Tags: seguridad pública, sabinas, ríos, protección civil, protección civil, protección civil, policías, manuel alejandro mireles, lluvias, desbordamientos, coahuila


Sabinas, Coah.- Aunque las autoridades aseguran que el peligro ya pasó, la incertidumbre de que se desborde el río Salado en Progreso mantiene en zozobra a sus habitantes.

Y es que ante las huellas imborrables de la inundación ocasionada por el huracán Alex en Progreso Coahuila, tras un llamado de alerta hecho por Protección Civil estatal a esa comunidad, regresó el temor y la incertidumbre a esa pequeña localidad de poco más de mil familias.

En ese lugar, la Policía Preventiva de Progreso continúa con el monitoreo constante del río Salado luego del alerta de un posible desbordamiento procedente de Celemania y Nadadores, no obstante todo hace indicar que el peligro ha pasado, aseguró en esa comunidad el encargado de Seguridad Pública, el policía estatal acreditable, Manuel Alejandro Mireles.

Explicó que desde el registro de precipitaciones en aquellas comunidades alejadas del municipio de Progreso, Protección Civil del estado notificó un alerta para las poblaciones localizadas a lo largo del río Salado y de esta manera avisar a las familias en riesgo sobre un posible desbordamiento, que por fortuna a 24 horas, no ocurrió.

El encargado de Seguridad Pública en Progreso dijo que apenas aumentó una pulgada el cauce del río, pero constantemente se monitorea por los agentes de la corporación asignados por el Gobierno del estado y municipal a esa comunidad.

Señaló que en caso de existir el riesgo de una severa inundación inmediatamente se aplica un plan de contingencias para salvaguardar la integridad física de las familias que habitan en esta pequeña comunidad, aunque insistió en que el peligro ya pasó.