×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
12 Octubre 2016 04:00:00
De frente a la sociedad
El lunes, en Saltillo, fue el Encuentro del Presidente Enrique Peña Nieto con la sociedad civil, con la asistencia de representantes de medios de comunicación, asociaciones civiles, organismos religiosos, jóvenes estudiantes, empresarios y representantes de diversas cámaras empresariales, entre otros. Uno de los motivos de su novena visita a nuestro estado tuvo como propósito dar inicio a un ciclo educativo por parte de la puesta en marcha de nuevas Universidades Politécnicas; en donde, además de inaugurar instituciones universitarias, hizo algo diferente: abrió espacios de diálogo con las y los ciudadanos, incentivando ese contacto político-social con temas contractuales de nuestros habitantes.

Mediante este tipo de ejercicios el Representante de nuestro país presenció y escuchó la voz propia de los coahuilenses. Los ahí presentes tuvieron el espacio para exponer sus inquietudes y hacer las preguntas que quisieran sin censura, dando respuesta a cada una de ellas. Fue testigo de cómo los ciudadanos al exponer problemáticas o críticas centraban ideas de superación y trabajo. Tal es el caso de la señora Olga, que expuso al mandatario la situación referente al caso del municipio de Allende, sobre lamentables hechos que se vivieron años atrás y en donde desaparecieron personas a manos de grupos delictivos.

Madre de una joven desaparecida y representante de la Asociación Civil Alas de Esperanza, señaló que aun cuando el dolor jamás dejará de existir por la pérdida de sus seres queridos, reconoce que se han hecho esfuerzos muy importantes por parte del Gobierno del Estado, en coordinación con el Gobierno federal y las familias de los involucrados, y que de esos esfuerzos se ven buenos resultados: como el obelisco que se construyó para recordar a sus familiares, delincuentes detenidos o los años que ya no han presentado homicidios en la localidad; por lo que pidió que es tiempo de ver de hoy en adelante para apoyar a los niños huérfanos o adultos mayores que quedaron en el desamparo ante tal situación, a lo que el Presidente se comprometió a continuar trabajando para cumplir con esas demandas.

Esta conversación trajo a mi mente un artículo de Mario Vargas Llosa, titulado El Precio de la Paz e inspirado en un texto de Héctor Abad Faciolince, que publicó en El País, en el que explica por qué está a favor del acuerdo de paz del gobierno de Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, con las FARC, aun y cuando vivió una trágica historia familiar en la que su padre fue asesinado por paramilitares y su cuñado secuestrado en dos ocasiones para cobrar rescate.

El cuñado, por supuesto, dice “no estoy en contra de la paz, pero para lograrlo no puede haber impunidad”. Quiere que haya justicia, y Abad dice que para poder vivir como gentes civilizadas y lograr la paz, hay que pagar ese precio, ya que sería un sueño derrotar y llevar ante tribunal y cárcel a todos los insurgentes.

Sin duda alguna el enfoque deber ser luchar por la legalidad y justicia, pero muy apremiante el comentario acerca de ocuparnos de los daños producidos a los afectados. Este ejercicio fue muestra de apertura y de diálogo en el que el Mandatario se expuso a la crítica, y señaló que es bien recibida por ser crítica constructiva. Es de admirar las posturas de nuestros ciudadanos sin miedo a hablar y a participar con propuestas. Qué haya más de ellos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2