×
Katia D'Artigues
Katia D'Artigues
ver +

" Comentar Imprimir
18 Noviembre 2016 04:00:00
Correcciones infantiles a EPN
» Margarita, Calderón y los Fox

Cito a la niña Andrea Lomelí, famosísima porque fue quien corrigió públicamente al secretario Aurelio Nuño, al decirle que hay que enunciar mejor la doble “e” en la palabra “leer”, esta semana. Ahora la entrevistaron y ella, como observadora cercana de noticias, también tiene otra observación aguda:

—Lo que me preocupa más es que nuestro presidente no sepa tanto. Sus frases que inventa (como) ‘lo bueno casi no se cuenta’ no me gustan porque esa frase es un poquito ridícula. Porque lo bueno no se debe contar, se debe ver.

Un meme fantástico que vi ayer mostraba a un Nuño que le decía al presidente que le habían corregido al decir “ler” y EPN contestaba: “No lo puedo crer”.

Me da mucho gusto la viralización del comentario porque a todos nos recordará que hay que enunciar mejor. Y porque uno descubre niñas con opiniones propias como la pequeña Andrea, a quien felicito.

Margarita Zavala presentó un libro biográfico: “Margarita, mi historia”. En sus 187 páginas hace un recuento de su vida, intenciones y algunos pasajes interesantes. Me concentro más en las “notas”: Su carrera y la de Felipe Calderón; la relación con la “pareja presidencial” de Vicente Fox y Marta Sahagún; algunos pasajes del Gobierno, Ricardo Anaya y, claro, la guardería ABC.

—Cuando recapitulo, entiendo que nuestras carreras políticas han corrido en paralelo— dice y asegura que siempre ha construido su propia carrera. Declara que nunca ha usado el “de Calderón” y desde que Carlos Castillo Peraza estaba en la presidencia del PAN supo darles su lugar a cada uno.

Cosas de la vida. Margarita participó, con un seudónimo, en un concurso de ensayos en Promoción Política de la Mujer, cuyo premio sería un viaje para participar en la Cuarta Conferencia Mundial de Naciones Unidas sobre la Mujer. Zavala quedó en segundo lugar y asistió; pero ¿sabe quién calificó su trabajo? Carmen Aristegui.

Interesantes son los pasajes que dejan clara la tirantez de la relación con Vicente Fox y Marta Sahagún; durante el gobierno de Fox y también durante la transición.

Como que fue candidata a encabezar el Instituto Nacional de la Mujer, junto con Amalia García o Cecilia Loria; pero rechazó la propuesta. Al frente quedó Patricia Espinosa.

No fue el único desaire. Marta Sahagún anunció en un evento que quería que Zavala encabezara la fundación Vamos México, propuesta que rechazó. Ella estaba al frente de la Secretaría de Promoción Política de la Mujer, en el PAN.

También relata cómo fue el destape de Felipe Calderón cuando era secretario de Energía, y las broncas que esto generó tanto con Vicente Fox, como con Marta Sahagún y el propio Santiago Creel, entonces secretario de Gobernación (y el candidato de Fox).

Dos detalles más: a Calderón le dieron la constancia el día 6 de septiembre y la esposa de Fox recibió a Zavala hasta finales de ese mes para revisar cómo era la residencia presidencial y las cabañas para adecuarlas. Cuenta que Marta se llevó hasta las cortinas con todo y el sistema eléctrico con que se abrían; que dentro de Los Pinos había un cine de la cadena Cinépolis.

Los Fox abandonaron la residencia oficial hasta el 28 de noviembre. Se fueron a una cabaña y el 30 finalmente partieron. “Es que Vicente no tiene dónde vivir”, justificó Sahagún.

Sobre la toma de posesión relata que Beatriz Paredes recomendó a Calderón usar un chaleco antibalas para asistir a la toma de posesión; pero no lo usó. El caos no sólo era por los diputados. Mientras que los Calderón Zavala viajaban a San Lázaro, desde Los Pinos pedían tiempo porque Fox ¡aún se estaba bañando!

Ya en la Presidencia, los casos de la guardería ABC y la masacre de jóvenes en Villas de Salvárcar en Ciudad Juárez, fueron dos de las situaciones que la marcaron más. Sobre la tragedia de Hermosillo relata la relación que tenía con una de las socias, Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella, familiar suya en sexto grado:

—Más tarde hubo una foto del cumpleaños ochenta de mi mamá y dijeron que aparecía ella; cuando en realidad era su mamá... reconozco que me dolió pagar el costo de una mentira con la que se me acusaba y hostigaba. Se me señaló sin ninguna prueba, porque nunca la hubo. Pero nada se compara con el dolor de las víctimas, de las mamás y los papás...

En la página 171, Zavala reproduce parte de un diálogo con Calderón durante la presidencia en días “oscuros” que no deja de ser interesante sobre la soledad del poder (de la cual, supongo, habrá aprendido):

—Felipe me confiaba: ‘Doy órdenes que no se cumplen, directrices que no se siguen. A veces me siento como en una pesadilla en donde quieres correr y no puedes mover las piernas’. Sobre Ricardo Anaya, su hoy contrincante por la candidatura presidencial, recuerda un diálogo con él cuando ella lanzó su video.

—Mira, Margarita, te voy a ganar en la campaña porque estoy totalmente respaldado con liderazgos y dinero— le dijo Anaya.

¿Pues no que no lo ha decidido Anaya? Qué raro.

Sobre la búsqueda de la candidatura presidencial y sobre la posibilidad de negociar con el presidente de su partido, es enfática:

—Mucha gente trató de convencerme para que negociara con Ricardo Anaya su apoyo —me salieron decenas de ricardistas— pero yo ya le perdí la confianza.

El libro finaliza en la página 187 con la cita:

—Quiero ser presidenta de México.

A esperar de nuevo. En eso anda el equipo de abogados de Elba Esther Gordillo, luego que la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación rechazó el proyecto del ministro José Ramón Cossío de atraer el amparo tramitado por la ex lideresa magisterial por negársele la prisión domiciliaria. Sólo los ministros Cossío y José Pardo Rebolledo votaron a favor, y en contra Arturo Zaldívar, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y Norma Piña Hernández. Ahora regresará al Quinto Tribunal Colegiado en Materia Penal donde se deberá resolver en definitiva.
No sólo Gordillo Morales tuvo malas noticias judiciales.

Al ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés le fueron dictados dos autos de formal prisión. Uno por delitos de lavado de dinero y defraudación fiscal equiparada; otro más por lavado de dinero y delincuencia organizada.

La familia buscará que al ex gobernador se le traslade al penal del Altiplano, donde está recluido su hijo Guillermo Padrés Dagnino. Iveth Dagnino, esposa del ex gobernador denunció que también podrían detenerla. Ya hasta congelaron sus cuentas bancarias.
Y la pregunta obligada, ¿Y Javier Duarte?, ¿y Roberto Borge?

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
http://blogs.eluniversal.com.mx/camposeliseos/
http://twitter.com/kdartigues

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add