En la obra “Guerra Chichimeca, el Camino Real de la Plata” de Powell, se explica que los primeros exploradores del norte de México, en su precipitación en busca de El Dorado, en realidad eran buscadores de plata y se estaban apresurando en 1549 hacia el filón “Madre Zacatecas”, que era la frontera norte de la naciente Nueva España y las exploraciones y colonizaciones que se hicieron fueron siguiendo la avalancha de la plata.

Las primeras poblaciones de Coahuila deben su fundación a la fiebre de la plata y aún en el Siglo XVIII se fundaban poblaciones y se enriquecían regiones del estado por las ricas vetas de plata explotadas. Es un hecho que de Zacatecas salieron los primeros exploradores de Coahuila. De Mazapil salieron esos pioneros, que también crearon una arteria de plata en la región noroeste de la Nueva España.

En Zacatecas se encontró la primera plata en 1546, pero al encontrarse en 1548 las primeras grandes vetas, los buscadores de plata se movieron hacia el norte y también se encontraron grandes vetas en la región del actual Mazapil, apenas 140 kilómetros de Saltillo.

Se avanzó mucho más rápido al norte y descubrieron las vetas de San Gregorio, cercanas al actual Cerralvo en Nuevo León, este importante hecho propició las fundaciones de Saltillo, Monterrey, Monclova y Cuatrociénegas. Las fechas de las primeras fundaciones aún son inciertas, al parecer se refuerzan con el tiempo los escritos del doctor monclovense Regino Ramón, el que asegura que Saltillo ya estaba fundado y poblado en el año de 1559.

En un principio la actual Monclova se llamó las minas de la Trinidad, esas minas era de plata y según aclara Eugenio del Hoyo, Cuatrociénegas no es otro que El Potosí, que menciona el documento del Parral, como un mineral de plata fundado aun antes que Saltillo y Monterrey.

En el Siglo XVII se funda Candela, precisamente a base de la explotación de una mina de plata ubicada en la falda de uno de sus cerros más cercanos.

Cuando la plata se agotó, los conquistadores optaron por dedicarse a la agricultura y a la ganadería.

Tal vez, la veta más importante localizada en Coahuila, fue el de Sierra Mojada, descubierta en 1879, por el minero duranguense, Néstor Arreola, el que en compañía de otras personas descubrió en el paraje una gran y rica descarga de plata.

Se denunciaron dos minas y originó una disputa del territorio entre Durango y Coahuila, donde el Gobierno federal falló a favor de nuestra entidad y para entonces llegó un gran número de personas que ocasionó que el lugar se transformara en una “California en miniatura”.

.(JavaScript must be enabled to view this email address)