×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
05 Junio 2016 03:10:46
Burla sin fin
NO HAY DÍA EN QUE no se escuchen quejas de lo que acontece. Y mientras nos quejamos sin hacer nada, quienes ostentan el poder –político, económico y social- se burlan de nosotros con todo cinismo. Es más, ya nos agarraron de su puerquito.

SE BURLAN IMPUNEMENTE de la razón, de la lógica y de la justicia.

BURLA ES VER QUE durante las últimas elecciones presidenciales el flujo de efectivo creció en más de 37 mil millones de pesos, lo cual muy probablemente se trata de financiamiento ilegal de las campañas políticas.

BURLA ES SABER QUE el 97 por ciento de las denuncias por corrupción en México se pierden en el limbo. Burla es también saber que -según la Secretaría de la Función Pública- se sanciona a 22 funcionarios al día por corrupción. Pero peor burla es saber que en la mayoría de los casos la sanción no pasa de una amonestación.

BURLA ES SABER que –según la Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social) a 41.7 por ciento de los mexicanos no les alcanza su sueldo para comprar la canasta básica.

BURLA SON LOS políticos que han hecho carrera en el servicio público y amasan fortunas millonarias que no se explican si sumamos sus ingresos durante toda su carrera burocrática.

BURLA ES NO querer ver cómo pobreza avanza a diario mientras magnates mexicanos ocupan los primeros lugares entre los más ricos a nivel mundial.

BURLA ES ESCUCHAR a los magnates hablar de reducción de costos y optimizar sus procesos operativos cuando en realidad significa sacrificar mano de obra a costa de aumentar sus ganancias individuales.

BURLA SON LAS artimañas de jueces y ministerios públicos que liberan a los delincuentes en unas cuantas horas, mientras a quien se roba un champú es procesado.

BURLA ES EL SERVICIO de salud pública cuando un médico del IMSS se niega acompañar a un paciente porque la cabina de la ambulancia no tiene clima. Burla es el desabasto de medicinas, el pésimo estado de las instalaciones.

BURLA ES CUANDO humillan y rapan a unos profesores mientras las organizaciones de derechos humanos y defensoras de las libertades guardan silencio.

BURLA ES QUE nos nieguen la información del destino de los recursos de la megadeuda de Coahuila mientras nos enteremos que se piden prestados otros $830 millones cuyo destino también se oculta y cuando se le pregunta al Gobernador éste se molesta.

BURLA ES VER A los precandidatos a la gubernatura y alcaldías de Coahuila puliendo su imagen para ver si se les hace, pero sin decirnos cuáles son sus propuestas y programas. Pura forma sin fondo.

BURLA ES VER COMO la educación y la cultura están en mano de burócratas cuida-chambas en ves de pedagogos y promotores promocionales.

BURLA ES VER COMO las autoridades no pueden ni quieren dar una respuesta ante los desparecidos y las fosas clandestinas, mientras la sociedad civil se organiza para investigar, a pesar de las mil y un trabas que se les pone.

BURLA ES SABER QUE las notarías en Coahuila se otorgan a quien sea como un regalo y no a quienes están preparados y tienen los méritos necesarios.

BURLA ES VER CÓMO la fuerza pública decomisa con prepotencia vehículos mientras la inseguridad y la delincuencia siguen haciendo de las suyas.

BURLA SON LOS JÓVENES que andan buscando trabajo rogándole a Dios no hallarlo, preguntando primero cuánto pagan en vez de preguntar en qué consiste el trabajo.

BURLA ES SABER QUE -según información de la ONG Semáforo Delictivo- a pesar de la publicidad oficial, Monclova está por encima de la media nacional en homicidios y Frontera en secuestro y extorsión.

BURLA ES VER CÓMO nuestro Alcalde, desbordado por la soberbia, ya no escucha ni ve, y no se le puede cuestionar ni con el pétalo de una pregunta.

Burla es saber que varios sacerdotes de Monclova desde hace meses le han pedido una cita y aún no se ha dignado siquiera en contestarles.

BURLA ES LA EDIFICACIÓN de ralladores de queso que son monumentos al mal gusto, pintorescamente aldeanos, que en vez de ofrecer espejitos ahora utilizan lucecitas de colores. Burla es ver a nuestras autoridades municipales placearse con sus gestos y arrebatos de la mejor y ridícula casta peluche.

BURLA ES ESCUCHAR a quienes se quejan de la ausencia de legalidad y abuso de autoridad y ni siquiera respetan reglas tan sencillas como no pasarse un alto o textear mientras conducen.

Y BURLA ES SABER QUE seguiremos votando por los mismos delincuentes e improvisados a cambio de las mismas mentiras, despensas, lonches y refrescos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add