Tags: sct, nuevo leon, monterrey, jenni rivera, el tejocote


Monterrey, NL.- Los elementos de Servicios Periciales que acudieron al lugar del accidente de Jenni Rivera y otras seis personas, ocurrido en el tramo del ejido El Tejocote, en el municipio de Iturbide, sólo recabaron restos de los cuerpos, pero desafortunadamente no encontraron las cabezas de ninguna de las personas que murieron la madrugada el pasado domingo.

Con los restos que encontraron tienen que hacer los comparativos para confirmar la identidad de cada uno de los occisos, y aunque normalmente esas pruebas tardan 15 días en confirmarse, en esta ocasión podría ser que estén concluidas para el próximo viernes 14 de diciembre, pero en el transcurso de la tarde-noche.

Licencia de piloto, sin restricción: SCT

Miguel Pérez Soto, piloto del LearJet 25 en el que viajaba Jenni Rivera y otros acompañantes, contaba con una licencia en regla y vigente, identificada con el número 2321024, la cual fue encontrada en el lugar en el que cayó la aeronave, informó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En un comunicado, la dependencia informó que con esta licencia, emitida por las autoridades estadounidenses, se dio de alta el plan de vuelo para trasladar a la cantante de Monterrey al Aeropuerto Internacional de Toluca.

“El plan de vuelo de la aeronave fue dado de alta con la licencia definitiva número 2321024, del piloto Miguel Pérez Soto, emitida por la autoridad estadounidense y sin restricciones para vuelo, misma que fue encontrada en el lugar del accidente”, refirió la SCT en un comunicado.

También se informó que la aeronave siniestrada entró al país el 31 de agosto y podía estar en territorio nacional por un periodo de 6 meses.

“Los representantes de la empresa propietaria de la aeronave han informado a las autoridades que la utilización del mismo por parte de la señora Jenni Rivera y sus acompañantes fue en calidad de promoción, en virtud de que, según su dicho, se encontraba interesada en adquirirlo”, se lee en el documento.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes informó que las investigaciones continúan y el deslinde de responsabilidades aún está en proceso.

“Reforma” publicó este miércoles que en el lugar de la tragedia también se halló un documento, emitido por la Federal Aviation Administration (FAA) de Estados Unidos, que establece que Miguel Pérez contaba con una licencia “VFR Only”.

Esta licencia “VFR” (Visual Flight Rules), bajo el número 2321024, sólo le permitía volar de día y no le autorizaba transportar personas.


Falsificaba dueño de avión bitácoras de vuelo

El supuesto propietario mexicano del avión Learjet que se desplomó con la cantante Jenni Rivera y seis personas más se declaró culpable en 2001, ante la justicia de Estados Unidos, de falsificar el libro de
mantenimiento de varias aeronaves, según documentos judiciales obtenidos por la cadena Univisión.

Según el archivo, un jurado investigador del distrito sur de California acusó a Cristian Eduardo Esquino Núñez de falsificar historiales de mantenimiento de aviones adquiridos al Gobierno de México.

El aeroplano en que viajaba Jenni, según informes oficiales, no sólo tenía más de 40 años de vida, sino que había sufrido un accidente en 2005 en Texas, al salirse de la pista.

Por su parte, la empresa Rotor Jets, que se dedica a la compra venta de aeronaves, dio a conocer que en algún momento estuvo a punto de comprar el Learjet 25, matrícula N345MC, pero no lo hizo porque le hacía
falta una revalidación de la certificación y su funcionamiento no era el óptimo, según Univisión.

Además, uno de los pilotos que comandaba la nave, Miguel Pérez Soto, de 78 años, no tenía autorización para transportar pasajeros, de acuerdo con la legislación vigente.

Según la ley, no se renovarán licencias TPI para los pilotos mayores de 65 años, a quienes sólo se les otorgará la licencia de piloto comercial, que no autoriza transportar personas.

¿Por qué ocupa las primeras planas?

Por: BBC Mundo

Algunos se preguntan quién era esta cantante méxico-estadounidense y qué la hacía tan popular. Pero sobre todo, si era tan importante como para ocupar las primeras planas.

Y es que, el público de la cantante, aunque numeroso, pasa desapercibido. Es invisible para muchos. Está compuesto en una parte por los migrantes mexicanos en EU y por otra parte, por la población de bajos recursos en México. Un público que consume mucho, pero a bajo costo.

“Esa música está arraigada donde tiene que estar... y 10% del país no la oímos nunca”, explica el columnista del diario Milenio, Carlos Puig.

Sin embargo, para los expertos en el género musical regional mexicano, no hay duda de su importancia.

“Mucha gente que desconoce el género cree (como con Selena) que se vuelven famosas después de muertas. Pero no es cierto (…) Ella era la artista mexicana, la mujer más importante del género”, asegura a BBC Mundo la directora editorial de la revista “Furia Musical”, Blanca Martínez.

Los periodistas encargados de cubrir la información de los hispanos en EU tampoco cuestionan la popularidad de Rivera.

“Jenni me sorprendió hace como cuatro años. Ahorita ya no. Hace cuatro años que vi el ‘fenómeno Jenni’”, dice la periodista especializada en el género, Addis Tuñon.

En cambio, para el resto de los medios, la reacción de la audiencia ante la noticia fue insospechada.

“Nos sorprendió. Pero hay muchos factores. Los avionazos (accidentes aéreos) son extraordinarios y estamos en tiempos de redes sociales. La historia de Jenni es increíble. Lo de Jenni es una locura. Y creo que no lo habíamos visto”, reconoce Puig.

El ‘fenómeno Jenni’

Los expertos coinciden en que Jenni había logrado conectar con su audiencia de forma personal gracias a su aspecto físico, a sus orígenes de migrantes mexicanos y su complicado entorno familiar.

“Era aspiracional. En sus palenques (bailes) veías a todas las jennis pero sin la producción, con el mismo trasero pero natural, con el mismo marido nomás que pobre”, dice Tuñon. “Todas estaban rotas, pero de las rotas ella logró salir”.

Además, manejó a su favor los escándalos que pusieron los reflectores sobre su vida personal: videos de contenido sexual, violencia doméstica, embarazos tempranos, abuso de menores.

“Tenía la problemática del obrero pero con los ingresos de la famosa”, explica la periodista.

En un género hasta ahora dominado por hombres, su público abarrotaba las presentaciones en las que Rivera bebía en el escenario, hacía alarde de un carácter fuerte y generaba una catarsis en el público femenino.

“Era una revancha (...) Era como la ‘Paquita la del Barrio’ emancipada, producida, con clítoris y con curvas”, dice Tuñon. Martínez lo sintetiza así: “Era una mujer con huevos para que me entiendas bien”.

No sólo migrantes

El éxito de Jenni Rivera a simple vista parecía estar íntimamente ligado a la comunidad mexicana que migra hacia los EU y ser desconocido por el resto de los que se quedan en el país.

“Seamos honestos, los asuntos de los mexicanos en el extranjero apenas y nos llaman la atención” había escrito Puig en su columna titulada “Una dura radiografía de los mexicanos en EU”.

Hablaba de una comunidad de migrantes que –según estudios como el de la Fundación BBVA Bancomer y su departamento de Estudios Económicos– tiene en promedio los niveles más bajos de escolaridad, cuentan con menos ingresos y en el que los hombres ganan más que las mujeres.

“Un mundo absolutamente desconocido en una sociedad superclasista como la nuestra pero que existe”, explica Puig a BBC Mundo.

“Quien se va (de México a EU), escuchaba música regional mexicana cuando estaba aquí, pero no iba a escuelas privadas, no vivía en ciertos barrios. Es un problema de clase”.

Lo que explica por qué algunas audiencias en el país desconocían su trabajo y su éxito. “El que está en (el resto de) México no lo entiende. Tienen que ponerse borrachos para escuchar al Buki o a Jenni”, explica Tuñon.

Sin embargo, Rivera estaba logrando un cambio en este patrón. Había empezado a abrirse paso en esos otros sectores, hasta ahora inalcanzables. Decenas en twits en inglés confesaban que aunque no eran seguidores de Rivera, habían escuchado hablar de ella en casa.

Y es que iba de un público a otro. Por igual abarrotaba el Auditorio Nacional –el escenario más importante de México– que los bailes en pueblos aislados.

Cantaba música de banda, rancheras y pop. Tenía programas de radio y de televisión en spanglish, pero también se presentaba cada semana en el programa de búsqueda de talentos “La Voz” en la Ciudad de México y estaba por comenzar una serie de televisión totalmente en inglés.

Además, filmó una cinta al lado del actor Edward James Olmos que estrenó en el Festival de Cine independiente Sundance en enero. “Jenni había iniciado un crossover interesante”, dice Puig. Y estaba obteniendo resultados. “Más de 15 millones de discos vendidos. Discos físicos sin contar la descarga digital”, dice Martínez. “Estaba en su mejor momento”.

Cobertura en inglés

Esto podría explicar porqué la noticia de la muerte de Rivera no se detuvo en los titulares en español. Está siendo cubierta en EU por medios como “The New York Times”, “Usa Today”, “The Washington Post”, “E!”, “Time” y CNN –que no necesariamente van dirigidos al público hispano.

Las condolencias por su muerte llegaron de parte de presentadoras anglosajonas como Ellen DeGeneres y Niecy Nash, actrices como Eva Longoria y Kirstie Alley y hasta del congresista republicano Marco Rubio.

Los expertos no dudan que el fenómeno pueda ocasionar una nueva atención sobre la cultura popular hispana en EU, como ocurrió hace varios años cuando la muerte de la cantante Selena dio origen a la revista “People en Español” y a cintas hollywoodenses sobre su vida.

“Es un fenómeno como de partido republicano que tras perder las elecciones, dicen Oh, let’s look to hispanics now (Oh! Prestemos atención a los hispanos ahora)”, dice Puig.

Aunque Puig explica que la atención mediática no siempre trae cambios significativos ni ganancias económicas. Y es que, a pesar de que los latinos en los medios estadounidenses obtengan altos números de rating, su valor comercial es menor al de los estadounidenses.


Le cumplen deseo con urna roja

En honor a su memoria, la familia de Jenni Rivera cumplirá su deseo: que sus cenizas sean depositadas en una urna color rojo
brillante.

La Funeraria Guadalupe Premier, que se localiza en San Nicolás, que es la responsable de realizar los servicios funerarios de “La Diva de la Banda”, recibió ayer el recipiente de bronce que elaboró urnas.com, la misma compañía que realizó la del ex portero colombiano Miguel Calero y del futbolista Antonio De Nigris.

“No fueron los familiares (de Jenni), fue directamente la funeraria Guadalupe Premier la que nos llamó para solicitarnos una urna en color rojo brillante”, comentó Alejandro Hernández, gerente de la compañía.

“Hace dos días se comunicó con nosotros la persona encargada que ve todo lo de cremación, nos pidió una urna especial, en el color que quería Jenni. Son clientes de nosotros (la funeraria), afortunadamente nos quedaba una urna de ese tipo”.

Además del contenedor de las cenizas, la familia Rivera solicitó un ataúd, también en color rojo, a la funeraria.

Hernández comentó que afortunadamente cuentan con una lista de entrega inmediata, por eso fue posible que en tan poco tiempo la tuvieran lista y la entregaran ayer.

Respecto al costo, el gerente prefirió reservárselo, aunque aclaró que este tipo de piezas son económicas.

Urnas.com se ubica en Adolfo Prieto 2409, en la colonia Obrera, muy cerca de la Arena Monterrey, el recinto donde “La Diva de la Banda” presentó el sábado su Tour “Joyas Prestadas” 2012, el último de su vida.

“La urna de Jenni es de bronce, pesa cerca de kilo y medio y mide 30 centímetros de alto”, expresó.

La pieza lleva una placa dorada en la que está grabado el nombre de Jenni Rivera, su fecha de nacimiento, 2 de julio de 1969, y el día de su defunción, 9 de diciembre del 2012.


Deja una carta a su familia

La cantante dejó una carta a sus familiares, la cual posee su hermana Rosie.

De acuerdo con una entrevista a CNN en Español que dio Pedro Jr., hermano de la intérprete, ésta dejó instrucciones claras sobre cuándo su hermana debía dar a conocer el texto, que hizo hace alrededor de un mes o mes y medio.

“Jenni siempre tenía consejeros que la ayudaban a trabajar y a hacer las cosas bien. Ella preparó una carta hace aproximadamente un mes, mes y medio y esa carta la tiene Rosie, porque Jenni, una mujer sabia, las decisiones que ella tomaba eran siempre a lo que ella sentía en su corazón y dejó a Rosie encargada de todo eso”, contó Pedro Jr.

Rosie leerá el documento una vez que se confirme que entre los restos hallados en el municipio de Iturbide, Nuevo León, lugar del accidente, están los de la intérprete de “Cuando Muere una Dama”.



Ponen cruz de caoba en lugar del accidente

Los hermanos de la cantante Jenni Rivera acudieron ayer por la mañana al sitio del accidente aéreo que cobró la vida de la “Diva de la Banda” y sus acompañantes en el ejido Tejocote, en Iturbide, a colocar una cruz de madera en su memoria.

El martes, su hermano Lupillo mandó construir una cruz de caoba para ir a colocarla en el lugar donde murió la intérprete.

“Mandó hacer una cruz, de caoba, muy bonita y grande, fue a verla por la noche y se la entregaron, fue un trabajo en calidad de urgente y un carpintero pudo hacerla en pocas horas.

“Salió del hospital y se fue a encargarla y explicó cómo la quería”, dijo una fuente, sin explicar más detalles sobre la figura de cruz.

Ayer, el acceso a la zona del accidente se mantuvo restringido para medios y habitantes de la zona, pues en el lugar todavía se realizan labores de peritaje para esclarecer los hechos.

Sin embargo, fuentes oficiales confirmaron que alrededor de las 7:00 horas, los hermanos Juan y Gustavo, acompañados por dos trabajadores, fueron trasladados en un helicóptero estatal a la zona del impacto ubicada al interior de la comunidad La Colorada.

La visita se manejó en total hermetismo a petición de los familiares.

Según la fuente consultada, al lugar no acudió el cantante Lupillo Rivera.

Los familiares permanecieron por espacio de 20 minutos en la cañada en donde se estrelló la aeronave, para después instalar la cruz en la zona central del área y volar de regreso a Monterrey.

“Fueron cuatro personas llevadas al lugar en helicóptero y recorrieron la zona del accidente y pusieron una cruz en el lugar del impacto”, comentó una fuente.


Envía mensaje vía Twitter hija de Jenni

Hasta hace unas semanas, Janney Marín usaba su cuenta de Twitter para solicitar a su madre Jenni Rivera la oportunidad de hablar y arreglar los supuestos malos entendidos entre ellas.

Ayer la hija mayor de “La Diva de la Banda” usó la red social para enviarle un nuevo mensaje de amor y admiración, aunque ésta ya nunca lo leerá.

Después de varios días de mantener silencio tras la muerte de su madre en un accidente aéreo la madrugada del domingo, Chiquis, como la llaman de cariño, escribió unas líneas dedicadas a su madre.

“Mi madre, mi padre, mi confidente, mi roca, mi mejor amiga, la mujer más fuerte y hermosa que conozco @jennirivera. Tú estarás en mi mente por siempre y en mi corazón”.

“Te extraño, sé que volveré a ver tu hermosa sonrisa otra vez. Te amo!!!”, dice el texto.

La joven es señalada como la presunta responsable de la separación de su madre y su esposo Esteban Loaiza, por lo que estaban distanciadas.

Más tarde, Chiquis usó una vez más la red social, ahora para agradecer el cariño de los admiradores de la cantante.
“Estoy tan agradecida con los fans de mi mami! Gracias por el amor que le brinden a mi madre y por sus oraciones. Los quiero muchísimo, a cada uno!!”, tuiteó la joven, quien tiene más de 215 mil
seguidores.