Tags: ssp, seguridad, secretaría de seguridad pública, reos, ocampo, guanajuato, cereso, centro federal de readaptación social, centro de reinserción y readaptación social, cefereso


Cd. de México.- La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal informó que trasladó a 239, de un total de 967 internos sentenciados que serán enviados al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 12, ubicado en el municipio de Ocampo, Guanajuato.

La dependencia precisó en un comunicado que la víspera fueron llevados a ese penal 198 reos del orden federal, de ellos 66 estaban recluidos en Aguascalientes y 132 en Nuevo León.

Asimismo, ayer por la madrugada fueron trasladados a Guanajuato 41 reos del Centro de Reinserción y Readaptación Social (Cereso) de Cieneguillas, Zacatecas.

Este fin de semana continuará la reubicación del resto de sentenciados, en total 728, para sumar los 967 que serán ingresados al Cefereso número 12, provenientes de centros penitenciarios del mismo Guanajuato, así como de Sonora, Chihuahua, Baja California y Guerrero.

Estos traslados se dan en el marco de la Estrategia Penitenciaria desarrollada a partir de 2007 orientada para atender los problemas de sobrepoblación, reforzar la seguridad en las instalaciones de reclusión, así como combatir la corrupción e impulsar el Nuevo Modelo Penitenciario.

El pasado 9 de octubre el presidente Felipe Calderón puso en operación el Cefereso número 12, bajo la figura de asociación público privada, que causó entonces polémica, que es parte de ocho instalaciones con este modelo de inversión.

La Federación impulsa la creación de más de 20 mil espacios penitenciarios, puntualizó la dependencia.

Los toman por sorpresa

En Zacatecas, en un operativo sorpresa, a las 5:00 horas, 41 internos del Cereso de Cieneguillas fueron removidos hacia Guanajuato, confirmó el secretario de Seguridad Pública estatal, Jesús Pinto Ortiz.

Explicó que de los sentenciados, 30 eran de delitos del fuero federal y 11 del fuero común.

Además informó que el operativo se realizó con hermetismo y sorpresivamente para evitar que integrantes de células delictivas intentaran rescatar a internos o hubiera contratiempos.