×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
13 Enero 2018 04:07:00
Conflicto superado
La invasión de terrenos en el Parque Industrial Mieleras el 2 de enero, segundo día de la Administración de Jorge Zermeño (PAN), generó reacciones en los organismos empresariales y suspicacia en otros sectores. Primero, porque un acto de esa magnitud tenía décadas de no registrarse; y segundo, por el recuerdo de que, en 2006, al inicio de otra gestión panista, Torreón empezó a ser castigado por el Gobierno estatal. En los siguientes años, la metrópoli se convirtió en una de las ciudades más violentas del mundo. El gobernador era Humberto Moreira y el alcalde José Ángel Pérez.

Los terrenos, propiedad de una familia de apellido Acosta, fueron ocupados por alrededor de medio millar de personas. Los dueños presentaron una denuncia por el despojo de 150 hectáreas de la fracción Loreto. Una de las primeras hipótesis fue que la invasión la organizaron líderes del PRI para desestabilizar el Gobierno de Zermeño, quien trató de persuadir a los ocupantes de abandonar los terrenos y ofreció un programa de pies de casa para las familias sin vivienda.

El 6 de enero, la Canacintra de Torreón dirigió un desplegado al gobernador Miguel Riquelme y al alcalde Jorge Zermeño para exigir “el inmediato desalojo de los predios ubicados en el Sector Industrial Mieleras, haciendo imperar la legalidad y evitando viejas prácticas que ofenden e inhiben la atracción de inversiones, así como la generación de empleos tan necesarios para nuestra muy golpeada comarca lagunera. Confiamos en su inmediata intervención, privilegiando siempre el Estado de derecho durante su periodo de gobierno”.

Una nota de Edith González recuerda que, en abril de 2003, al principio de la Administración de Guillermo Anaya (PAN), se invadieron terrenos donde se estableció la colonia Zaragoza Sur (uno de los bastiones del PRI). Los predios fueron regularizados en el Gobierno de Humberto Moreira (El Siglo de Torreón, 05.01.18).

La ocupación ilegal de terrenos en el Parque Industrial Mieleras provocó una controversia entre el gobernador Miguel Riquelme y el alcalde Zermeño, pues mientras el primero advirtió que además de líderes del PRI, Antorcha Campesina y el PAN habían participado en el despojo, el segundo aseguró que los instigadores de la invasión era gente ligada al PRI; la acción –dijo– no fue espontánea (El Siglo de Torreón, 07.01.18).

El problema se resolvió el 7 de enero por la madrugada con el desalojo de alrededor de 150 personas, encabezado por el fiscal general del estado, Gerardo Márquez. En el operativo participaron Fuerza Coahuila, la Policía Municipal y Protección Civil. Según un comunicado de la Presidencia Municipal, el desalojo fue pacífico. La Fiscalía General del Estado informó que algunas personas se resistieron, pero no hubo detenidos.

La invasión de terrenos urbanos y agrícolas en La Laguna y en el país floreció hacia finales del sexenio del presidente Echeverría. La industria del “paracaidismo” produjo grandes fortunas y enriqueció a falsos líderes sociales devenidos después en políticos. El caso del Parque Industrial Mieleras debe alertar al estado y al municipio, pues hechos similares o de otra índole podrían interpretarse como un castigo a Torreón por haber preferido la alternancia, como pasó en el Gobierno de Humberto Moreira. La intervención de las autoridades desactivó un conflicto que pudo haber escalado y al final Riquelme y Zermeño se dieron la mano.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add