×
Autor Invitado
Autor Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
08 Enero 2017 04:00:00
El gasolinazo del PRI Gobierno
Desde los últimos días del mes de diciembre venimos escuchando, leyendo y viendo sobre las distintas manifestaciones de ciudadanos, líderes de opinión, representantes partidistas y diputados locales y federales, trabajadores y funcionarios de gobierno, con motivo de la aplicación del “gasolinazo” que nos ha perpetrado el PRI Gobierno a los mexicanos para recibir el 2017.

A excepción del discurso del Presidente Enrique Peña Nieto, de los boletines emitidos por la Secretaría de Hacienda federal, y de los desafortunados comunicados de Enrique Ochoa, presidente nacional del PRI, el resto de los pronunciamientos han sido para expresar el descontento de los mexicanos a lo largo y ancho de la República Mexicana con esta medida.

Sin dudar, el malestar generalizado tiene su legítimo origen en la afectación que el llamado “gasolinazo” está causando en la economía familiar desde este momento, y que se refleja en el incremento del 20 al 40 por ciento del gasto en el consumo de combustible, pero que aunado al alza en las tarifas eléctricas, se acrecentará con el impacto que éste producirá en las próximas semanas y meses en la totalidad de los productos y servicios que requerimos para nuestra vida diaria.

Por desgracia, este golpe financiero viene acompañado de una serie de trampas con las que se siembra confusión en la gran mayoría de los ciudadanos que poco les interesa cotidianamente, enterarse y conocer a profundidad los problemas que suceden en los órganos de gobierno.

En esta ocasión, son dos los puntos que, a estas alturas, debemos identificar y entender para no perdernos en esa confusión y exigir, sólo a quien es responsable y lo único que corresponde: Al Gobierno federal, la disminución de los impuestos a la gasolina.

Por un lado se ha enfatizado la postura de las corrientes políticas de izquierda, que buscan enraizar el rechazo a la reforma energética que, entre muchas otras cosas, promovió la liberación del precio de las gasolinas que hasta ahora venía controlando el gobierno.

Lo que busca ocultar esta posición es que el “gasolinazo” es producto de la reforma fiscal y no la energética, pues lejos de que el aumento sea motivo de liberar el precio con motivo de la competencia de proveedores privados de gasolina, éste se debe a que el IEPS, impuesto especial a la producción y servicios, subió con la aprobación de dicha reforma fiscal hasta alcanzar junto con el IVA, el 40 por ciento del costo total al que se vende la gasolina.
Del alza de este impuesto el único responsable es el gobierno y los diputados del PRI en el Congreso federal, cabe destacar que los diputados del PAN rechazaron estos incrementos en su oportunidad.

La segunda trampa es, distorsionar el sentido de las manifestaciones ciudadanas mediante la infiltración de porros que provocan violencia, saqueos y agresiones desmedidas y ajenas al objetivo de los verdaderos marchantes o manifestantes, pero que como producto de los efectos negativos que la sociedad percibe de estos movimientos, la reacción general se vuelca en malestar y éste termina en distraernos del problema real.

Por supuesto, las respuestas arrancadas al gobierno federal no han ayudado a clarificar la situación. El Presidente y sus funcionarios de Hacienda han externado que el incremento a los impuestos que elevan los precios de las gasolinas no se reconsiderarán y mucho menos desaparecerán, pero además, con una franca insensibilidad han afirmado que esta era “la mejor medida” que podía tomarse, a sabiendas de que no es así.

Para concluir, no permitamos que la abrumadora cantidad y medios de información nos alejen de la consciencia del problema que hoy vivimos. Exijamos por todas las vías, cualquiera a nuestro alcance, que el PRI gobierno siga abusando de nosotros a través del poder que su “mayoría de votos” le ha permitido. No caigamos en reconducir el reclamo que debemos dar al gobierno y su partido, cuestionando o juzgando a quienes dan batalla al verdadero responsable de esta medida. Y finalmente, no olvidemos en el corto tiempo lo que ahora estamos viviendo, pues buscarán a través de cortinas de humo y mediante “beneficios” sin efecto suficiente ni real, contentar a la población y en el mediano plazo, si no tomamos ahora las acciones necesarias, con el mismo problema y sin el medio para castigarlos.

Lariza Montiel Luis
@LarizaMontiel
Fb Lariza Montiel

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add