×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
21 Diciembre 2016 03:00:00
Desabasto de alimento y seguridad en Saltillo
El desabasto de gasolina en la cabecera municipal de Saltillo, es un problema que en los últimos años está sucediendo cada vez más recurrente en donde nadie saca un comunicado oficial ni por el lado de Pemex, así como aquellas gasolineras de la localidad.

Hay muchas versiones, pero nada oficial, desde despachadores hasta encargados de las gasolineras, sin embargo, sus dueños nunca dicen nada porque de acuerdo a quienes están encargados de ellas sus propietarios nunca asisten más que una o dos veces al año.

Uno de los argumentos más comunes entre las mismas gasolineras es que la gasolina se escasea porque son robadas las pipas de Pemex, o porque son desviadas al estado vecino, es decir, Nuevo León; dejando en desabasto a Saltillo.

Otros gasolineros aprovechan para dar promoción a aquellas que todavía pertenecen a Pemex, de decir, que sus gasolineras siempre hay combustible porque son independientes, o sea, están privatizadas y cuentan con sus propias pipas. Sin embargo, esta publicidad solo dura por unos cuantos días porque tarde o temprano también se quedan sin gasolina viéndose obligados a tener que cerrar momentáneamente.

Hay quienes opinan que el desabasto de combustible se debe a que, en la capital de Coahuila, ya son muchos vehículos rebasando la demanda de gasolina siendo insuficiente las gasolineras de Saltillo, por el exceso de carro que siempre sale más en circulación en esta época navideña. Algo que no suena tan descabellado porque casualmente se ve a simple vista el tráfico en toda la ciudad durante el día sin haber horas picos, tal pareciera como si muchos tuvieran guardado sus unidades y esperaran el mes de diciembre para salir hacer sus compras.

Es muy fácil culpar el desabasto de gasolina en Saltillo, a Pemex, mientras los mismos despachadores opinan que es una falta de organización por parte de los dueños de las gasolineras de no prever anticipadamente el abastecimiento de la gasolina.

No falta tampoco las opiniones de tratarse de una estrategia de esperarse para los nuevos precios de la gasolina que a principio de cada año hacen para tener mayores ganancias.

En aquellas gasolineras que llegan a surtir es impresionante la fila de automovilistas que están en espera para ser de los afortunados de alcanzar hasta la última gota de combustible y en sus rostros se ve reflejado las caras de preocupación para alcanzar gasolina.

Como si se tratase próximo a un apocalipsis los saltillenses en busca de aquellas gasolineras que tienen combustibles y esas largas filas en esperar a llenar o rellenar sus tanques también han sido motivos de discusiones, mentadas de madre y hasta golpes.

Pero la culpa de los dueños de gasolineras que pertenecen todavía a Pemex, así como aquellas que son llamadas independientes por pertenecer a particulares y presumen de tener sus propias pipas y no estar sujetos a las condiciones Petróleos de México, va más allá de las consecuencias de los automovilistas en no contar el suficiente combustible para sus tareas y labores cotidianas.

La irresponsabilidad de los propietarios de gasolineras de la cabecera municipal de Saltillo, son los únicos responsables del desabasto de gasolina quienes egoístamente solo piensan en sus bolsillos sin importarles la cadena de consecuencias que se vienen ya que no solo afecta a conductores, sino al resto de la cadena de producción principalmente a los distribuidores de mercancía y alimentos de la ciudad.

Tan así es de evidente el problema de ésta cabecera municipal que ni en Monterrey, o en Torreón, están sufriendo el desabasto de gasolina; es más, ni siquiera se han dado por enterado y ambas ciudades son también la pasada de miles de vehículos que transitan en ésta temporada decembrina, así que tampoco es un argumento válido pues en todo el país los viajes aumentan en ésta época, sin excepción alguno.

La Cámara de Comercio, local no ha hecho nada al respecto en presionar los gasolineros de la localidad, pues de continuar así, pronto existirá el desabasto de alimentos en supermercados y el sector restaurantero porque no hay gasolina suficiente para el abasto de la misma ciudad y todo por culpa de la mala planeación y pereza de los propietarios de las gasolineras de Saltillo.

Pero eso sí mucho certificado la ciudad como su título muy rimbombante Saltillo la más segura para vivir y más tranquilo, si pronto tampoco gozara de patrullas para hacer sus rondines o simplemente para un operativo porque no tienen gasolina los vehículos. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add