Consuelo y la nueva Ciudadela

Justo hoy que empiezan las campañas, le presento dos escenarios sobre la llamada grabada y difundida a principios de esta semana, de Josefina Vázquez Mota.

Uno. El fuego amigo. La llamada se da a conocer en un contexto: Una campaña en la que se ven pocos panistas y más aún, gente cercana al Presidente. Tras la divulgación de la llamada, se ve a Josefina públicamente comiendo con Margarita Zavala quien es, nadie lo duda, también una eficaz operadora política del Presidente. Al día siguiente en un par de eventos públicos, Vázquez Mota se ve algo desinflada. Públicamente declara elogios a García Luna y más aún, por la tarde anuncia cambios en su equipo de campaña, y al interior del PAN, que incluye la incorporación de más cuadros panistas, de otros grupos, y claro calderonistas.

Gustavo Madero tuitea el hashtag #josefinaune. Y bueno, por definición no se puede unir aquello que ya estaba unido.

Si fuera obra de teatro se podría llamar (títulos a escoger): “No te mandas sola, Josefina”. O “El manotazo Presidencial”.

Es decir, sí fue fuego amigo. Pero con enorme la ventaja de que pueden decir que de ninguna manera fueron ellos y acusar al PRI, por todos lados el enemigo a vencer.

Lo revelador: que efectivamente Presidencia graba a todos, hasta a los de casa. Y aprendió a jugar duro.

Dos. Fue el PRI. El partido tiene la llamada grabada, lo cual quiere decir, que como dice el PAN, que tiene un centro de espionaje puesto y que a todos espían, hasta a los de casa, como se quejo hasta el mismo Manlio Fabio Beltrones. Deciden sacarla ahora porque ven, precisamente la desunión del PAN.
Es doble golpe: A Josefina y al Gobierno federal del Presidente Calderón porque nadie va a creer que ellos dieron a conocer la llamada que les afecta doblemente: Por descubrir que el Gobierno graba hasta a sus supuestos aliados y por hacer ver mal a Josefina: Una desleal que en público declara su cariño a los panistas y en corto los critica y hasta “insulta” (y sí, entre comillas).

Javier Lozano, quien creció en el PRI y conoce a fondo el sistema del cual salió, sale claramente a decir que incluso fue una cortina de humo porque él, como vocero del CEN, iba a dar a conocer justo ese día una dura critica al PRI y sus caciques-gobernadores. El ex secretario del Trabajo tuitea: “Esa sobreeacción del PRI por la natural sospecha que pesa en su contra de andar poniéndole pájaros a los alambres solo confirma la especie”.
¿Usted qué cree? ¿A todo esto porque nadie tiene la hipótesis de que fue AMLO? ¿Por amoroso?

Consuelo Sáizar camina por la nueva Ciudadela. Conoce cada rincón, cada pedazo de piso de este histórico lugar en donde vivió José Vasconcelos en sus últimos días, en cuyo exterior fue asesinado –lo que inició la Decena Trágica—Francisco I. Madero (que por cierto, el año que entra, el 19 de febrero, se cumplen 100 años). Por estos días casi despacha ahí. A ella le brillan los ojos al recorrer las bibliotecas: la de José Luis Martínez, Antonio Castro Leal, ya terminadas, y en un futuro las de Jaime García Terrés, Alí Chumacero y Carlos Monsiváis. Todas disponibles para ser consultadas también por internet. Brick y click.

Es un gran proyecto de los tres que construye Conaculta y que estarán listos cuando termine su gestión. Nada menos que 97 mil metros cuadrados: 37 mil en la Ciudadela, 12 mil en los Estudios Churubusco y 48 mil en la nueva Cineteca.

Me gusta la forma en que los partidos políticos salen de sus propios atolladeros creados, claro, a fin a sus intereses. Ya sabrá que el PAN, PRI, PT y Movimiento Ciudadano ajustaron sus listas de candidatos a una senaduría o diputación, para cumplir con la cuota de género. ¿Qué hicieron? Ah, pues cosas tan sencillas como ver a su alrededor.

Un ejemplo fue lo sucedido en Yucatán, donde entró Guadalupe Ortega Pacheco como candidata plurinominal. Si le suena el apellido es porque Lupita es hermana de Ivonne, actual gobernadora.

Pero el que se lleva la ovación de pie es José Blanco, priísta de la blanca Mérida, quien también estaba postulado. Él seguramente no fue más allá de la puerta de su casa y cedió su lugar a María del Carmen Ordaz… ¡su esposa! ¡Bomba!

A tambor batiente y antes de que, como el mismo dijo, “la carroza se convierta en calabaza” (lo cual, mmmm, lo convertiría en un ceniciento presidencial, siguiendo la metáfora), esta semana Felipe Calderón hizo dos eventos interesantes. ¿Cómo terminó este periodo antes de la veda que para hoy ya esta vigente? Se lo cuento en la edición on line de esta columna. Además del arranque, por fin, de las campañas electorales y una guía completa para seguirlas hoy, y una mala noticia para Ciudad Juárez.