Las reflexiones de AMLO

Recuerdo mucho una entrevista que tuve con Manuel Camacho Solís hace uff, por lo menos 14 años. Estaba en plena fundación del ahora extinto Partido del Centro Democrático, en el sexenio de Zedillo. No fue una entrevista facilita y él se enojó varias veces, una de ellas cuando hablamos de su famoso “berrinche”: Ese que hizo al no ser señalado por el dedo de Carlos Salinas para ser el candidato a la Presidencia.

Con las cejas en forma de perfecto triángulo cuando se enoja, Camacho entonces me dijo algo que siempre he recordado cuando le pregunté, si recuerdo bien, qué le hacía pensar en que él sería el próximo presidente (que eso era, en ese tiempo, ser nominado por el PRI a candidato). Y entonces me dijo que desde el 1 de diciembre de 1988, cuando Carlos Salinas tomó posesión como presidente, no pasó un día en que una u otra persona le dijera que él era el siguiente… con la consecuencia —hasta sicológica— que quiera.

(En serio, sicólogos de México: ¿Alguien ha documentado o querría documentar sobre algunos de los estragos que provoca el ejercicio del poder en México? Sería interesantísimo, se podría hacer hasta un DSM-IV político).

Me quedó claro, pues, que en este país en el que de por sí hay elecciones todos los años, las campañas nunca terminan, siempre continúan. Es una verdad de política real que no acaba de llegar uno cuando el otro ya está en campaña, pensando que es él o la que sigue.

Pero en este país que no deja de sorprender nunca, ahora la nueva ley electoral nos ofrece modalidad muy extraña: El periodo de “intercampañas”. Una suerte de limbo en el que ya acabó el periodo de “precampañas” y aún no iniciamos las “campañas” y que corre del 16 de febrero al 29 de marzo.

Qué importa que estemos ya llenos de spots por doquier. Qué importa que haya candidatos y que el tiempo nunca es suficiente para conocerlos, preguntarles, entrevistarlos. No importa la realidad que sí estamos en campañas porque la ley lo niega.

Ayer, Andrés Manuel López Obrador difundió su mensaje semanal vía YouTube. Pero fue diferente. No lo hizo con la sobria imagen que acostumbra, con traje oscuro ni miraba a la cámara.

Era una entrevista grabada en octubre de 2011 por Diana Cardozo y se hizo en su departamento de Copilco. Como pocas veces vemos al precandidato presidencial, acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller y su pequeño hijo Jesús Ernesto. Esta parte la titularon: “De frente y a los ojos”.

Posteriormente viene “El 2006 visto desde el 2012. El Plantón y sus consecuencias”. Ahí, reconoce que el haber realizado el controvertido plantón de Paseo de la Reforma, pese a todas las críticas que recibió y recibe, “evitó la violencia. No se ha roto un vidrio… nos robaron la Presidencia. No fue poca cosa”.
Dijo que si no se hubiera hecho esa protesta, su movimiento se habría salido de cauce.

Como ejemplo pone la situación registrada hace casi un año en Egipto, donde la revuelta popular para derrocar a Hosni Mubarak cobró la vida de 800 personas.

Dice: “Un dirigente puede poner en riesgo su vida; pero no la de los demás”.

Ésta fue tan sólo la primera parte… porque continuará. Lo cierto es que ayer, fue un mal día para los López Müller: Murió el papá de Beatriz, su esposa.
Pero política es política: AMLO estuvo en Sinaloa, donde tenía agendada ya una reunión.

Lo mismo le sucedió a Enrique Peña Nieto el día en que falleció el papá de Angélica Rivera: Ese día, muy temprano tuvo un desayuno, y sólo llegó un poco tarde. Política es política.

Ellas lo dijeron:

— He decidido que aquí entramos juntos y de aquí saldremos juntos. Estoy muy orgullosa de la manera en que valientemente ha hecho el presidente su función, y el amor y la pasión con que la ha hecho. Así que yo, orgullosa, lo acompaño hasta el final, y mis hijos igual: Margarita Zavala en entrevista con Pascal Beltrán del Río sobre su posibilidad de ser senadora. Dice que aún no saben dónde van a vivir, pero que lo importante es que estén juntos y que durante todo el sexenio le importó mucho que sus hijos “no perdieran el piso”.

— Que no se confundan aquellos que piensan que representar a la gente es una cuestión de género. Se equivocan quienes piensan que ésta es una receta de cocina: ¡Cristina Díaz!, secretaria general del PRI en mensaje a Josefina Vázquez Mota

Hoy, cuando la mercadotecnia indica que se celebra el Día del Amor y la Amistad, sería bueno plantear —al menos desde la imaginación— ciertos reencuentros. ¿Como cuáles? Algunas sugerencias se las presento en la edición online de esta columna, además de qué funcionario cree que la crisis alimentaria entre los indígenas está “relativamente” resuelta, y el pésimo saldo de la intoxicación de priístas en Guerrero.