×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
25 Enero 2017 04:00:00
Cimientos que deja una ciencia
La semana pasada sucedió algo sin precedentes en la ciudad de Monterrey; un evento desafortunado que marcó a la comunidad estudiantil y a la sociedad en general. Un alumno de secundaria inició un tiroteo dentro del salón de clases. Este acto de violencia pudiera ser un reflejo del mundo en el que vivimos. Un mundo en el cual abunda el odio, donde nuestras vidas pasan tan rápido, que muchas veces no nos damos cuenta de lo que sucede. Estas situaciones son verdaderamente alarmantes; entre muchas otras cosas que podemos hacer un cambio de esto, es impulsar y fortalecer ciencias como la Ética y Filosofía en los sectores educativos de nuestro país.

Una de las filósofas más importantes de nuestra época, la doctora Adela Cortina nos habla de la importancia que tiene estudiar estas dos materias durante la etapa estudiantil. Antes que nada, es importante definir estos dos términos. Ética es el uso de la razón que se implica en la acción humana; mientras que Filosofía significa amor al conocimiento. La doctora Cortina expone cuatro tareas fundamentales de la filosofía, las cuales se consiguen mediante el estudio de la misma. La primera tarea es ayudarnos a reflexionar, realizar el tan famoso autoexamen del que Sócrates hablaba. Una acción aparentemente sencilla como ésta nos ayuda a recuperar nuestra libertad tanto individual como colectiva, dejando de lado asuntos perturbadores o triviales que poco a poco, han monopolizado nuestra vida para enfocarnos en asuntos positivos o de mejoramiento.

Desarrollar la capacidad crítica y derrumbar fundamentalismos y dogmatismos es la segunda tarea de la Filosofía. Actualmente es menester que la gente sea escuchada y exprese su opinión. Un derecho tan relevante que viene con una responsabilidad muy grande; aquí entra el papel de la filosofía. Cualquier crítica debe estar basada en convicciones personales y uno debe estar siempre abierto al diálogo y a la argumentación. Además, es muy importante conocer el tema a profundidad antes de forjar un criterio propio.

El tercer objetivo, ligado con el anterior, es lo que la autora clasifica como “el arte de la argumentación”. Hay que saber defender nuestra opinión utilizando argumentos o razones, mismos que los demás deben de poder entender, para que con ello tomen, rechacen o propongan otro tipo de manifestaciones. Es indispensable para una sociedad democrática y pluralista como la nuestra saber argumentar de manera correcta.

Por último, la Filosofía es útil también para “forjar ciudadanos libres e iguales”, lo cual engloba las tres tareas anteriores. Hoy en día es sumamente difícil generalizar opiniones y costumbres debido a que vivimos en un mundo moralmente pluralista. Esto, no significa que se deban perder valores, al contrario, se deben transmitir aquellos que consideramos más importantes, dentro del salón de clases y tanto fuera de él. Sin embargo, es importante que los alumnos cuestionen, refuten, argumenten y elijan de manera acertada, ya que de ellos depende hacer sus propias vidas.

Es trascendental que dejemos de tomarnos a la ligera ramas del conocimiento cruciales como lo son la ética y la filosofía. Vivimos en un mundo en constante cambio y bombardeados de información, por lo que es fundamental saber discernir entre lo que está bien, lo que está mal y qué es lo mejor para todos. Si trabajamos juntos podremos, poco a poco, construir una ciudadanía participativa e informada, pero ante todo libre, más democrática y justa.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add