Licenciada Claudia:

Buen día, no es que tenga un problema, se trata simplemente de una duda sobre si abogado y licenciado es lo mismo. He preguntado a compañeros de la Facultad y a maestros, algunos dicen que sí, otros que no, me podría dar su opinión. Le agradezco. Saludos. Atentamente, Solís.
 
Estimado Solís:

Muchas gracias por escribir, me parece interesante su pregunta, por lo que me di a la tarea de realizar algunas consultas al respecto.

Tenemos que el Diccionario de la Lengua Española establece que un licenciado es la persona que ha obtenido en una facultad el grado que la habilita para ejercerla, como un licenciado en Ciencias de la Comunicación, en Administración de Empresas, etcétera; mientras que abogado es el licenciado o doctor en Derecho que ejerce profesionalmente la dirección y defensa de las partes en toda clase de procesos o el asesoramiento y consejo jurídico.

Ahora bien, desde esta perspectiva habría una diferencia, ya que si un licenciado en Derecho no se desempeña en el litigio no se le designaría propiamente abogado, ya que no defiende en juicio, por escrito o de palabra.

Adicionalmente, algunos juristas también establecen y apoyan esta diferencia designando como abogado sólo al perito en Derecho que se dedica a interceder o hablar en favor de alguien en los procedimientos legales.

Por otro lado, para representar legalmente a una persona la ley exige que sea un profesional del Derecho, salvo en cuestiones laborales, aunque desde mi punto de vista sí se debe contar con una preparación en la materia para garantizar la defensa adecuada y que se cumpla la finalidad de la misma.

Siguiendo esta tónica, tendríamos que un representante, procurador o defensor en cuestiones legales, un abogado, tendría que contar con la licenciatura en Derecho, y no necesariamente un licenciado en esta materia sería abogado.
 
Licenciada:

Estoy en un procedimiento para ganar la custodia de mi hija ya que ahorita se la dieron provisionalmente a su madre, la pregunta es, ¿de qué trucos me puedo apoyar ya que mi hija les dijo que quería estar con los dos? ¿Qué puedo hacer para ganársela o qué pruebas, algo que manche su reacción? Óscar
 
Estimado Óscar:

En anteriores ocasiones he comentado que en los casos familiares en los que normalmente se ven involucrados niños, los que por cierto ninguna culpa tienen de las decisiones de los adultos, se privilegie el bienestar de ellos.

Ahora bien, desconozco a qué se refiere con “trucos” para ganar, ya que en los procedimientos legales los actos de las partes tienen por fin obtener la satisfacción de sus pretensiones, pero le corresponde la afirmación de los hechos y la aportación de pruebas para demostrarlos, donde sólo son admisibles las pruebas que el mismo Código de Procedimientos Civiles, en este caso, regula.

Si usted recurre a “trucos” éstos podrían ser rechazados por ser incidentes, promociones, pruebas o recursos notoriamente maliciosos, intranscendentes o improcedentes.

A cuyo efecto los desecharan de plano sin necesidad de mandarlos notificar personalmente a la contraparte, sin perjuicio de imponerle sanciones que se consideren aplicables, ordenar su inscripción en el registro judicial que se lleve al efecto y, en su caso, dar vista al Ministerio Público si la conducta es delictuosa.

Mi recomendación sería que se apegue al desarrollo legal del proceso y evite arriesgarse a consecuencias y resultados más allá de los normales. Generalmente me abstengo de dar recomendaciones de índole moral, pero es esta ocasión aludo a su paternidad para que recapacite y se enfoque en el bienestar de su hija. Por supuesto que ella quisiera estar con sus dos padres, pero si no, ella debe vivir en armonía con ustedes aunque se encuentren separados, además piense a futuro y la opinión de su hija sobre usted cuando ella pueda comprender la situación.

Cualquier duda o asunto legal, favor de dirigir su correspondencia a V. Carranza 5280 Col. Rancho de Peña o a .(JavaScript must be enabled to view this email address)

Por favor, agregue la ciudad de donde escribe. Las respuestas se envían sólo a través de la columna, gracias por su comprensión.
 
PROCURADURÍA DE LA FAMILIA
Carr. Saltillo-Torreón, Km 2.5 Edificio “B”, Col. Satélite Norte
Tel. 434 1000, 434 0841