Las opciones en el mercado se han triplicado en unos cuantos años y no sólo en cuestión de marcas, sino también en los diferentes tipos. Personalmente creo que ninguna se compara con la leche pura que tomábamos hace algunos años.

Por principio de cuentas, no todas las que se exhiben en los anaqueles son leche 100%, la que es real aporta 58 nutrimentos, según la Cámara Nacional de Industriales de la Leche (Canilec), y de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana NOM-155-SCFI-2003, para que la leche sea tal tiene que tener un mínimo de 30 gramos de proteína por litro, de los cuales por lo menos 21 gramos deben ser caseína.

En los mismos estantes donde se exhiben los envases de leche se incluyen los de fórmulas lácteas y otros productos lácteos combinados, los cuales se “fabrican” a partir de algunos componentes de la propia leche, pero a diferencia de ella, contienen menos proteína: 22 y 15 gramos, respectivamente.

El 84% de los consumidores compra fórmulas lácteas sin saber que no se trata de leche pura, y esto es provocado principalmente porque se ubican en las tiendas y supermercados en el mismo lugar y sin ningún tipo de división de las que sí lo son. Además de que utilizan publicidad engañosa, ya que su etiqueta o su marca dicen o hacen alusión a la leche o muestran imágenes que lo sugieren.

Por ley, se supone que estos productos deben señalar claramente su denominación en el envase y, desde luego, no pueden denominarse leche ni sugerir que lo son. Si adicionan grasa vegetal, deben aclararlo, pero si usan grasa butírica, la norma no permite que se clasifiquen como las leches lo hacen (“entera”, “parcialmente descremada” o “descremada”), aunque sí deben declarar el tipo y el contenido de grasa.

Por otro lado, el producto lácteo combinado puede tener un contenido proteínico aún más bajo: un mínimo de 15 gramos por litro de proteína propia de la leche, de los cuales 10.5 gramos por litro deben corresponder a caseína. Tenga cuidado con su elección, quizás no deba basarla sólo en el precio.

Usted puede verificar qué tipo de producto está comprando con sólo leer las etiquetas del mismo, en ella se encuentran las especificaciones del contenido del envase.

En lo que se refiere a los procesos de esterilización, cuando se habla de leche pasteurizada es que ha sido sometida a un proceso de calentamiento moderado para destruir organismos patógenos y mantener sus cualidades fisicoquímicas.

Mientras que la ultrapasteurizada, lo que sucede es que se calienta a temperaturas muy altas por un breve periodo, enfriándola bruscamente para garantizar la esterilidad comercial y envasado aséptico, ésta tiene mayor vida en los anaqueles sin necesidad de refrigeración.

Las marcas mejor posicionadas de acuerdo al estudio de calidad realizado por el Laboratorio Nacional de Protección al Consumidor (Profeco/2006), y que pueden encontrarse en Saltillo son: ultrapasteurizadas, Boreal, Lala Premium, Parmalat, San Marcos, Sello Rojo. Parcialmente descremada y semidescremada: Alpura 2000, Hill Country Fare, Lala, Parmalat Semi, San Marcos y Sello Rojo. Descremadas ultrapasteurizada, Great Value, Lala Siluette Plus, Nestlé Svelty Lactofibras, Parmalat Light y Sello Rojo Light. Con grasa vegetal ultrapasteurizada: Alpura 2000 sin colesterol, Fortileche, Nestlé Omega Plus, Nestlé Omega Plus y Hierro y Lala Vive.

Entre las fórmulas lácteas las mejores son: Bonaleche, Nutrileche y Mileche.

En relación al precio, varían, pero se mantienen en un rango que va de los 9 a los 15 pesos.

¡Fíjese bien!

En algunas marcas que expresan la palabra “light” no se cumple con los requisitos para ser considerada como baja en grasas, incluso llegan a tener más grasa que las descremadas.

Recuerde que no por ser deslactosadas, las leches de este tipo no contienen azúcar. El proceso para eliminar la lactosa involucra sólo un tipo de azúcar no todos los azúcares que puede contener la leche, como la glucosa.

En la actualidad, la mayoría de las leches que se venden en los supermercados, además de contener los nutrientes propios de la leche, vienen adicionadas con más vitaminas, sobre todo con vitamina A y D.

Comúnmente existen engaños en el nombre o con imágenes sobre los productos lácteos en los que se trata de dar la idea de que son leche 100 por ciento. Ejemplos de esto pueden ser Best Choice, Bonaleche, Mileche y Nutrileche.