×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
07 Septiembre 2012 03:00:21
‘Abismo de Pasión’ vs ‘Cañaveral de Pasiones’
Club de articulistas
Patricia E. Garza Vásquez
Twitter: @entre_mujeress


Hablar de trivialidades es algo que no acostumbro, pero como al común de la gente eso es lo que le encanta ver, hoy hablaremos de éstas dos novelas que no hay puntos de comparación. Antes que nada porque la empresa Televisa, en lo que se refiere a novelas, no quiere apostar a nuevas historias y prefiere hacer refritos de éxitos que les ha dado en el pasado para no “arriesgar” que no sea del gusto del público y que las empresas dejen de anunciarse; eso le pega duro a la empresa de Azcárraga Jean.

Aquí sí aplica que segundas partes no fueron buenas y para comenzar, la historia es muy buena; es de la inspiración de la escritora tabasqueña Caridad Bravo Adams, que dedicó su vida a la creación de historias para radionovelas que posteriormente se adaptaron para la pantalla chica, como “Corazón Salvaje”, “La Mentira”, “Yo no Creo en los Hombres”, “La Intrusa” entre otras.

Pues “Cañaveral de Pasiones” fue una producción que se realizó en 1996 bajo la producción de Humberto Zurita y Christian Bach, bajo un elenco de primera: Angélica Aragón, Jorge Russek, Fernando Balzaretti, Azela Robinson, Roberto Ballesteros, Daniela Castro, Juan Soler, Francisco Gattorno, Alma Delfina, María Eugenia Ríos, Leonardo Daniel, Rodrigo Abed y la insipiente Aracely.

Esta novela que se produjo hace ya 16 años y fue tan exitosa en su tiempo con su elenco de primera que, al ocurrírsele a la productora Angelli Nesma, producirla nuevamente, su reto fue muy grande. Para empezar por “visualizar” a los primeros actores que participaron en la versión y que algunos ya fallecieron como el caso de Fernando Balzaretti, Jorge Russek, María Eugenia Ríos y buscar dentro de lo más defendible con lo que ahora cuenta Televisa en cuanto a actores o actrices se refiere.

Los únicos que repitieron en esta novela fueron César Évora, que como dice un amigo, “curiosamente” hizo el mismo papel nada más que en “Cañaveral de Pasiones” fue Amador Montero y acá Rosendo Arango, que indiscutiblemente se sabía de sobra hasta los diálogos, a su vez el talento de este actor cubano, porque sólo aparece al principio de la novela y Francisco Gattorno, que aunque en “Cañaveral de Pasiones” hace el papel de uno de los protagónicos, aquí hace un papel secundario, cuestión que le sobra talento para hacer el papel que hizo en “Abismo de Pasión” dando vida a Braulio.

Además que esta segunda versión contó con actores o actrices que no tienen trayectoria ni talento; que con sólo ser una cara bonita desmereció mucho a la novela. Aunado que su protagónica que demostró con “Teresa” que sí tiene talento, pero aún no como el de Daniela Castro para darle esos matices al personaje siendo una mujer de pueblo. Que para hacerla atractiva la vistieron con ropa provocativa al igual que los “galanes” de la novela para lucir un cuerpazo más que el talento, que cabe destacar que David Zepeda sí tiene talento, lo que no tiene Mark Tacher que parecía un “chilango” vestido de campirano, pero que jamás se le creyó su papel de hombre de campo como lo tuvo en su tiempo Francisco Gatorno.

Papeles como el de Sabine Moussier que no hay punto de comparación con el que hizo Azela Robinson como Dinorah Faberman, que parte de la novela cae en peso en esta actriz que, en su momento, se hizo odiar por las injusticias que hizo en contra de Julia Santos (Daniela Castro); muchas veces se vio sobre actuada y poco creíble en su personaje. Esto aunado al personaje que hizo Blanca Guerra, que aunque es una excelente actriz, el brillo que tuvo en su tiempo Josefina Montero en la interpretación de Angélica Aragón impidió que resaltara.

A lo mejor a las nuevas generaciones les pareció atractiva la novela, porque desconocen la anterior y sobre todo las grandes actuaciones y no las de plástico que se vieron en “Abismo de Pasiones”. El personaje que hizo “La Chule” en la anterior versión, insípido y sin chiste fue lo que prevaleció ahora. Ahí uno se dio cuenta que la ex de Luis Miguel de lo que carece es de talento.

Otro de los errores fue el papel de Eugenia Cauduro como Dolores, porque la presencia de la actriz no está para ese personaje, ella tiene la apariencia para una mujer de sociedad, de clase y aunque fue en un tiempo la imagen de “El Canal de las Estrellas” que lucía atuendos típicos mexicanos, siempre transmitió elegancia. La apariencia cuenta mucho, nada más no me imagino a la “Chupitos” con el papel de una gran millonaria y ejecutiva.

Hay mucho por analizar de este tema pero en espacio es poco, hasta en las telenovelas las cosas no se hacen igual y la gente cada vez se conforma con actuaciones y elencos de menor calidad. Sólo puedo concluir que “Bendito Dios que se terminó” y segundas partes nunca fueron buenas.










Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2