Allá por Sonora y Sinaloa le dicen “topes” a los juegos de beisbol, sobre todo a los juegos de pretemporada, como los que empiezan a tener los Saraperos de Saltillo antes de partir rumbo al Bajío, donde tendrán actividad durante los próximos 10 ó 12 días. Más allá de los resultados y de los rivales, lo importante para los jugadores de Saraperos es ir entrando en tiempo de juego. En forma, en la condición física y mental que se necesita para enfrentar una temporada completa de Liga Mexicana.

Porque además de tener talento y cualidades para jugar beisbol, hay que tenerlas listas y al día para jugar seis veces por semana. No es fácil y mucho menos manteniendo un nivel de competencia profesional. En estos primeros juegos hemos visto a jóvenes buscando quedarse en el primer equipo. Hay que recordar que “allá en los obscurito”, donde sesiona la Liga Mexicana, decidieron que para esta campaña deberá haber novatos en el róster con ciertas especificaciones reglamentarias. Las especificaciones han de ser “secretas”, algo así como el tope salarial que también se impuso en la Liga para esta campaña para los jugadores mexicanos; ya había tope para los extranjeros.

Algún día, espero que no muy lejano, la Liga va a entender que entre más le explique a la gente, a la afición, que es la que hace posible el evento, las reglas con las que se está jugando, la gente, los aficionados se interesarán más en el producto que la LMB está ofreciendo. Por lo tanto, se hará mucho más popular y por lo tanto un producto mucho más vendible. Aunque algunas veces parece que ese vendedor no quiera anunciar muy fuerte su producto, porque se le podía acabar y luego... ¿qué vendía?

Sin duda ésta será una temporada interesante. Para Saraperos el reto de regresar a los primeros planos, donde había estado desde el inicio de la primera “era Ley”, y dejar claro que lo que sucedió el año pasado, que quedaron en último lugar, fue un “simple accidente”, de ésos que ocurren generalmente por descuidos. Algunas veces pequeños, algunas veces no tanto. Para este 2012 se ha comenzado con una buena pretemporada. Por lo pronto comenzó en sus instalaciones, a diferencia del año pasado, que por las obras de remodelación del “Madero” hubo que empezar en Ramos Arizpe. Lo que bien acaba es porque generalmente comenzó bien y esto ha tenido un buen comienzo. Pero hay que seguir trabajando; esto está apenas por comenzar.