×
NOTAS MATUTINAS MÁS LEÍDAS
hace 6 días
[Saltillo]

Siete balazos y una pierna por su amor

Yadira Leos

Con malabares, Miguel Ángel se ha repuesto del coraje de su suegro por ‘robarle’ a su hija

Imprimir
Siete balazos y una pierna por su amor
Foto: Zócalo | Alejandro Rodríguez
Saltillo, Coahuila.- Siete balazos recibió Miguel Ángel Zavala por “robarse” al amor de su vida. La gravedad de las heridas derivó en una amputación de pierna que lo dejó imposibilitado para trabajar formalmente, pero la situación no lo desanimó y ahora saca adelante a su familia haciendo malabares en los cruceros.

Miguel Ángel es originario de Zacatula, un pequeño pueblo del estado de Guerrero; este 14 de febrero lo pasará lejos de su familia, pero el hombre de 35 años asegura que trabaja duro para regresar a casa en Morelia en marzo, cuando el más pequeño de sus hijos, Ángel Isaac, cumpla 3 años.

“Los puedo extrañar, pero sé que es temporal, tengo que esforzarme, sin nadie en la mañana que me despierte, pero cuando llego a casa disfruto a mi familia”, asegura Miguel Ángel, quien es papá de Daira, de 11 años; Helen, de 10, y Ángel Isaac.

Mientras el semáforo esta en rojo, Miguel platica su historia y recuerda que se llevó a su esposa cuando era menor, por lo que el papá de su ahora esposa enfureció y le propinó siete balazos en la pierna, abdomen y cara. Le llevó un año recuperarse y volver a caminar con una pierna.

Toda la vida trabajó como soldador, pero la falta de una pierna le impidió conseguir empleo, y al pensar que tenía que vivir de la caridad por su discapacidad, le dio vergüenza. El amor a su familia le dio la fuerza para aprender a ganarse las monedas con el sudor de la frente.



Volverse experto en la cuerda y saltar con una sola pierna le costó mucho trabajo y meses de práctica, pero ahora en su repertorio hay varios actos que lleva por toda la República para mantener a su familia.

Para no aburrir a la gente avienta lumbre con cadenas, con tubos, maneja espadas y a veces trabaja por la noche “para no enfadar a las personas, porque de alguna manera le estás pegando en el bolsillo y no es nada fácil”, dice.

Asegura que el clima no es impedimento, pues a pesar del frío, granizo, neblina o hasta aguanieve, él brinca y es consciente de que todos los días tiene que llevar sustento a su familia, por lo que tiene que trabajar para enviar dinero.

Gracias a este trabajo dice que sus hijos estudian, así como su esposa, quien actualmente cursa la universidad en línea.

Dice que Saltillo es la plaza en la que mejor le va económicamente, pero donde le gustaría quedarse a radicar es Querétaro, aunque no le vaya bien, pero la ciudad le da paz y tranquilidad para su familia.

Para Miguel Ángel un buen día es aquel en el que no sufre accidentes. Apenas el domingo pasado se cayó en un crucero y sus heridas aún sanan, sin embargo, se levanta y vuelve, pues en su mente sólo está su familia.

La luz ha cambiado y el malabarista se despide y continua su trabajo. Tiene que cumplir el objetivo de juntar el dinero y regresar a casa en marzo para celebrar el cumpleaños de su hijo y disfrutar del amor de su esposa.
TAGS RELACIONADOS:
  • especial
  • dia de san valentin
Imprimir
te puede interesar
similares