×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: dreyesvaldes@hotmail.com

" Comentar Imprimir
25 Octubre 2016 04:00:00
No soy yo
Si el pan no se esponja, si la dona se cierra, si el panqué se chamusca, si el pollo se sala, no se preocupe amiga mía, señora morosa y cocinera. No cargue, por favor, con esa culpa, siendo que algún mefistofélico mercadólogo es el causante de esas desgracias.

Si usted, señor, no es de los que se acercan, aunque sea por curiosidad, a conocer los malabares y equilibrios que hace una mujer en la cocina, entonces pare de leer y vaya a lavar el coche o a sacar el perro. Ahora bien, si de vez en cuando se da la vuelta por la alacena asía sea de curioso o de metiche, entonces este asunto le dará más claridad sobre los motivos para santificar a su sacrosanta esposa.

La comida en lata es de Satanás, dicen los nutriólogos; viéndose en tan comprometido juicio, los hacedores de latas tomaron la determinación de hacer comida sana en latas sanas que permitan hacer una comida deliciosa, presentable y, por supuesto, sana. Esto está de lujo.

Los fabricantes norteamericanos se encargan de explicar el santo y seña de cómo nutriremos nuestros cuerpecitos con tal o cual alimento poco conocido y menos cocinado en México. Así las cosas, agregan sugerencias de uso con gramos, mililitros y grados centígrados. Esto está padrísimo.

Hay algo, sin embargo, con lo que nadie contaba: Los vendedores mexicanos tienen la bonita costumbre de reetiquetar en español –para la caducidad y esas cosas– justo en donde vienen las recetas y las fechas de caducidad. ¿Cómo esperan que mantenga una con vida al viejo? En cualquier momento confundimos lo horneado con lo congelado o lo vigente con lo caduco –me refiero al contenido de la lata, no al viejo– y ponemos en la platillo en la mesa muy orondas.

Claro, seguro los etiquetadores son señores que no se acercan ni por curiosidad a ver los malabares de la señora en la cocina y que, además, dejaron de leer este artículo en el segundo párrafo.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add