Ejido Baján, Castaños Coah.- Un fuerte accidente automovilístico se registró el día de ayer en la Carretera Federal 53, donde cuatro integrantes de una familia saltillense que se dirigía a una fiesta en Múzquiz, resultaron lesionados al chocar el carro en el que viajaban contra un tráiler, cuyo conductor se dio a la fuga.

La aparatosa colisión ocurrida en el Ejido Baján se suscitó poco después del mediodía, en el tramo de la Carretera Federal 53, comunica los estados de Coahuila y Nuevo León.

Los primeros que llegaron al sitio del percance fueron los rescatistas del Ecrem, que atendieron a los cuatro heridos, de los cuales trasladaron a tres a distintos hospitales de Monclova.

Cerca del paraje conocido como “El Tanquito”, los paramédicos de Cruz Roja interceptaron la ambulancia del Ecrem y atendieron a dos lesionados, para que la otra unidad llevara sin premura a otra de las heridas.

El vehículo Chevrolet tipo Astra, de color rojo y modelo 2004, era conducido por Marisol Montemayor de la Garza de 46 años.

En este auto viajaba su hijo de nombre Javier Villarreal Montemayor, de 9 años, una sobrina identificada como Mariana Vázquez Montemayor, de 30 años, y María Francisca Montemayor, también familiar, todos ellos resultaron heridos en el encontronazo.

En base a la información proporcionada por las autoridades, la familia originaria de la ciudad de Saltillo procedía de Monterrey, Nuevo León, donde acudieron a realizar algunas compras.

La dinastía saltillense tenía como destino llegar al municipio de Múzquiz, donde celebrarían los quinceaños de una familiar, pero para su mala suerte su viaje se vio truncado por este accidente.

Trascendió que Marisol conducía con dirección de sur a norte por la carretera federal, pero un tráiler salió repentinamente y sin las debidas precauciones de un camino de terracería, atravesándose al paso del auto Astra.

La mujer no pudo hacer nada por evitar la colisión, por lo que el auto se estrelló de frente contra uno de los neumáticos del remolque.

El vehículo de los saltillenses terminó con la parte frontal totalmente destrozada, y aprovechando ésto el chofer de la pesada unidad logró escapar del sitio.

Por su parte, los elementos de la Policía Municipal de Castaños comenzaron a recorrer los caminos aledaños, pero desafortunadamente no pudieron encontrar al conductor responsable.