Tags: saltillo, obras publicas, coahuila


Saltillo.- La curva en la salida del paso deprimido en el periférico Luis Echeverría de sur a norte es un sitio de continuos accidentes que incluso llegan a interrumpir la vialidad de ambos sentidos, por lo que es urgente que se tome una medida efectiva.

En febrero del 2010 se concluyó con el circuito vial en el sector sur de la ciudad, dando vía libre por 28 kilómetros continuos para atravesar la ciudad entera, pero los accidentes vehiculares que se presentan en esta arteria rompen todo el propósito de disminuir el tiempo de traslado y la contaminación.

Lo que debía ser una de las vías más rápidas del país, cuenta con un espacio de unos 50 metros al salir del paso inferior vehicular del periférico Luis Echeverría Álvarez que da la entrada al bulevar Guerrero, que ya ha cobrado el nombre de “curva maldita” por los continuos accidentes que se han ocasionado,tan sólo en las últimas semanas.

Cabe mencionar que las barreras de concreto no están ni siquiera unidas entre sí y no cumplen con la normatividad para hacerlas llamar “ballenas”.