Tags: sexualidad, sexo, salud sexual, juguetes sexuales


Buenos Aires, Argentina.- Es un instrumento, complemento o utensilio que se utiliza “para dar placer a la pareja o auto complacerse”. Son artículos fabricados con diferentes materiales, de diversas formas y colores. También llamadas ayudas sexuales

Acerca de su historia


No sabemos con exactitud desde cuando existen, pero sí podemos afirmar que son milenarios. Ya los antiguos griegos por el año 500 a.C. fabricaban falos de madera mientras que los egipcios y los romanos hacían velas en forma de pene que comercializaban en los alrededores.

En el antiguo oriente fabricaban consoladores con boñiga de camello, seca y recubierta con resina. Por esa misma época en Asia surgieron las bolas Ben Wa, que originalmente era una sola bola de 2,5 centímetros de diámetro que se introducía en el canal vaginal antes del coito. Posteriormente se comenzaron a usar dos bolas del mismo tamaño ya que el movimiento de ambas, al rozarse en su interior, producía sensaciones eróticas

Antiguos manuscritos chinos describían como los varones anudaban con cintas de seda la base del pene para mantener la erección (una versión primitiva de anillos para el pene). También había dibujos del llamado “Erizo Chino” que era un círculo de plumas de colores muy finas que estaban unidas a un anillo de plata que se colocaba en la base del pene.

En el Kama-Sutra, famoso manual Hindú de erotología, escrito por el monje Mallanga Vatsyáyana en base a documentos tomados desde el siglo I al V d.C., daba cuenta de la utilización de extensiones para el pene hechas de piel y otras de madera que se colocaban a modo de guante sobre el pene para incrementar su tamaño.

En China, durante la Dinastía Han, se fabricaban consoladores de bronce. En la edad media las imitaciones de penes eran comunes en Europa; la palabra Dildo fue utilizada durante el renacimiento en Italia, y tiene dos referencias: La primera proveniente del latín “Dilattare”, cuya traducción es dilatar. Y la segunda proveniente de la palabra italiana “Diletto”, que significa deleitar.

En esa época se fabricaban consoladores de cuero, luego de madera y comenzó a usarse el aceite de oliva como lubricante.

En el año 1600 el anillo para pene moderno y estimulador del clítoris inventado por los chinos era elaborado con marfil y se tallaba con figuras de dragones. Con el paso del tiempo se fue perfeccionando aún mas la técnica y las lengüetas de dragones talladas se fueron extendiendo para poder estimular el clítoris durante la relación sexual.

En el año 1869 fue inventado el primer vibrador por el medico estadounidense George Taylor. Era una versión del consolador impulsada por vapor, que tenia como función la de ser un instrumento medico para el tratamiento de la “histeria”, enfermedad femenina que se pensaba era causada por la ausencia de relaciones sexuales. Era la época victoriana y el apetito sexual de una mujer no era visto como algo normal, sino como una enfermedad. El tratamiento común para la histeria era el masaje manual de la vulva efectuado por los médicos. El masaje se daba hasta que la paciente alcanzara un paroxismo, y en realidad era la llegada al clímax; pero existía la creencia de que ésta era la cura para tal mentada enfermedad. Taylor invento el vibrador como una solución para ayudar al medico a curar la histeria.

En el año 1882, el vibrador se convirtió en un aparato de baterías gracias al medico ingles Joseph Mortimer Granville, quien además de hacer el vibrador mas cómodo para su uso, le agrego algunos complementos para variar la sensación del masaje, pero su intención no era utilizarlo para el tratamiento de la histeria femenina, sino utilizarlo como masajeador con el objeto de alivianar los problemas musculares del hombre.

En 1889 se publica por primera vez -en un medio grafico- la publicidad del “Vibratile”, que era un vibrador eléctrico usado como instrumento para la cura de los dolores de cabeza tanto en el hombre como en la mujer.

Alrededor de 1920 se publicita un vibrador en el catalogo de las tiendas Sears, ofertándolo como un aparato electrodoméstico destinado a mantener a la mujer hermosa y joven, además de ayudar con los dolores de cabeza. Al poco tiempo esta oferta fue retirada del catalogo, pues en la películas pornográficas mostraban el uso del vibrador como un objeto sexual que brindaba placer.

Alrededor de 1935 se inicia la aplicación del hule de látex en la elaboración de preservativos y chiches sexuales como dildos y vibradores, y a partir de aquí se inicia una larga historia en la elaboración de juguetes sexuales, que se irán modernizando y perfeccionando hasta nuestros días en los que existe una infinita variedad de modelos.

¿Son un invento reciente?

Los juguetes sexuales no son un invento reciente, pues están presentes desde la antigüedad (ver acerca de la historia); lo que sí es reciente, es la sofisticación que tienen algunos juguetes en cuanto a su diseño: Los hay de colores fluorescentes, colores en degrade, con diferentes olores y sabores, con luces intermitentes y/o diferente intensidad, con movimientos graduables de rotación en el mismo sentido u opuesto, algunos giran y se mueven con distintos cabezales, los hay también con música, de muy variados materiales, impermeables, y hasta comestibles. Entonces, si bien los juguetes o chiches eróticos son un invento antiguo, podemos decir que su sofisticación y el uso mas permitido, a veces nos da la sensación de que son objetos modernos y pertenecientes a este siglo.

¿Juguetes o ayudas sexuales?


En mi opinión la denominación de “ayudas sexuales” es un modo más calido de referirse a los objetos eróticos que engloban no solo a los juguetes, sino también a la lencería sensual, relatos eróticos, lociones perfumadas, cremas y aceites para masajes, bombones eróticos, etc. Es un término elegante y a la vez abarcativo.

El doctor León Gindin, en su libro “La Nueva Sexualidad De La Mujer” refiere que hay dos clases de ayudas sexuales: a) El material grafico y visual (fotografías, revistas, novelas, películas, etc.); b) Los artículos fabricados especialmente para intensificar el placer sexual (vibradores, lencería, muñecos, entre otros).

Podríamos hacer una clasificación: ¿Qué tipo de juguetes sexuales hay en el mercado? ¿Cómo se usan? ¿Cuáles son los más solicitados? ¿Hay vibradores para hombres?

Clasificación (o variantes que encontramos en el mercado):

a) Vibradores
b) Consoladores
c) Anales
d) Anillos
e) Prótesis
f) Accesorios

a) Vibradores: Son dispositivos de fácil manejo que se utilizan para estimular las zonas erógenas, que vibran en diferentes ritmos, pudiéndose sostener con la mano. Tienen un pequeño motor que funciona con pilas o bien conectado a una red eléctrica. Los hay de diferentes formas y tamaños. Estos son una pequeña variante de los consoladores al tener la capacidad de vibrar.

Tipos de vibradores:

· Vibrador clásico: Son los más tradicionales y requeridos, y veces los más económicos. De forma fálica y tamaños variados que van desde un minúsculo vibrador de bolsillo, hasta uno de mayores dimensiones. Estos fueron hechos para cumplir dos funciones que son: “para pulsar” y “penetrar”. El objetivo del vibrador clásico es utilizarlo internamente para el estimulo de los genitales femeninos.

· Vibradores en forma de bala: También llamados vibradores EGGS. La bala que vibra es un instrumento de material plástico pequeño con forma redonda y cilíndrica que zumba con una significativa intensidad y funciona a pilas. Su tamaño pequeño lo hace completamente práctico para la diversión intima, además de ser fácil y cómodo de llevar a donde quiera. Puede usarse en la zona del monte de Venus, labios externos o internos, clítoris y vagina durante el juego sexual como estimulo para la fase de excitación y posterior orgasmo.

· Vibradores Rampant Rabbit: Conocido también como vibrador del conejo rampante. Fue el mas requerido durante los años 2005/2006, sobre todo gracias a su aparición en una serie famosa de televisión de cable (“Sex and the City”), convirtiéndose en un bestseller mundial de ventas. Este vibrador combina el estimulo vaginal y el del clítoris potenciando la intensidad del orgasmo en la mujer. Este juguete esta constituido por un eje fálico que vibra y menea, y a veces contiene en su interior perlas que rotan y masajean el punto G. Tiene un accesorio para el clítoris que es un pequeño vibrador de bala con dos orejitas simulando la cara de un conejo. Las dos piezas unidas se mueven independientemente pudiéndose controlar la velocidad de vibración de cada una de acuerdo a la preferencia y/o necesidad particular de cada persona.

· Masajeadores vibradores: Conocidos también como “masajeadores de intimidad” o “masajistas”. Los hay de diversas clases: pueden ser masajeadores individuales de mano o kits más completos con un número de diversos accesorios que incluye masajeadores de dedo, masajeadores de varita y diversos utensilios para el masaje. Su aspecto es simple y se utilizan en la genitalia femenina como así también en cara, cuello, nuca y diversas zonas, según la preferencia del usuario. Varían en tamaño, forma y velocidad para vibrar a un ritmo acompasado. Estos deben usarse con suavidad, especialmente en la zona genital para que los tejidos sensitivos del cuerpo no se inflamen. A veces se utiliza una toalla de fino grosor entre la piel y el vibrador para evitar irritaciones. Es el más elegido por las mujeres para usarlo en soledad, aunque también se usa en pareja para la estimulación de zonas erógenas. Se venden también en farmacias, perfumerías y en casas de electrodomésticos.

· Vibradores para el punto G: También llamado vibrador Grafemberg (apellido del científico a quien se le atribuye su descubrimiento). Están especialmente diseñados para estimular el punto G en las mujeres. Los más comunes son delgados y tienen un largo de aproximadamente 20 cm., con un extremo inclinado, para responder bien a la zona, aplicando la presión vibratoria a esa área, que se encuentra en la cara anterior del primer tercio de la vagina. Estos vibradores que contribuyen al placer del estimulo de dicho punto, pueden ser de plástico o de vinilo suave o duro y deben tener una curva firme. Se utilizan en soledad o en pareja.

b) Consoladores: el consolador es un pene artificial, simplemente un instrumento en forma de pene que no vibra y se utiliza para el estimulo sexual de la vagina o del ano.

Existen de distintos materiales, formas, colores y tamaños.

c) Anales: hay juguetes diseñados especialmente para esta finalidad. Se puede encontrar una gran variedad de ellos en el mercado, algunos con vibrador y otros no.

d) Anillos: son anillos para el pene que ayudan a retardar la eyaculación y retener por más tiempo la erección. Hay algunos que tienen un botón que ayudan a estimular el clítoris. Están hechos de una variedad de materiales: cuero, goma, látex o silicona. También es utilizado por hombres que tienen dificultades eréctiles o por el gusto de tener la sensación de erección durante más tiempo. Otros incluyen un estimulador para el ano, mientras se realiza el acto sexual.

Tipos de anillos:

· Triple anillo: es otro tipo de anillo con dos anillos adicionales para insertar los testículos.

· Anillos COCK RING: es usado por muchos stripeers para detener la salida de la sangre que ha engrosado al pene y por ende retener la erección por más tiempo.

e) Prótesis penianas externas: son prolongadores de pene que se colocan en el genital masculino como si fuera un guante para hacerlo mas largo. Son muy requeridas por los actores de películas pornográficas.

f) accesorios: son complementos para el juego lúdico y placer sexual.

f) accesorios: son complementos para el juego lúdico y placer sexual.

¿Cómo se usan los vibradores?

Hay un tema que amerita detenerse antes de abordar lo relativo a su uso: la decisión y elección del juguete sexual: así como elegimos un maquillaje o perfume y lo probamos u olemos, también con los instrumentos sexuales debemos detenernos a elegir, pero con mayor celeridad y responsabilidad dada la delicadeza del tema. No es una adquisición cualquiera y exige algunas advertencias a la hora de comprar. Hay productos dañosos en el mercado, por eso debemos tener en cuenta ciertas cualidades:

1. Si es fácil de sostener y si se adapta bien a su mano.

2. Probarlo en la palma y muñeca para poder percibir las vibraciones (algunos no tienen graduación y son muy agresivos), mientras que otros son mas suaves y delicados (siempre teniendo en cuenta la sensibilidad de la dermis, ya que algunas pieles se irritan o enrojecen con facilidad).

3. Asegurese de que el vibrador este fabricado con materiales que no contengan sustancias toxicas.

4. Elija un aparato sólido, seguro, silencioso y especialmente manejable.

5. Si tiene vibración, que sean preferentemente graduables (para poder elegir la intensidad que calza mejor en su organismo).

6. Lea las instrucciones para el uso del aparato (es algo que parece de perogullo.....pero no lo leen, sucede que la mayoría vienen en ingles u otro idioma que no manejamos).

Ya adquirido y despejadas las dudas comience a probarlo en un ambiente tranquilo para utilizar su tiempo de placer. Puede aplicarse crema o loción para el cuerpo en pequeña cantidad, pero nunca con la piel mojada o en el agua, excepto que sea un vibrador sumergible o impermeable.

Empiece a probarlo en la palma de la mano y luego en el resto de ellas hasta familiarizarse con el dispositivo, luego recorra el cuerpo con él, explorándose la cara, el cuello, los hombros, brazos y el resto del cuerpo. Luego pruebe en los genitales con toques muy leves y ensaye variando la presión, los movimientos y la ubicación del vibrador.

Algunas veces puede ser cómodo suavizar la intensidad aplicando el vibrador sobre una toallita. Importante: los juguetes sexuales no producen un placer inmediato, es necesario utilizar sus fantasías y relatos eróticos habituales para activar el deseo. Permita que el cuerpo, especialmente las caderas, se muevan con el mismo ritmo del estimulo, no contenga el aliento, respire profunda y sonoramente a medida que la tensión de su cuerpo va en aumento.

El tiempo de uso del dispositivo será breve en un principio (no mas de 10 minutos). Luego podrá ir aumentando al tiempo que su cuerpo le pida. Recordar que hay alguien detrás de la maquina y quien controla el vibrador es usted o su pareja.

¿Cuáles son los más solicitados?

Los “Vibradores Clásicos” de tamaño normal o chico en símil piel (son requeridos por su simplicidad y precio) y los “Vibradores Rampant Rabbit” de doble estimulación para vagina y clítoris, por la publicidad que se le ha hecho este ultimo año en el medio televisivo.

¿Qué fantasías despiertan las muñecas de plástico?

Antecedentes: las muñecas surgieron alrededor de 1940; por un lado en Alemania para los hombres del ejército y por el otro en Japón para el uso en submarinos navales. Originalmente fueron de tela y luego de plástico inflables. En ambos casos el objetivo era aliviar sexualmente a los hombres que estaban en un contexto puramente masculino, sin posibilidad de relacionarse con mujeres. En su primera versión los marineros la llamaban “dama de viaje”. Era la muñeca que reemplazaba a la mujer real y se la utilizaba con fines masturbatorios.

En la actualidad: la muñeca inflable es un tipo de juguete sexual que emula un cuerpo humano femenino para actos sexuales simulados. Dichas muñecas son de cuerpo entero con aperturas (vagina, ano, boca) para la cópula. Miden 1.70 de alto y 90 cm. de busto y cadera aproximadamente. Son hechas de vinilo soldado y en general poco agraciadas.

Hay otras de mejor calidad hechas de látex pesado, con cabezas plásticas de estilo maniquí y pelucas estilizadas, con ojos de plástico o de cristal, con manos y pies apropiadamente moldeados que se fabrican en Francia y Hungría. Hay un tercer grupo de mayor calidad, y por ende más costoso, realizado con silicona y pueden ser muy semejantes a una mujer verdadera; estas son hechas generalmente en Estados Unidos y en Japón.

En algunos hombres estas muñecas despiertan fantasías sexuales muy intensas, pero todo depende de su personalidad, del modo de observar el mundo y de relacionarse con la realidad. Hay hombres que están aislados socialmente; otros que tienen fobia al contacto sexual con el ser humano; algunos tienen pánico a contagiarse de SIDA u otras enfermedades de transmisión sexual, y la muñeca le viene como anillo al dedo. Hay quienes la usan como un fetiche y es lo único que les provoca placer; algunos son compulsivos a adquirir objetos vinculados con lo erótico; muchos las coleccionan y otros las compran por curiosidad y/o novedad para la función masturbatoria.

Lo que hay que tener en cuenta es como se utiliza y que significado tiene para la persona: habrá que averiguar 1) Si la reemplaza para impedir la expresión sexual a una pareja, en cuyo caso deberá pedir ayuda profesional ò 2) Si la utiliza en algunas ocasiones para autocomplacerse de un modo original y placentero.

¿Hay muñecos para mujeres?

Si, los hay, pero en menor proporción. En general las mujeres prefieren los vibradores a los muñecos de plástico.

¿Los sexólogos suelen recomendar estos juguetes? ¿Por qué? ¿Para que? ¿En que casos?

Depende del sexólogo y de la disfunción sexual de que se trate. No hay unanimidad en esto; lo que si se puede afirmar es que los sexólogos acreditados que recomiendan las ayudas sexuales a sus pacientes, lo hacen con fines terapéuticos

Cabe recordar que en 1982 el medico británico Mortimer Grandville patento un aparato electromecánico de forma fálica como instrumento terapéutico para efectuar el masaje pélvico en mujeres diagnosticadas con histeria

En los años 60, los investigadores Masters y Johnson usaron los vibradores masajeadores en su investigación sobre sexualidad femenina, especialmente en la respuesta sexual humana. Años más tarde la terapista sexual Betty Dodson recomendaba a sus pacientes con problemas sexuales el uso del vibradores masajeadores para autoproducir orgasmos mediante la estimulación del clítoris.

Algunas ayudas sexuales tienen un valor adicional, pues se utilizan en el tratamiento de algunas disfunciones sexuales, por ejemplo en las “Terapias Sexuales Breves” de base científica para la anorgamia, se indica el uso del masajeador vibrador en una determinada fase del tratamiento.

Las mujeres con diagnostico de vaginismo pueden beneficiarse con los dildos dilatadores de vagina. Estos son indicados por el especialista conjuntamente con otros recursos de la clínica sexológica.

En pacientes con disfunción sexual del deseo inhibido algunas ayudas sexuales suelen ser de gran beneficio para la resolución de la disfunción.

¿En que sentido pueden ser favorables en la vida sexual de una pareja?

Las ayudas sexuales favorecen a la pareja cuando su sexualidad es muy rutinaria. El uso moderado de juguetes eróticos puede despertar nuevas sensaciones en la relación, mejorando notablemente la calidad de vida sexual.

En la actualidad muchas parejas se valen de accesorios eróticos con el fin de introducir un poco de variación y fantasía a sus relaciones sexuales.

La lencería sensual y las cremas para masajes constituyen un elemento de diversión y juego en el dormitorio.

Para las personas que tienen incapacidad física los productos eróticos representan un gran beneficio.

Otras veces las ayudas sexuales constituyen una misión salvadora, especialmente en parejas que se sienten aburridas de hacer siempre lo mismo. No tiene nada de particular si se los utiliza para salir de la rutina, siempre dependiendo de las personas que lo utilizan. A algunas les parece bien y a otras no. Ambos tienen que estar de acuerdo en hacerlo porque sino se apartan de una de las principales reglas de la Salud Sexual que reza “no hagas nada en contra de ti mismo, de tus creencias ni que te haga daño” y “Cualquier cosa que quieras jugar, asegurate que sea con el consentimiento de tu pareja”.

Cuando prevalece la fijación por las ayudas sexuales y la persona necesita de ellas para poder reaccionar es porque existen sentimientos de insuficiencia, en el cual el juguete le sirve como muletilla, en defensa de lo que le pasa. En este caso puede existir patología y requiere la atención de un sexólogo especializado*.

-*Digo Especializado porque hay muchos que se dicen y no lo son (seudosexologos). Cabe aclarar que para ser sexólogo hay que ser Lic. en Psicología o médico y haber hecho la especialidad en sexología clínica.-

Antes era vergonzantes, ahora cada vez menos ¿Por qué?

El tema de los juguetes sexuales esta rodeado de ciertas controversias. Hay muchos mitos y creencias con respecto a ellos. La sociedad los prejuiciaba por lo enfermizo, sucio y vulgar, como así también les atribuía una carga de locura. Pero los juguetes existen desde tiempos inmemorables –ya los griegos y romanos lo usaban, y las antiguas civilizaciones hacían gala de ellos a través del arte-.

Hoy existe una leve apertura, y despierta mucha curiosidad; baste con escribir en un buscador de internet las palabras “juguetes sexuales” y aparecerán 770.000 resultados en español, con ofertas referidas a todo tipo de productos.

La sexualidad no se ejerce solo con fines reproductivos, sino también con objetivos placenteros. En la medida en que se disipen las creencias represoras –las ayudas sexuales- irán aumentando el nivel de aceptación.

Pareciera que las mujeres ya no quieren una vidita aburrida……quieren una vida sexualmente poderosa!!!

¿Se usan más en la soledad o en pareja?

No se sabe, no hay estadísticas que lo avalen. La información no disponible tiene relación con la intimidad del tema. Parece ser, de acuerdo a mi experiencia en consultorio y de otros colegas que lo usan mas las mujeres, pero repito, esta información no es a ciencia cierta.

¿Lo usan más los jóvenes o los adultos?

Las ayudas sexuales son utilizadas mayoritariamente por la población joven. La información proviene de un sondeo rápido con vendedores de oficio de 14 sex shops ubicados en Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

¿Reemplazan el contacto físico? ¿Retardan la ansiedad por tener sexo?

No reemplazan el contacto físico, sino que lo complementan.

Tampoco retardan la ansiedad por tener sexo; al contrario!!! Un juguete sexual puede despertar fantasías y acelerar la ansiedad por tener sexo, ya sea en soledad (a través de la auto estimulación) o en pareja.

La palabra “consolador” tiene una connotación muy especial ¿A que se llama consuelo? ¿Las mujeres lo necesitan?

Si consideramos el lenguaje como generador de realidad (de acuerdo a la ontología del lenguaje) la palabra consolador tiene una connotación negativa (viene de consuelo y puede ser tomado como algo peyorativo). Teniendo en cuenta esto y para evitar malas interpretaciones, muchos sexólogos clínicos prefieren reemplazarla por “ayudas sexuales”.

La palabra “juguete” también tiene una especial connotación ¿De que nos habla este cambio de terminología? (ver pregunta 6)

Hay una frase que se escucha a manudo: todo cambia y lo único permanente es el cambio. Estoy de acuerdo; los tiempos cambian, y lo que ayer era vedado hoy es aceptado.

Internet cambió el mundo; trajo mucha información especialmente en temas sexuales, siendo estos sitios los más visitados. Al haber más información y/o conocimientos, no solo de los que leen, sino también de los que escriben, comienzan a derribarse mitos.

Los juguetes eróticos, que antes eran considerados sucios y se enjuiciaba a quien los usaba como perverso; hoy la sociedad comienza a aceptarlos como una opción mas para el juego y placer sexual.

¿Hay juguetes para gays?

Hay juguetes que son comunes para las relaciones tanto hetero como homosexuales; pero además hay vibradores especializados para gays y lesbianas: dildos de doble cabeza para uso simultáneo y masturbadores de silicona en varios tamaños, hasta discretos de bolsillo.

Asunto higiene-Salud/La limpieza-Transmisión de enfermedades.

En este acápite vale referirse al dicho: “LA LIMPIEZA ANTE TODO”. Para el buen aseo de los objetos bastara utilizar agua tibia y jabón blanco, siempre teniendo en cuenta de no sumergir la parte eléctrica del dispositivo a excepción de los sumergibles.

Recordar que mantener el instrumento limpio evita problemas en cuestión de higiene. Porque si no se higieniza entre los usos esto puede ser una buena incubadora de bacterias. Lo mas seguro y fácil, y además la mejor garantía de higiene es usarlos siempre con preservativos.

Algunos especialistas recomiendan el uso de doble preservativo para una mayor seguridad y prevención.

Algunos consejos útiles para el uso del profiláctico en los juguetes.

· Comprarlos de látex.
· Guardarlos en un lugar fresco.
· Verificar tamaño de acuerdo al dispositivo.
· Revisar fecha de vencimiento.
· No forzar ni estirar el preservativo, colocándolo despacio, cuidando de no dañarlo con las uñas.
· Utilizar lubricantes acuosos, no usar vaselina u otros lubricantes derivados del petróleo, porque pueden dañar el látex.
· No desenrollar el profiláctico fuera del juguete, hacerlo hacia la base de este.
· Nunca usar el condón dos veces, ni cambiarlo de objeto.
· Cuando haya terminado de usarlo envuélvalo y tírelo en un cesto de basura, nunca al watercloset.

Hasta aquí siempre y cuando las ayudas sexuales sean de forma fálica. Hay otros que por su diseño (mariposa, delfín, etc.) no admiten el uso del condón. En estos casos hay que prestar especial atención, y a pesar de haberlos guardado limpios la indicación es que al momento de usarlos se les debe pasar un algodón con alcohol, y si es posible recubrirlos con papel autoadherente y/o usar entre la piel y el instrumento una toallita de tela suave y sedosa.

Súper importante

No pasar el juguete de un orificio a otro (de ano a vagina), ya sea de la misma mujer cuando lo utiliza en soledad, o cuando es usado en pareja; cada vez que en el juego sexual el juguete se cambie de orificio, deberá cambiarse el condón. De no ser así se pueden transmitir bacterias, para las que determinada partes del cuerpo no tienen defensas y en el caso del uso en pareja, estaríamos contribuyendo al contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Tipos de materiales.

Los hay de los más diversos; cuero, cuerina, madera, silicona, piel, metal, plásticos, cristal, goma, jelly, látex, nylon, vinilo, plumas de ave, telas, grenetina, otros. Estos pueden ser elaborados artesanal o industrialmente, con un solo material o combinado con otros.

¿Se pueden prestar los juguetes?

Como poder se puede……En mi opinión no lo aconsejaría, dado que es un producto para usar en la intimidad.

¿Acaso prestas tu cepillo de dientes? o ¿Tu ropa interior?

Y además… ¿a quien?

Habría que ver si el juguete coincide con los gustos y necesidades del otro (Ver “como se usan” y elección en punto 2).

Mi juicio es que este tipo de objetos eróticos deben ser de uso exclusivo del propietario y/o de la pareja

Químicos en los vibradores.

Algunos objetos sexuales están hechos de material non santo para nuestra salud; de ahí la importancia a la hora de comprar. Hay que ser muy cuidadosos en la elección.

Algunos juguetes tienen peligrosos suavizantes tóxicos que están prohibidos por sus posibles efectos en el organismo humano. Los FTALATOS se utilizan en el plástico PVC (policloruro de vinilo) para hacerlo mas suave y flexible.

Numerosas investigaciones han detectado que el uso de estas sustancias en objetos que están en contacto con el cuerpo humano y más aun con las mucosas, traen efectos adversos que afectan al sistema hormonal y también pueden causar problemas en los riñones o dañar el sistema reproductivo e incluso producir células cancerigenas.

Jan Isakson, portavoz de Greenpeace Suecia refiere: “hemos hecho un estudio sobre los diferentes juguetes eróticos que se pueden comprar en internet, y solo uno de cada ocho estaba libre de productos químicos peligrosos. La organización ecologista recomienda usar como alternativa consoladores hecho de cristal, metal, silicona o plásticos libres de los peligrosos ftalatos, que están prohibidos en los juguetes para los niños”.

Greenpeace Holanda señala que la producción y uso de sustancias toxicas debe ser prohibida para todos sus usos y que la industria debe ser obligada a utilizar alternativas no peligrosas. Las sustancias deben llegar a comercializarse en el mercado solo cuando hayan comprobado su inocuidad y el consumidor cuente con la información clara sobre la composición de los productos.


Celia Laniado
http://www.sexologacelia.com