Ciudad de México.- Otra forma para pedir matrimonio se vio en un juego de baloncesto.

El jugador del Melilla, Ridge McKeither, sorprendió a su novia que fue a visitarlo para verlo jugar.

Fue al finalizar el encuentro ante el equipo Clínicas Rincón en la Adecco Oro.

En las tribunas se desplegaba una manta en la que se leía: “Samanta, ¿Quieres casarte conmigo?”.

Después, Samantha, su novia mexicana, saltó a la cancha. El jugador tomó el micrófono. Le enseñó el anillo de compromiso y le pidió que si se quería casar con él. Ella respondió afirmativamente.

Los dos mil aficionados ovacionaron el hecho y sus compañeros se unieron para celebrar el futuro enlace matrimonial.