×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
07 Diciembre 2016 04:00:00
Abrácela
Dormir abrazados a algo es una costumbre antiquísima. El abrazo es una reacción natural a una gran cantidad de emociones y sentimientos, si no, pregúnteles -si fuera posible- a las pobres víctimas del Vesubio.

Los abrazados del Vesubio abrieron una importante veta sobre las cualidades de un estrecho acercamiento de calidad sentimental. Es decir, el intercambio de energías cuando dos personas hacen contacto por empatía. En palabras llanas, cuando alguien siente algo por otro alguien.

Todo lo anterior nos queda bastante claro, pero me pregunto yo ¿por qué abrazar una almohada? Si usted abraza un cojín, una frazada, un mono de peluche, vale lo mismo y entra en la misma categoría de los abrazados de nada.

No profundizaremos en las teorías filosóficas de la nada, sólo quiero referir a cuánto un objeto inanimado, peludito y suave, sí, pero inanimado se vuelve indispensable para millones de personas. No quiero contrargumentos referentes a la soledad de la cama, porque la mitad de ustedes no son libres de abrazar objetos aun teniendo marido -o marida-.

Tanta euforia hay por esos abrazables objetos que ahora salen al mercado los rellenos con semillas, para el relax; los que se calientan, para el invierno; los curvos, para brazos y piernas, en fin. Mi sentido común me dice que no hay tantas personas solas en la cama como compras por televisión de esos productos.

En Mercado Libre, las dichosas almohadas tienen un costo mínimo de 500 pesos y máximo de 4 mil. Vienen en todas las formas y colores, los hay en todos los tamaños y texturas; algunas tienen memoria de forma y posición, por si a usted se le olvida la forma en la cual se acomodó la noche anterior.

Es increíble como en la bolsa de valores para los abrazos se peleen posiciones chicos y chicas contra almohadas y, en un descuido, al hacer las cuentas, abrazar un cojín mullido resulta más barato a la larga.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add