Tags: yahaira guadalupe, tlacolula, seguridad, saltillo, oaxaca, oaxaca, movimiento por la paz, méxico, margarita lópez, facebook, estados unidos, coahuila


México, DF.- En su página de Facebook, la señora Margarita López escribió con “alma y corazón amputados” una dedicatoria a su hija, Yahaira Guadalupe. La había buscado –en esta tierra y entre los muertos– durante dos años, dos meses y 20 días.

Por “su niña” (la de la foto impresa en las mantas que siempre cargaba: grandes ojos almendrados, rostro maquillado, vestido de novia) se convirtió de ama de casa en investigadora. Gastó millones en informantes, se introdujo a cuarteles militares, recorrió morgues, revisó pilas de cadáveres, encaró a criminales dentro de las cárceles, descubrió casas de trata y se enfrentó a la corrupción del gobierno; se unió al Movimiento por la Paz, marchó por todo México y por Estados Unidos, hizo dos huelgas de hambre, afrontó un levantón, se salvó de un atentado y encaró a dos presidentes y a sus gabinetes con la exigencia de que localizaran a su hija.

“He encontrado a mi niña, ayer recibí la noticia y me cuesta mucho compartirles esto, tuve hasta el último instante la esperanza de que todo fuera un sueño y que mi muchachita volvería a mis brazos con vida y con esa sonrisa hermosa que siempre le caracterizaba, mi alma está desmembrada de la misma forma que hicieron con el cuerpo de mi niña, y desde lo más profundo del alma, desde lo más profundo de mi corazón, y si es cierto que la maldición de una madre llega, maldigo mil veces a esos desgraciados que asesinaron de forma tan brutal a mi hija, una niña de 19 años que nunca les hizo daño, y que su único delito fue ser michoacana, y estar en un estado diferente al suyo.”

El mensaje lo escribió después de que el Equipo Argentino de Antropología Forense le confirmara que el cuerpo decapitado, que reposaba en un anfiteatro, era el de su única hija, quien había sido sacada de su casa el 13 de abril de 2011 en Tlacolula, Oaxaca. Después de cuatro meses de pruebas con clavículas y vértebras mal conservadas se determinó que el ADN de madre e hija coincidía.

El cadáver había pasado por dos morgues: la de Oaxaca, donde fue asesinada, y la del Distrito Federal, donde se realizaron las pruebas forenses. Antes, denuncia Margarita, su hija fue enterrada dos veces: la primera por criminales, la segunda por personal de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO, ahora SEIDO) de la PGR, que quiso realizar un montaje para darle carpetazo al asunto. Por eso, ella acusa a la Procuraduría General de la República de haber bloqueado la identificación de Yahaira Guadalupe, porque los datos que había obtenido se contradecían con el lugar del supuesto hallazgo.

“Mi niña ya descansa y no sé si decir gracias a Dios, porque yo la esperaba viva. Dónde estaba Dios cuando permitió que la torturaran y la asesinaran de una forma tan brutal”, tecleó.

Culpa a funcionarios Se preguntó cuándo caerán los funcionarios cómplices de los crímenes y los que “solaparon y obstruyeron la justicia e impiden que miles de padres tengan la oportunidad de recuperar a sus hijos vivos o muertos”.
El lunes 1, peritos argentinas le informaron de la coincidencia genética. Para llegar a ese momento tuvo que presionar con una huelga de hambre en noviembre. Exigía que permitieran al prestigiado equipo forense estudiar aquel cadáver, que en la PGR aseguraban que era el de su hija y al que pedían que se enterrara sin hacerle pruebas.

Sin embargo, Margarita, en la búsqueda de su hija, se había introducido a la cárcel de Perote a hablar con “El Cabrito”, jefe de plaza de un cártel. Le suplicó que le informara de su hija. Y él respondió: “La secuestraron, la torturaron y la asesinaron los compañeros”. Según lo que López ha dicho a “Proceso”, El Cabrito explicó que el comandante de la Policía local, Honorio Abel Lara Ruiz (quien se encontraba arraigado), les había dado el pitazo de que esa joven, recién casada con un militar, era michoacana, “tenía vínculos con La Familia y llegó a introducir al cártel en Oaxaca”.

La remitió con otro preso, Encarnación Martínez Colorado, “El Lagarto”, quien le dijo cómo la torturaron, la violaron, la dejaron sin comer, la hicieron presenciar la excavación de su fosa y la decapitaron.

La segunda huelga, en mayo pasado, la hizo para protestar porque en la PGR le decían que no había dinero para hacer el operativo que le permitiera ir adonde le dijeron que estaba enterrada su hija.

“Cuando vi ese cuerpo no me cansé de decirles que la tierra que tenía en su tejido era distinta a la del lugar donde supuestamente la encontraron, por eso exigía las diligencias, para que fuéramos. No entendía quién quiso sacarla y reenterrarla. Ya me queda claro que, en ese entonces, el área de secuestros estaba a cargo del licenciado Gualberto y de Rodrigo Archundia.”

La PGR envió las muestras a las especialistas argentinas en enero. Cuando Margarita se dirigía al Servicio Médico Forense una camioneta con personas armadas se le cerró a su automóvil, según dijo entonces a “Proceso”. El escolta que la cuidaba maniobró para huir.

Los resultados tardaron cuatro meses porque las sustancias químicas que los trabajadores del Semefo pusieron al cadáver eran demasiado fuertes: penetraron el hueso y obligaron a las peritos a extraer el ADN mitocondrial, que coincidió con el de la madre.

Tras aceptar las pruebas genéticas, la mujer encaró a los titulares de la PGR y de la Secretaría de Gobernación. Les exigió que castigaran a quienes dificultaron la indagatoria, entre ellos, el ex subprocurador Cuitláhuac Salinas y el titular de la ahora SEIDO, Rodrigo Archundia.

‘La justicia es una burla’

Desde su casa, en el puerto michoacano de Lázaro Cárdenas –donde hace los preparativos funerarios– Margarita López dice en entrevista telefónica: “Me dijeron que investigarán y llegarán hasta las últimas consecuencias. Espero que cumplan. No descansaré hasta demostrar que la justicia es una burla, que desde septiembre de 2011 solicité las pruebas de ADN, que hasta noviembre de 2012 que hice la huelga la SIEDO giró las muestras, que obstaculizaron que ellas (las argentinas) vinieran, que tardaron un año en hacer un oficio y girarlo, y eso ocurre con toda la gente que pide a gritos que la apoyen”.

Ahora, dice, “quedo más convencida de que es mi niña”. Pero sigue con una duda: “Todo coincide, pero el lugar donde la encontraron sepultada, no. Es muy diferente, y por alguna razón la PGR no ha querido realizar un peritaje para verificar si el cuerpo fue removido. El Lagarto dijo que la SEIDO había sacado de la casa de arraigo a “El Vampiro” (su cómplice) para que señalara dónde la enterró, seguramente para sembrarla en el otro lugar, para que yo dejara de buscarla. Imagino que por eso la SEIDO se opuso tanto a que realizara la diligencia”.

Yahaira Guadalupe Bahena López pronto descansará cerca de su familia, en su Michoacán natal, la causa de su asesinato. Su madre, llena de “rabia, coraje” por los días en que su hija estuvo sola en el Semefo, dice que no reposará: seguirá pidiendo justicia.