizadores del Súper Tazón y todos los implicados para organizar este evento no quieren que te enteres de acuerdo con Market Watch, entre los que resaltan el alto precio de los boletos, la contaminación que genera y los cientos de dólares que gastan los aficionados para disfrutar del partido.

Suerte en conseguir uno de los costosos boletos

De acuerdo con los expertos, cada año es más difícil conseguir un boleto para el Super Bowl debido al aumento de los precios, por lo que incluso para muchos acudir al evento más grande de la NFL puede quedar en solo en un sueño.

De acuerdo con TiqIQ, en promedio un boleto en reventa costará 3,300 dólares este año, 40% más que en el 2010, además hay que agregar los costos del viaje, comida, así como el hotel, que pueden subir hasta tres veces más del precio normal.

“El Super Bowl siempre ha sido un evento para la elite y se ha convertido cada vez más en eso” dice Victor Matheson, profesor de Economía en The College of the Holy Cross en Worcester, Massachusetts.

Además 35% de los boletos se divide entre los equipos participantes, 5% al equipo anfitrión y el 1.2% a cada uno de los restantes 29 equipos, esto de acuerdo con la NFL.

Otra cuarta parte de los boletos va a la liga, para ser vendidos a los medios de comunicación, patrocinadores y socios. Y los equipos pueden retener algunas entradas para los patrocinadores antes de la celebración de un sorteo.

Asimismo, la NFL señala que los precios de boletos comienzan entre 800 y 1,200 dólares, pero alcanzan hasta cuatro o cinco veces más cuando son revendidos.

Eres bienvenido para aumentar las ganancias en Wall Street

Las investigaciones han mostrado que las empresas que se anuncian durante el gran evento de la NFL ven un alza en los precios de sus acciones, antes y después del partido.

Por ejemplo, de 1996 al 2011 las empresas que se anunciaron durante el SB y cotizaban en el índice accionario estadounidense S&P 500, ganaron poco más de 1% en promedio, en las dos semanas que iban del lunes antes del Super Bowl hasta el viernes siguiente después del juego, señalan cifras de Rama Yelkur profesora de marketing de la Universidad de Wisconsin-Eau Claire.

“nuestra investigación sugiere que el anunciarse en el Super Bowl es algo rentable”

Dejamos una huella de carbono

Pero no solo tras el paso del SB queda dinero en la ciudad anfitriona, también se generan toneladas de basura y un consumo masivo de energía.

The EarthLab Foundation, un grupo sobre el medio ambiente, estima que tan solo en el SB del año pasado se generaron 600 toneladas de gases efecto invernadero. Aunque otros investigadores dicen que el total generado depende de, en dónde se realice el juego, el tipo de energía que se utiliza y la eficiencia de combustible de los autos que se usan.

Por lo que de acuerdo con la NFL, la empresa y los patrocinadores del Super Bowl están trabajando para compensar la huella de carbono que dejan año con año mediante la plantación de árboles, fomentando el reciclaje, además de la donación de alimentos adicionales para el banco de alimentos local.

Algunos patrocinadores también están comprando compensaciones de las energías renovables, que se utilizan para financiar proyectos de energía renovable que podrían contrarrestar el impacto de los viajes efectuados por los equipos de Super Bowl y el personal de la NFL.

Somos la razón de que pierdas tu dinero

Más de 10,000 millones de dólares al rededor del mundo se apostarán este año en el SB de acuerdo con el sitio Pregame.com y más del 50% de los estadounidenses adultos pondrán algo de dinero en el juego.

Una encuesta realizada este mes a 2,050 adultos por CouponCabin.com arrojó que, el 90% de la gente ha perdido algo de dinero apostando en el SB. Y 16% perdió unos 100 dólares.

Pero no solo se apuesta en el juego, la gente también apuesta sobre si el sorteo resultará cara o cruz, ¿qué equipo va a marcar primero y de qué color será el Gatorade que se rocíe sobre el entrenador ganador? Serán algunas de las apuestas de este año.

Aunque no todo es tan malo, ya que también hay gente que gana, 435 de los encuestados dijeron que han ganado poco más de 100 dólares. Mientras que 12% ha ganado entre 200 a 500 dólares.

La publicidad eclipsa al juego

Las cadenas de televisión y los publicistas están poniendo cada vez más énfasis en los comerciales y concentrándose menos en el futbol coinciden algunos expertos “Ahora parece que el juego es más una idea de último momento” dice Ken Crippen, CEO de Professional Football Researchers Association.

No es de sorprender, “El año pasado, el Super Bowl captó a 113.3 millones de estadounidenses, con lo que alcanzó la posición del programa más visto en la historia de la televisión estadounidense” dice la firma Nielsen.

Así que para los anunciantes el SB es el momento esperado ya que muchos están dispuestos a pagar mucho por un breve espacio. Un anuncio de 30 segundos durante el juego de este año, se vendió en un promedio de 3.8 millones de dólares, según Advertising Age.

Lo anterior frente a un promedio de 3.5 millones del 2012 y 3 millones en el 2011.

Somos una excusa para derrochar

De los aproximadamente 180 millones de personas que esperan para ver el partido de este año, el 15% está pensando en organizar una fiesta, mientras que otro 27% está planeando asistir a una, de acuerdo a una encuesta de la Asociación de Comercio y Publicidad.

Se estima que los estadounidenses gastarán un promedio de 70 dólares en mercancía y bocadillos para el juego, por encima de 60 dólares del año pasado, según la encuesta.

Además, algunas personas están comprando nuevos centros de entretenimiento, sillas y sofás para la ocasión, y más de 7.5 millones de aficionados piensan cambiar incluso sus televisores, frente a los 5 millones del 2012.

Ver el Super Bowl te podría causar un ataque al corazón

El juego del año pasado fue cardiaco y se definió cerca del último minuto, cuando Ahmad Bradshaw, corredor de los Gigantes anotó un touchdown a 57 segundos de finalizar el juego.

Esos momentos intensos del Super Bowl son exactamente el tipo de eventos que pueden tener al corazón acelerado y puede aumentar la probabilidad de un ataque a algunos aficionados, especialmente si su equipo pierde, según una investigación realizada por el Doctor Robert A. Kloner, director de investigación del Instituto del Corazón del Hospital Buen samaritano de los Ángeles y profesor de medicina de la Universidad del Sur de California.

En la investigación publicada en el 2011, Kloner miró el número de muertes por enfermedades del corazón tras victorias y pérdidas del Super Bowl y encontró que una derrota del Super Bowl provocó un aumento de las muertes relacionadas con males cardíacos, tanto para hombres y mujeres, sobre todo para los mayores de 65 años de edad.

Para los fanáticos que celebran una victoria, sin embargo, Kloner dice que vio un ligero descenso en las muertes. La emoción del juego también podría dar lugar a un coágulo de sangre o un latido del corazón irregular, dice.

Por lo que las personas con enfermedades del corazón deben asegurarse de tomar sus medicamentos y r respirar profundamente si el juego se pone demasiado caliente, dice Kloner. Y tomar con calma las alas calientes y la cerveza, agrega.