×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: dreyesvaldes@hotmail.com

" Comentar Imprimir
06 Diciembre 2016 04:00:00
Disfrute haciéndolo
Quien haya inventado la frase jamás hizo la actividad sugerida. Con demasiada ligereza la colocan en paquetes de comida, juguetes para armar, robots para echar a funcionar y muebles que deben embonarse.

Ahora hablaré de harina preparada. Lo mismo da si está “lista” para hacer tortillas, tamales, pasteles, quequitos, crepas, hot cakes o atole. La receta sugerida es, tal cual, una sugerencia para mezclar cosas que den como resultado cierta masa entre manejable y coloidal.

En primer término, eso e “harina preparada” es una falacia, pues de cualquier manera hay que agregarle huevo, mantequilla, agua, leche y la harina misma. Luego, a modo de burla, nos agregan una idea más para adornar la receta secreta con la orden de que divertirnos mientras hacemos la acción.

Un pastel básico, sabor vainilla o chocolate, ahora tiene los pasos a seguir con viñetas, como esas que vienen en los libros de texto de primaria. Es decir, los fabricantes ya se dieron cuenta de que la mayoría de las mujeres tenemos poco tiempo y a veces menos empeño en leer indicaciones.

Con ese antecedente, no me explico de dónde sacan que una se divierta embetunándolo. Ahí aparecen ingredientes fáciles de encontrar –goma tragacanto, por ejemplo– que deberán batirse sin problema –batidora a velocidad media-.

Generalmente incluyen chocolate que se derrite en un tris si lo ponemos en el mico o a baño María.

El bendito Baño María requiere una cantidad exacta de agua para que no salpique el chocolate que se tomará toda la tarde en hacerse líquido y dos segundos en volverse un emplasto imposible de untar. No se diga la opción del micro: Si se entretiene mandando un whats lo que tendrá será una tablilla de Abuelita.

Asumiendo que tuviéramos la goma, batidora y luz –hablo en serio, en mi rancho no es común– el susodicho betún requerirá el doble del tiempo que se llevó en preparar y cocinar el pastel, todo junto. Eso no es de Dios.

Ahora bien, si usted se divirtió haciéndolo, felicidades. De ahora en adelante, agregaré esa bonita frase al final de mis artículos.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add