×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
20 Marzo 2016 03:10:29
Acostumbrados únicamente a buscar
ACOSTUMBRADOS ÚNICAMENTE A BUSCAR CULPABLES se armó la controversia ante la impactante noticia del pitbull que despedazó y mató a un niño de cinco años aquí en Monclova.

MÁS ALLÁ DE LA DISCUSIÓN llama la atención cómo la pasión por las mascotas, que raya en el fanatismo, ha ido suplantando el afecto por nuestros semejantes.

DEFINITIVAMENTE, CONVIVIR Y QUERER A una mascota es de vital importancia en la formación de las personas, pero sin llegar a reemplazar la convivencia con nuestros semejantes.

Desafortunadamente cada vez hay más gente que le da mayor importancia a su mascota que a un ser humano.

LOS DEFENSORES DE LOS ANIMALES argumentan –y con justa razón- que se deben respetar sus derechos. Por supuesto que es vital respetar a los animales y principalmente a las mascotas que cada quien elige tener, así como erradicar el maltrato y crueldad hacia ellos.

PERO CUANDO SE CAE EN el fanatismo valdría la pena cuestionarse si el cariño y respeto a la vida animal –como lo plantea sabiamente el budismo- incluyen también a cucarachas, zancudos y ratas.

SI SE HABLA DE LOS derechos de los animales habría que preguntarse cuáles serían sus obligaciones. En el caso de las mascotas las obligaciones son de los propietarios.

DESDE LUEGO QUE CADA QUIEN es libre de tener el tipo de mascota que guste –leones, boas o ratones- pero dicha libertad de elección implica la responsabilidad de atender y adiestrar debidamente a dicha mascota y, sobre todo, sin afectar a terceros.

NO TODOS TENEMOS LA CAPACIDAD y habilidad para entrenar una mascota y menos aún cuando se trata de aquellas que representan cierto riesgo, como lo es la fauna salvaje o los perros de pelea.

AHORA ESTÁN DE MODA LOS pitbull y los chihuahua, así como antes estuvieron de moda los pekineses, french-poodles, doberman y rottweiler, entre otros. Se sataniza a la raza de tal o cual perro sin considerar que en definitiva lo que determina la conducta de un animal es su entorno y cómo está adiestrado.

ASÍ TENEMOS CHIHUAHUAS Y ESPECIES pigmeas terriblemente agresivos y por otro lado enormes mastines tremendamente cariñosos y juguetones. Definitivamente su conducta está determinada por los dueños.

ANTE LA FALTA DE CAPACIDAD para adiestrar animales peligrosos en varios países está prohibido tener perros de pelea y en otros, para tener una mascota de este tipo, se debe registrar y solicitar un permiso ante la autoridad, tampoco pueden andar sueltos y para salir a la calle debe ser con bozal y sujetos mediante una correa.

SI TANTO ADMIRAMOS EL ESTILO de vida norteamericano, allá los perros tampoco pueden andar sueltos. En cambio, aquí vemos las jaurías de perros en celo deambulando por todas las colonias, sin que ni amos ni autoridades les importe. Pregúntele a los carteros.

DESAFORTUNADAMENTE NO SE PUEDE EXIGIR a la gente que cuide y adiestre a sus mascotas si ni siquiera pueden ni saben cuidar ni educar a sus propios hijos. Esta nueva generación de mamás que crecieron viendo TV ahora navegan pegadas al feis creyendo que por tan sólo subir una foto de un evento familiar ya cumplieron en darles la atención necesaria.

NUESTRA INCAPACIDAD DE SOCIABILIZAR AUMENTA cada día, por lo que el culto por las mascotas y algunos objetos –por ejemplo, los celulares- han suplantado el trato con los demás. Esta actitud cada vez más individualista ha ocasionado la indiferencia ante las reglas más elementales de convivencia que a diario vemos en las calles, dependencias, tiendas, empresas, escuelas y hasta en los mismos hogares.

UN CLARO EJEMPLO DE ELLO son los perros y los gatos que ocasionan daños a terceros –ensuciando, destrozando o escandalizando por la noche- sin que haya manera de reclamar y mucho menos remediarlo ante la total indiferencia de sus dueños. Sólo queda preguntarse por qué tienen mascotas si no saben cuidarlas ni adiestrarlas.

NO ES DIFÍCIL ENTENDER POR qué las autoridades -principalmente nuestros legisladores locales- están más preocupadas por promulgar leyes contra los saleros y el color de la pintura de las obras municipales, que en leyes que realmente beneficien la convivencia, como lo sería regular el uso de mascotas que puedan poner en riesgo la seguridad de las personas.

PREOCUPADOS POR EL FUTURISMO PARA conservar el poder y fortuna, han perdido la sensibilidad para ver las necesidades de la comunidad. Ah, pero ya vendrán los tiempos electorales y se transfigurarán en santos, superhéroes y dechados de virtudes.

NO TENGO LA MENOR DUDA de que resultaría muy interesante conocer cómo nuestras autoridades cuidan y tienen adiestradas a sus mascotas; eso nos permitiría conocerlos mejor, y sobre todo, explicarnos su falta de tacto ante la realidad que nos avasalla.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add