México, DF. (Proceso).- Un retrato vívido y documentado de quien fuera amo y señor de uno de los cárteles más importantes de México, Osiel Cárdenas Guillén, capo sanguinario en cuya organización delictiva se gestó también uno de los grupos de sicarios más despiadados –que hoy opera por su cuenta imponiendo el terror en buena parte del territorio nacional–, sale a la luz en el libro Osiel. “Vida y tragedia de un capo”, gracias al trabajo de investigación de Ricardo Ravelo, reportero de Proceso.

La vida de Osiel Cárdenas Guillén, el reconstructor del grupo criminal más sanguinario del México contemporáneo, no ha sido distinta a las de sus predecesores en el negocio de la droga. Calamitosa desde la infancia, una existencia como la suya acaba en rebeldía y puede sumir a cualquier individuo en la más profunda ruindad. A lo largo de su niñez y parte de su juventud, bordeó la tragedia y fue un azaroso golpe del destino el que lo arrojó a las redes de la delincuencia. Presa de una sed de poder, fue víctima de su propio entorno social, de la miseria padecida durante su infancia extraviada por falta de dirección. Fue esa adversidad la que apagó su alegría y, al correr de los años, abrió paso al odio y a la crueldad, que anidaron en su alma desprotegida y lo transformaron en un adolescente veleidoso.

La infancia y la adolescencia, que para cualquier ser ordinario son formativas, en Osiel se convirtieron en tétricos túneles de espesa oscuridad. En su juventud y hasta su captura en 2003, sólo lo jalona la voracidad por el dinero y los placeres. Ausente la madre y con un padre adoptivo, a Osiel le fascinan las mujeres bellas y bien formadas, son su debilidad, su refugio. Con ellas sacia sus ancestrales carencias que lo contristaron; rudo por naturaleza, ante ellas se doblega, incluso se muestra tierno mientras el gozo lo envuelve. Desea tenerlas a todas, una diferente cada noche.

Crecido en la miseria, el adolescente Osiel la rechaza tanto como la sufre. Sin recursos y abandonado a su suerte, sólo puede estudiar la secundaria en una escuela nocturna ubicada en la Calle Cuarta y González, en Matamoros, Tamaulipas. Alterna sus estudios con un trabajo de mesero en el restaurante El Mexicano. Allí lava platos y sirve como mandadero. Sólo tiene 18 años y vive rumiando acerca de la vida que lleva. Pero también guarda sueños y ambiciones en los que funda la seguridad de tener las capacidades necesarias para conducir una alta empresa, vivir como príncipe, vestir prendas elegantes y frotar su piel con perfumes finos. No obstante esas proyecciones se esfuman apenas la mente del adolescente se enfrenta con la cruda realidad que le rodea. Y esos contrastes oprobiosos lo hacen vivir al acecho, oscilando con frecuencia entre el poder y el sufrimiento, calamidades que se prolongan con los años y le impiden, aún hoy, tener un solo instante de sosiego y serenidad interior.

Ya como delincuente, cambia su nombre por el de Alberto Salazar González en un juego perverso por ocultar su identidad. Le disgusta también su aspecto físico; lo acompleja su estatura de un metro con 67 centímetros y ciertas partes amorfas de su cuerpo, como sus pies. Calza del número nueve y medio y siente que esa medida no es proporcional con su altura. Recurre a las máscaras. Cuando comienza a escalar el pináculo del crimen, Osiel exige que le digan “ingeniero”. Luego, vanidoso, ordena a un cirujano plástico un implante de pelo para evitar que la calvicie avance y termine por devorarle el cabello; también que le cumpla un capricho: que con sus manos le parta el mentón, para más tarde poder dar rienda suelta a su galantería. Con esos lujos Osiel reacciona con furia ante su origen, quiere ser otro a como dé lugar.

Cerca ya de los 20 años, su entorno social está cubierto de espinas que le provocan dolor y rabia. Enorme es su rencor y rebeldía ante la hostilidad que lo rodea, y enorme también la furia del destino que lo azota. Pero él no cede. Tan pronto como se siente dueño de su vida y del mundo, irrumpe en el mapa criminal, y lo hace por medio de asesinatos y traiciones. Ya tiene 25 años y aspira a ser amo y señor del narcotráfico, pero aún debe esperar su tiempo.

Al cumplir 31 años, Osiel grita a los cuatro vientos que quiere ser poderoso, dice estar dispuesto a pagar cualquier costo. Para él es la hora decisiva, pues todo comienza a acomodarse a la medida de sus ambiciones. Vertiginoso y fulgurante fue su ascenso en el mundo del narcotráfico, estrepitosa, dolorosa, su caída, y más grave aún su desgracia. Hoy, a los 42 años de edad, en plenitud de sus facultades, Osiel purga una condena en un penal de Estados Unidos en el que ve cómo languidece su vida. Sabe, debe saberlo, que el ocaso va a llegar mientras esté recluido. También sabe que no hay forma de romper ningún eslabón de las varias cadenas perpetuas que ya lo esperan. La vida ha perdido todo sentido. Por eso cuando se ve a sí mismo y reconoce que está condenado a vivir los años que le restan en una cárcel, se sume en prolongados silencios. Lo perturban pensamientos trágicos como la muerte.(…)

La traición
(…) A mediados de 1999, Osiel Cárdenas viaja a Tomatlán, Jalisco, y se instala en La Trementina, uno de sus fastuosos ranchos. Lo acompañan Eduardo Costilla, Víctor Manuel Vázquez Mireles, Arturo Guzmán Decena y Paquito, su inseparable asistente personal. Ahí pasa unos días y luego se instala en un lujoso penthouse, en la ciudad de Guadalajara, registrado a nombre de César Leobardo Gómez Cárdenas, su sobrino, a quien se le conoce como “Curva” dentro de la organización.

Por esas fechas está programado el bautizo de una hija que Osiel Cárdenas procreó con Liliana Dávila González. La ceremonia será en Tuxpan, Veracruz, y el padrino, Salvador Gómez Herrera, organiza los preparativos de la ceremonia y la fiesta.

Cómodamente sentado en un sofá, Osiel Cárdenas le habla por teléfono a “El Chava” Gómez y le dice que no podrá asistir al bautizo porque ha sido operado de emergencia de la vesícula. Osiel miente. En realidad aprovecha sus días de descanso en su rancho para someterse a una liposucción y a una cirugía plástica: se parte el mentón y decide implantarse cabello para ocultar su calvicie.

“El Chava” Gómez comprende el imprevisto y le desea pronta recuperación. Pasan los días, sin ninguna novedad, hasta que Osiel va a su encuentro tan pronto como se siente recuperado de sus intervenciones estéticas. Acuerdan verse en el puerto El Mezquital, en Tamaulipas. Salvador Gómez está escondido en Tuxpan, Veracruz, pero decide viajar por lancha, pues teme ser aprehendido por la policía que lo busca desde su fuga de la casa de arraigo junto con Osiel y Manuel Alquicires.

Osiel Cárdenas se desplaza desde Tomatlán en una camioneta Durango del año. Lo acompañan en ese trayecto Arturo Guzmán Decena y Víctor Manuel Vázquez Mireles, “Meme el Cabezón”. Después recogen a Gómez Herrera en el puerto El Mezquital. Acaba de bajar de una de las lanchas de su propiedad, utilizada para transportar droga desde Veracruz hasta Tamaulipas.

Después de un efusivo saludo, “El Chava” Gómez aborda la camioneta y se acomoda en el asiento del copiloto. Charlan unos minutos y en medio de las risas y las bromas Guzmán Decena, que va sentado en el asiento trasero, toma su pistola y le dispara a Gómez Herrera en la cabeza. En fracciones de segundos termina la vida del legendario Salvador Gómez Herrera, cuyo rostro se muestra en ese momento con el mentón rígido por la expresión de risa en la que lo sorprende la muerte. También son asesinados algunos de sus gatilleros; otros deciden sumarse a la banda de Osiel Cárdenas.

Pero surge un problema. Qué hacer con el cuerpo. Vázquez Mireles sugiere que sea colocado en un paraje, con una pistola en su mano derecha. Así lo deciden y entonces acomodan el cuerpo en un zacatal, muy cerca del rancho El Caracol, donde nació Osiel Cárdenas. La tríada no deja un cabo suelto: a través de sus operadores, reparten dinero entre la prensa para que publiquen que “El Chava” Gómez fue asesinado por grupos enemigos a su grupo criminal.

Osiel Cárdenas y Arturo Guzmán Decena regresan a Toma-tlán y realizan una reunión en la que el primero toma la palabra. Con este mensaje, Osiel se erige como amo y señor del narco en Tamaulipas.

Vázquez Mireles permanece en Matamoros y asesina a otros gatilleros de Gómez Herrera. Transcurren varios días sin que el cuerpo de Salvador Gómez sea hallado. La noticia de su muerte se difunde en los periódicos locales, pero las autoridades no encuentran aún la evidencia. Por instrucciones de Osiel, Vázquez Mireles da aviso a la Procuraduría estatal, mediante una llamada anónima, sobre la ubicación del cuerpo. Sólo así es encontrado.

El presagio de la gitana
Osiel Cárdenas no está destinado para la contemplación y la quietud. La perturbación retorna y reclama espacio en su tenso cuerpo. A la distancia se divisa una mujer de atuendos ondeantes que camina por la playa y se acerca a la gente que descansa. Sus largos aretes se mecen al ritmo de sus pasos firmes.

Anda a la caza de supersticiosos, comerciando con el don de la adivinación.

“Te leo la mano, amigo, te adivino la suerte, tu futuro”, ofrece caminando entre la gente que la rechaza con un “no, gracias”.

La mujer sigue caminando y se aproxima a Osiel, que abre los ojos cuando una sombra le cubre el rostro y escucha la voz melodiosa de la gitana: “¿Te puedo leer la mano, tu suerte y tu futuro?”

Envuelto en la espesa neblina de las dudas, el encanto de la gitana resulta infalible para Osiel Cárdenas, que se incorpora como si lo hubieran sacudido. Con una transparencia sorprendente el capo pregunta si ve en sus manos la cárcel, las rejas o la muerte. La gitana observa las líneas de la mano izquierda de Osiel –la que los gitanos prefieren leer porque contiene la información con la que se nace, según su sabiduría– y le responde: “No hay cárcel ni muerte ni rejas, pero sí veo a una persona de tez blanca, que está muy cerca de ti y que hablará de muchos secretos tuyos”.

Osiel se queda perplejo. El primer rostro que se dibuja en su afiebrada mente es el de “Paquito”, su asistente personal desde hace más de tres años. Sin el más mínimo reparo, envuelto en presagios ominosos, despide a la gitana no sin antes pagarle por su servicio. Medita un largo rato y no duda un ápice en ordenarle a Heriberto Lazcano Lazcano, “Lazca”, jefe de sicarios, que asesine a “Paquito”, quien desde ese momento ya es visto por Osiel Cárdenas como un traidor.

El presagio de la gitana fue el detonante de una crisis de mayores dimensiones dentro del cártel. Con el transcurso de los meses, Osiel se muestra cansado, hastiado por los problemas y harto de vivir a salto de mata. En no pocas ocasiones fue visto por sus socios derrumbarse en una cama casi exhausto. Las presiones lo consumen porque unos 200 miembros de la organización exigen sus pagos; sus informantes y protectores han dejado de recibir los 100 mil dólares semanales por sus servicios; los proveedores colombianos le van cerrando la llave del suministro, y peor aún, la persecución militar y policiaca traba la marcha del negocio y le impide colocar cargamentos de droga en Estados Unidos.

Pero el mayor enfado lo enfrenta en el interior del cártel: sus principales elementos, como Víctor Manuel Vázquez Mireles, comienzan a perder la cabeza, y a pasar más tiempo de la cuenta en holgazanerías, en estado de ebriedad, y visitando burdeles. En distintas ocasiones, Osiel, el eterno desordenado, se molesta y llama a la disciplina: “¡Hijos de puta, cuídense, no se expongan y guarden su dinero porque algún día esto se va a acabar!”

Los infortunios acosan a Osiel por todos los frentes. Uno de ellos, el más débil, es la familia. Su esposa, Celia Salinas, no puede aguantar más el peso de las circunstancias y se refugia en una iglesia evangélica de la colonia La Esperanza, en Matamoros. La pesadumbre y el hartazgo también han minado sus fuerzas y han frustrado su esperanza de tener un hogar y una familia integrada.

Osiel se da cuenta del desconcierto que impera en el seno familiar –que sin duda le evoca sus aciagos días de infancia– y de cómo ha arrastrado lo que más ama al caos y a la desdicha. Y aunque nada puede hacer, porque si se une a su familia aumenta el riesgo de ser ubicado y aprehendido, les confiesa a sus allegados su deseo de retirarse de la organización. Expresa con disgusto que no quiere saber nada de problemas y presiones. Y en un grito de desesperación le dice a sus subalternos: “Les doy mi palabra que si me voy por un tiempo no habrá problemas con los gastos de nuestras familias”.

Osiel tiene resuelto el futuro del cártel con la decisión de retirarse. Le comunica a su círculo próximo que Eduardo Costilla, El “Coss”, lo relevará en la jefatura del grupo. Pero Osiel, y quizá éste fue su mayor error, no renuncia a su adicción más destructiva: el poder. Su vida sólo parece tener sentido siempre y cuando permanezca atada a los reflectores, aunque contradictoriamente busca no ser perseguido.

Y ésa es la trampa de su existencia trágica. Cuando su conducta debió acomodarse a un bajo perfil, como el de un buen capo que vive oculto entre las sombras y al mismo tiempo ejerce el poder, la parte demoniaca de ese poder que siente como una extensión de su cuerpo lo enferma aún más. Osiel quiere demostrar que sigue siendo fuerte. La locura lo envuelve de nuevo, y lo que era importante deja de serlo: la familia pasa a segundo término. Le está negado tener un hogar feliz y al mismo tiempo detentar el control mafioso. Los amigos se vuelven enemigos. Los rivales lo acechan. Es tan perturbadora la duda que se le ha metido en la cabeza sobre la lealtad de “Paquito”, que ordena en tres ocasiones más que lo asesinen.

La captura
(…) Los mariachis y los tríos comienzan a tocar en forma alternada. Osiel pide que se prolongue el tiempo contratado y que no falte la música. En las calles de Matamoros, un grupo de agentes federales adscritos a la SIEDO, enviados por José Luis Santiago Vasconcelos, trata por su cuenta de encontrar la casa de Osiel, supuestamente para detenerlo en pleno festejo. Sólo se guían por dos datos: que en la casa de Osiel se celebra una fiesta y que donde huela a carne asada ahí está departiendo el capo. Nunca localizaron el domicilio.

La fiesta se prolonga toda la noche. Al amanecer, Osiel Cárdenas se quita los zapatos y la camisa, luego se tiende en la cama sólo con el pantalón puesto. A las 9:57 de la mañana, cuando el sol brilla esplendoroso, Osiel se queda dormido. En ese momento, 40 efectivos del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales irrumpen en la casa del capo; son repelidos con disparos y granadas por 20 guardaespaldas que están en dos vehículos custodiando a Cárdenas Guillén. Al escuchar las detonaciones, Osiel se levanta como impulsado por un resorte y corre a la parte trasera de su casa, se brinca la barda y trepa al techo de algunas de las casas de sus vecinos. Sólo lleva el pantalón puesto. En medio del tiroteo, Osiel pretende salir por una calle lateral, pero se lleva una desagradable sorpresa: toda la cuadra está cercada por elementos del Ejército Mexicano, quienes de inmediato lo detienen.

Lo esposan y lo colocan casi en forma fetal, a fin de someterlo. En poco menos de una hora, ponen fin a la vida criminal de Osiel Cárdenas, quien hasta el último momento lucha por escapar. Los sicarios del grupo intentan liberarlo sin éxito. Durante la detención hay tres enfrentamientos: el primero, cuando los militares llegan a la casa del capo; el segundo con francotiradores y el tercero cuando Osiel es trasladado al aeropuerto de Matamoros. Allí lo intentan rescatar sus cómplices y desatan una balacera con la Policía Federal Preventiva, que se suma al operativo.

Osiel Cárdenas, el capo más sanguinario, cae vencido ante el poder militar. Su futuro se plaga de claroscuros y su vida de presagios aciagos. El capo es subido a un avión de la Fuerza Aérea y trasladado a la Ciudad de México. Era un viaje sin retorno. La aeronave aterriza a las 13:30 horas en la base Santa Lucía. De allí es llevado en helicóptero al Campo Militar Número Uno, donde es puesto a disposición de la UEDO.

La dependencia lo espera con un rosario de cargos: delitos contra la salud, lavado de dinero, delincuencia organizada, portación de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, usurpación de funciones, uso indebido de insignias y siglas oficiales, cohecho y homicidio.

Durante el interrogatorio al que es sometido en la UEDO le preguntan qué sucedió con cuatro agentes federales que desaparecieron en Tamaulipas. No responde, pero por voz de otros testigos la PGR supo que los policías fueron secuestrados por miembros del cártel de Osiel y enterrados vivos bajo pesadas losas de cemento.

El capo es trasladado al penal de máxima seguridad entonces conocido como Almoloya de Juárez –hoy penal del Altiplano– y encerrado en un área de castigo por ser un delincuente de alta peligrosidad. Pero el temerario Osiel Cárdenas no baja los brazos. La cárcel no sería el fin de su historia. Dentro de la prisión se convierte en una pesadilla para el Gobierno, pues con un celular sigue dirigiendo su empresa incluso en condiciones de mayor seguridad.

Pronto, muy pronto, en la prisión sólo impera una ley: la del capo Osiel Cárdenas. (…)