×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
04 Enero 2017 03:00:00
El hubiera no existe
Las buenas noticias viniendo por cualquier parte del gobierno siempre vienen acompañadas de su lado oscuro, o bien de las letras chiquitas que nunca se leen. Al menos aquí en nuestro país, así es como funcionan las cosas.

En la administración de Enrique Peña Nieto, cuando se dijo que ya no habría más gasolinazo como en la administración pasada y con la reforma energética los mexicanos pagarían gasolina y luz más barata, nadie fue para leer las letras chiquitas, y ahora tenemos todo lo contrario de lo que se dijo.

El resultado de ello lo tenemos con el gasolinazo y marchas en diferentes puntos de la república por ciudadanos como protestas por no estar de acuerdo y esperanzados a que con estas manifestaciones den marcha atrás a los incrementos de la gasolina.

Una vez más queda demostrado que los mexicanos no somos personas que nos guste leer, o mucho menos exigirle a nuestros representantes, Diputados y Senadores que aboguen por los intereses de nosotros y no solamente el de ellos mismos.

El gasolinazo se pudo haber evitado si tan solo nosotros como ciudadanos nos hubiéramos puesto realmente la camiseta nacionalista antes y no después dado el golpe, cuando se trató en su momento de la iniciativa energética, es decir, antes de que se autorizara.

No se sabe si el sector empresarial hiso algún intento para corregir todas esas “letras chiquitas” que se venían venir con el aumento de la gasolina reaccionó o simplemente se hicieron miopes y con su acostumbrada posición valemadrista de amortiguar los incrementos de su producción es simplemente aumentárselo al consumidor.

El golpe ya está dado y no va haber poder humano que eche marcha atrás los incrementos del combustible como tampoco los que se vengan con la luz, porque se trata de una reforma ya aprobada, es decir, nosotros los mexicanos estuvimos de acuerdo con ello a través de nuestros Diputados y Senadores que representan al pueblo mexicano.

Con la simple lógica y recordando todas esas manifestaciones, marchas, y huelgas que han venido haciendo los docentes con las reformas educativas aprobadas han tenido nula negociación con el gobierno federal, y ni tampoco han tenido ningún tipo de arreglo porque es algo que ya está aprobado y al igual que con la reforma energética no se hiso nada antes sino hasta después.

Continuarán los cacerolazos en las calles y bloqueos durante todo el año sin que Pemex baje sus precios sin que el presidente Enrique Peña Nieto haga algo porque fue algo acordado por todos los partidos por medio del convenio Pacto por México.

Aquellos Diputados y Senadores que ahora quieren aprovechar la tribuna para decir, que nunca estuvieron de acuerdo con la reforma energética son unos mentirosos ya que en ningún momento hicieron un consenso con los mexicanos a quienes representan y ni tampoco explicaron que ese no era la solución para bajar el precio de la gasolina.

Es estúpido la justificación que pretenden dar sobre el costo internacional del petróleo, cuando nosotros mismos tenemos yacimiento de ello, pero lo que nos cuesta es producirla porque no somos autosuficientes con la petroquímica y los Diputados y Senadores siempre han considerado como una idiotez su inversión en este rubro.

El hubiera no existe el comercio internacional nos alcanzó y una vez más nunca nos preparamos, pero la verdadera causa del por qué el precio de la gasolina es alto, es por dos motivos reales.

La primera de ella es el monopolio de Pemex y la otra es el incremento del combustible con su impuesto llamado IEPS que es el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicio, tan solo en Estados Unidos el impuesto por litro es equivalente a pesos mexicanos de 1.70, mientras el de la gasolina mexicana es de 5.40 pesos por litro de gasolina magna, eso más el IVA, para los consumidores.

Por esa misma razón es que les es posible a Pemex poder vender y competir en estados unidos con sus gasolineras puestas allá con un costo de 7 pesos por litro, mientras tanto aquí se vende a la Magna a 15.99, la Premium 17.79 pesos y el diésel aproximadamente a 17.05 pesos por litro. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add