×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
01 Noviembre 2017 04:00:00
Conexión muy mexicana
El fin de semana pasado tuve la oportunidad de ver en el cine uno de las películas más esperadas de esta temporada, Coco. Esta cinta, producida por las compañías de Disney y Pixar, cuenta la historia de Miguel, un niño que para lograr sus sueños debe ir en contra de las costumbres familiares. Sin embargo, lo que más llama la atención sobre la película, es la trama entrelazada con una de las tradiciones de mayor antigüedad y de las más queridas en nuestro país: El Día de Muertos.

Esta festividad, que data desde las culturas prehispánicas, es una celebración de la vida, la muerte y el momento de transición entre una y otra. El folclor mexicano establece que el 2 de noviembre es el día en el que las almas de los difuntos pueden visitar a sus seres queridos en el mundo de los vivos. Este tipo de costumbres son motivo de orgullo, y, además de reflexión. Es una época que nos permite recordar a todas aquellas personas que no están físicamente con nosotros; pero al mismo tiempo, para celebrar y agradecer que nosotros sí estamos aquí.

Ver esta película me permitió recordar momentos especiales, aquellos que viví con esas personas que ya están “del otro lado”. Aunque puede causar muchos sentimientos y emociones, es importante que atesoremos estas memorias ya que el muerto se va cuando el olvido los sepulta. Por otro lado, es importante no sólo apreciar a todas las personas que queremos todo el tiempo no sólo un día en específico.

A pesar de que el país de origen de la película es Estados Unidos, Coco logró mover los sentimientos de muchos mexicanos que nos hemos sentido identificados de una u otra manera. Es, además, una representación fiel a una parte de nuestra cultura, colores, sabores y sonidos. Esta película logró que muchos recordáramos la gran variedad de tradiciones maravillosas que hay en México; en otros casos, logró que las personas armaran su propio altar de muertos.

El mundo sabe el inmenso patrimonio cultural que hay en nuestro país, pero ¿nosotros lo sabemos realmente? No dejemos que el momento de apreciar nuestras tradiciones sea solamente cuando se pone de moda, sino que hay que involucrarnos en nuestra comunidad e informarnos para poder preservar estas costumbres que se han ido heredando a lo largo de la historia. Aprovechemos la oportunidad tan grande que se nos ha presentado: nuestra cultura ha sido presentada ante el mundo, y probablemente, mucha gente que no tenía idea se puede enamorar de un lado de México que no es tan conocido como algunos otros. Es igualmente importante comprender que no es tarea de ninguna casa productora, ni de directores o artistas promover nuestra cultura. Ese es el trabajo que nos toca como mexicanos: estar orgullosos de lo que somos, lo que tenemos y de la inmensa herencia cultural que poseemos. Recordemos que somos mucho más que cualquier estereotipo del que seamos víctimas, y sólo depende de nosotros demostrar la verdadera riqueza de nuestro país.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add