Castaños Coah.- La elaboración de piñatas es como una tradición familiar que desde hace 44 años realiza “Doña María”, quien inició haciéndolas con carrizo alambres y ahora con periódicos, para después enseñar a sus hijos que las siguen elaborando y viendo además de una manera de sobrevivir un arte donde se transforman desechos en un colorido artículo.

María Alba Ramírez Juárez, inició hace 44 años la elaboración de piñatas a base de carrizo, ahora a sus 68 años se modernizó y las elabora con periódico, coloridos papeles, cartón y materiales que conforme avanza el tiempo se van utilizando.

Comentó que fue a la edad de 25 años que empezó con la elaboración de piñatas, con las que salía adelante ella y su familia, y cuando sus hijos crecieron les enseñó el mismo oficio que hasta la fecha siguen llevando a cabo.

“Hay muchas maneras de ela-borar piñatas, aunque la más fácil y bonita es hacerlas con periódicos y coloridos papeles, porque se va modernizando todo pero la tradición es la misma, y es muy bonito hacerlas”.

Dijo que una de sus hijas, María de Lourdes Robledo Ramírez tiene 43 años y hace poco tiempo empezó con la elaboración de piñatas, ya que al quedarse viuda y con un hijo ésta fue se fuente de ingresos, además de una distracción y manera de hacer artesanías.

María de Lourdes Robledo Ramírez, relató que ella tiene muy poco tiempo de haber empezado con la elaboración de las piñatas, pero aprendió del oficio que durante muchos años ha llevado a cabo su madre y uno de sus hermanos, quien también ha sobrevivido haciendo piñatas.

Resaltó que desde hace 4 años padece una enfermedad que la mantiene atada a una silla de ruedas, y aunque tiene muchas limitaciones para poder elaborar sus piñatas, sigue haciéndolas porque es su única fuente de ingresos y la única manera que conoce de poder salir adelante.

“Hay veces que no puedo elaborar muchas piñatas porque estoy en silla de ruedas y eso me impide poder trasladarse a comprar toda la materia prima que necesito, pero aún así le echo ganas y doy todo mi esfuerzo en este oficio”.

Destacó que la elaboración de piñatas es para ella una artesanía que día a día elabora, ya que ella es una artesana que ha tomado cursos y sabe transformar material de desecho en bonitos artículos artesanales, aunque a veces es imposible llevarlo a cabo por su impedimento.

Aseguró que junto con la ayuda de su madre, en la temporada navideña realizan cientos de piñatas que venden a las escuelas y a la gente que junto con ellas comparten la Navidad y se acercan para comprarles estos típicos artículos navideños.

María de Lourdes y su madre, resaltaron que tienen la idea de rentar un pequeño local donde puedan establecer su negocio y aunque con muchas limitaciones su esfuerzo será más fuerte para lograr este sueño que han tenido y mejorar su economía.