×
Leopoldo Ramos
Leopoldo Ramos
ver +

" Comentar Imprimir
28 Febrero 2016 05:05:19
Desaparecidos: problema cercano
La desaparición de personas en México es un problema que no se detiene, por el contrario, está en franco crecimiento. Si bien en 2006 inició el “alarmante incremento” en los casos, debido a la guerra desarticulada que Felipe Calderón inició en un intento por legitimarse y dar fortaleza a su gobierno, el problema siguió creciendo con Enrique Peña Nieto, donde aparentemente se fortalecieron las instituciones encargadas de frenar y resolver el problema y atender a las familias de las víctimas.

¿Por qué las desapariciones en México se siguen multiplicando? ¿Por qué la gran mayoría de los casos siguen sin ser resueltos? El motivo en el Gobierno federal del PRI con Peña Nieto es el mismo al que hubo en el del PAN con Calderón: la impunidad está vigente por la indolencia y la simulación de las autoridades.

Se suponía que con Calderón el creciente número de desapariciones, tanto las cometidas por agentes del Estado como por civiles, era un problema que se iba a frenar para dar tiempo a las autoridades a resolver caso por caso. Para ello se fortalecieron las áreas de investigación en la PGR y se creó una unidad especializada en la Policía Federal, se habló sobre acciones
concretas de las áreas de derechos humanos de la Secretaría de Gobernación y de la PGR para atender las necesidades de los deudos, pero nada de ello ocurrió y el sexenio ya rebasó su primera mitad.

De acuerdo con reportes oficiales y con datos recabados por activistas de derechos humanos, organizaciones que agrupan a familiares de desaparecidos y a organismos autónomos internacionales, en México hay más de 27 mil 600 personas desaparecidas, a las que autoridades del Estado se resisten a llamar como tal y denominan “no localizadas”.

De las 27 mil 638 personas desaparecidas, de acuerdo con denuncias registradas, 20 mil 203 son varones (73.1%) y 7 mil 435 mujeres (26.9%), de acuerdo con el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, que elaboró el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Luego está la “cifra negra”, es decir, los delitos que no se denunciaron, y cuando esto ocurrió, quedaron en nada, pues la autoridad correspondiente no inició una investigación. La encuesta nacional de victimización y percepción sobre seguridad pública 2015 señala que en 2014 la cifra negra en México de desaparecidos fue de 92.8% respecto a la oficial y un año antes fue de 93.8 por ciento.

En su informe Un Trato de Indolencia. La respuesta del Estado frente a la desaparición de personas en México, que el 14 de enero presentó en la Ciudad de México y el viernes por la tarde replicó en Saltillo, Amnistía Internacional advirtió que si bien el fenómeno de las desapariciones de personas es de “especial preocupación en México”, no hay “cambios estructurales
significativos que permitan asegurar el acceso a la verdad, justicia y reparación del daño”.

Los números no mienten. El problema de los desaparecidos en México, lejos de estar resuelto o contenido, se encuentra fuera de control, y como prueba están los datos: de las 27 mil 638 denuncias por desaparición, casi la mitad, 46.5% (casi 13 mil), corresponden a casos ocurridos en la actual Administración federal. De ese universo, sólo en 2015 ocurrieron 3 mil 425. Así de
grande y así de cercano es el problema.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add