Los ciclos estacionales en la Tierra se han observado formalmente desde la aparición del hombre. Hoy nos toca la primavera y al punto de su llegada se le llama equinoccio.

El equinoccio es el fenómeno en el cual el sol hace un recorrido eclíptico sobre la Tierra, cruzando por el Ecuador y pasando del hemisferio sur al norte. Durante este evento el día y la noche son iguales en todo el mundo, con una duración de 12 horas cada una.

Equinoccio proviene del latín y significa euqus (igual) y nox (noche). Cada año suceden dos equinoccios, el de primavera y el de otoño, los equinoccios pueden variar en su arribo por algunas horas.

Todos esperamos con ansia la llegada de la primavera, pues en esta estación suceden los fenómenos naturales más notorios y agradables para la naturaleza. Los cambios no se hacen esperar: aparece la floración así como el brote de hojas y retoños tiernos en pastizales, floresta y arbustos, dando un alimento especial para herbívoros mayores y menores.

Muchas características podemos citar de la primavera, claro que por naturaleza diremos que es la estación más hermosa porque la temperatura es más agradable, así como sus suaves vientos y el verdor de los bosques, selvas y campos, las suaves lluvias y las luminosas tardes, el movimiento continuo de las aves e insectos y los cielos transparentes con tenues nubes.

Mas todo lo que cité hoy se ve afectado por el cambio climático, y mucho se ha perdido de este fenómeno. Científicos y especialistas en medio ambiente han observado transformaciones muy notorias de pocos años a la fecha; se han visto desvanecidas las estaciones puesto que se han perdido las características básicas de cada una de ellas.

Por ejemplo, podemos observar en cualquier lugar del planeta cómo plantas que eran de temporada muy específica han cambiado sus habituales procesos de desarrollo; hablando de estaciones cálidas citaré como ejemplos el diente de león y la margarita que solían ser flores de verano, y ahora permanecen en flor todo el invierno; también los insectos están respondiendo en forma similar, ciertas mariposas aparecen en enero y no en marzo o abril.

Las plantas, los insectos y las aves son indicadores directos del deterioro de nuestro medio, su comportamiento así nos lo indica. Algo tenemos que hacer para que nuestros ciclos naturales se conserven cuando menos como ahora están.