×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
07 Febrero 2016 04:10:07
Casi al mismo tiempo
CASI AL MISMO TIEMPO MIENTRAS el Profe recogía su pasaporte en la capital española, aquí en México, el Centro de Estudios sobre la Impunidad y de Justicia daba a conocer el Índice de Impunidad de México, el IGI-MEX-2016, realizado por investigadores de la Universidad de Las Américas de Puebla.

Y ES QUE COMO EN la ley de la selva, en donde el más fuerte se friega irremediablemente al más débil, vemos con resignación como la impunidad forma ya parte de nuestra forma de ser y como algo normal.

NUESTRA HISTORIA ESTÁ PLAGADA DE impunidad, desde la pedrada al emperador azteca Moctezuma II, hasta los recientes sucesos que publican a diario las noticias y se van multiplicando sin parar.

SIN IR TAN LEJOS, SUCESOS como el desfalco al fondo de pensiones de los profesores y el desbasto del Hospital del Magisterio, están impunes; los responsables –por comisión y omisión- de la masacres de Allende, siguen impunes; el asesinato de un obrero sigue sin detenidos –a pesar de haber sido identificados los culpables- al contar con la protección de la aristocracia sindical.

DE LA MISMA MANERA LOS robos y asaltos cotidianos siguen impunes, y cuando llegan a detener a los bandidos son liberados en unas cuantas horas sin castigo alguno. La lista de ejemplos es larga y por supuesto sin dejar de mencionar la impunidad policiaca y la opacidad de los responsables del destino de la mega-deuda de nuestro Estado.

DEBIDO A TODO ESTE TIPO de sucesos, los datos apabullantes que aparecen el IGI-MEX-2016, lamentablemente ya no sorprenden al saber que México, por segundo año consecutivo sigue ocupando el segundo lugar en los índices de mayor impunidad entre 59 países analizados.

NO SORPRENDE SABER QUE MENOS del 1 por ciento de los delitos en México son castigados mientras el 99 por ciento permanecen impunes, y eso sin contar que solo se denuncian 7 de cada 100 delitos cometidos.

ESTO DEBIDO A LA DESCONFIANZA en las autoridades y a la pérdida de tiempo que ello representa, y al no denunciar los delitos, tanto la investigación como el castigo, siguen brillando por su ausencia.

RESPECTO A LA IMPARTICIÓN DE Justicia de los delitos consumados en México, solo el 5 por ciento es sentenciado mientras el 95 por ciento permanece impune. Así mismo el promedio nacional de jueces y magistrados por cada 100 mil habitantes es de 3.5, mientras que a nivel mundial el promedio es de 16.

Y POR LO QUE RESPECTA al personal responsable de cuidar a los presos en los CERESOS estatales, hay 20 policías por cada 100 presos, mientras que el promedio mundial es de 47. De la misma manera, mientras el promedio nacional de sobrepoblación penal es del 30 porciento, a nivel mundial es del 17 por ciento.

ESTO HA OCASIONADO QUE HAYAMOS dejado de creer en las instituciones y, al ver que no pasa nada, creemos que se puede infringir la Ley sin recibir castigo alguno. La impunidad se ve como un hecho natural o inevitable, donde violar la Ley es socialmente aceptado, es un juego en no respetar las leyes y evitar ser atrapado, como se puede apreciar en el IGI-MEX-2016.

DELINQUIR YA NO IMPORTA, LO importante es no ser descubierto. Se le tiene mayor miedo a salir en la nota roja que ser procesado.

ADEMÁS DE SER ORIGEN Y destino de la corrupción, de la inseguridad y de la violación a los derechos humanos , la impunidad se nutre de los delitos no denunciados y por el deficiente funcionamiento e incapacidad de los sistemas de seguridad pública y Justicia que padecemos.

TAMPOCO SORPRENDE QUE EN EL IGI-MEX-2016 Coahuila aparece clasificado con un índice de impunidad muy alto a nivel nacional, en séptimo lugar, tan solo abajo del convulsionado Estado de Guerrero.

ESTAMOS MUY LEJOS DE SER un Estado moderno formado por una sociedad activa que exija cuentas a sus autoridades, en el que el poder judicial sea independiente del poder político, en el que las instituciones de justicia y el sistema penitenciario sean sujetos de mayores niveles de evaluación por parte de los Congresos locales.

ES URGENTE CONTAR CON UN sistema de profesionalización de las instituciones de seguridad pública y de Justicia, revisar la autonomía de las Comisiones de Derechos Humanos estatales y, entre otras acciones, proteger y promover el ejercicio del periodismo independientemente.

LA IMPUNIDAD YA REBASÓ A todas las instancias de gobierno. Por ello urge la participación de actores no gubernamentales, como la sociedad civil, el sector privado y medios de comunicación, entre otros.

POR ÚLTIMO ¿CUÁNTAS ORGANIZACIONES CIVILES confiables conoce usted en Monclova que estén trabajando al respecto? Si sabe de alguna por favor avísenos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add