×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
09 Noviembre 2016 04:00:00
‘El miedo a ser violadas, secuestradas, manoseadas, mutiladas, asesinadas’…
La Cámara de Diputados aprobó ayer reformas a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. El contexto en que lo hace es delicado: Un incremento brutal de feminicidios en todo el país y más del 60 por ciento de la población femenina de México ha dicho que ha sido víctima de violencia.

Ana Guadalupe Peresa Santos, de Encuentro Social, dijo: Con esta reforma se crean los Centros de Justicia para las Mujeres a cargo de los gobiernos estatales. Y a la Secretaría de Gobernación se le mandata “diseñar y actualizar el modelo de gestión operativa de los centros y los protocolos de atención especializados; promover y coordinar con las entidades federativas, la creación y el fortalecimiento de los centros e impulsar el equipamiento de los mismos”.

Angélica Reyes, de Nueva Alianza: “Según el Inegi, en 2011, 63 de cada 100 mujeres de 15 años y más han padecido algún incidente de violencia; durante 2013 y 2014 fueron asesinadas cada día 7 mujeres. Y las entidades donde es más peligroso ser mujer, porque representa las tasas más altas en homicidios de mujeres, son: Guerrero, Chihuahua, Tamaulipas, Coahuila, Durango, Colima, Nuevo León, Morelos, Zacatecas, Sinaloa, Baja California y Estado de México”.

María Candelaria Ochoa Ávalos, de Movimiento Ciudadano, criticó la declaración del magistrado Juan Manuel Sánchez Macías, presidente de la Sala Regional Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con sede en Villahermosa, Tabasco, quien acaba de decir que “las mujeres deben ser candidatas y lograr cargos de elección popular, pero por capacidad intelectual y no por tener
exquisitas nalgas”…

Desde la tribuna de San Lázaro, Candelaria Ochoa dijo al zafio Juan Manuel Sánchez Macías: “Esta persona no solamente está violando los derechos políticos de las mujeres, está violentando los derechos humanos de todas nosotras. Por eso es muy importante que a pesar de que en el acuerdo del Tribunal Electoral para el ascenso y promoción de la equidad y la igualdad de género, este señor no sólo no la cumple, sino que en el artículo 62 debe ser inhabilitado”.

Ochoa Ávalos todavía fueteó el lomo del magistrado, así: “No podemos permitir que un señor de este tipo diga que estamos aquí por un acostón. Es vergonzoso y vergonzante para las mujeres, pero debe serlo también para los hombres, debe ser para ustedes una vergüenza que alguien exprese así”.

Concepción Villa González, diputada de Morena, dijo: “Las recomendaciones fueron claras: El estado mexicano debía eliminar los obstáculos específicos de las mujeres que tienen para acceder a la justicia. Los objetivos de estos centros de justicia son el de contribuir a la prevención y atención y erradicación de la violencia contra las mujeres por medio de servicios integrales, como el acceso a la justicia, a la atención psicológica, médica, empoderamiento económico, albergues temporales, estancias infantiles y servicios educativos para niñas y niños”.

Jorgina Gaxiola Lezama, del Pvem, decía: “Llamamos a aquellas entidades federativas que aún no abren en sus territorios centros de justicia para las mujeres, para que les dediquen el presupuesto y la importancia que ya tienen en Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas”.

El PRD en voz de Maricela Contreras Julián: “… Resulta que nos asesinan y nos violan porque dicen que las mujeres somos bien putas, esta palabra está inscrita en los expedientes.

“… Como Micaela, que tenía 12 años, un tipo de 26 la mató porque la nena no quiso tener sexo con él. Pero bueno, ella tenía varias fotos subidas en el Facebook. Qué quieres, era bien puta. Estas palabras y estas justificaciones que nos laceran, nos obligan a que tengamos estos espacios donde nunca más nadie nos califique y nos ponga elementos para que el maltrato sea visto como una justificación o que es obligado o que es sugerido por las propias mujeres.

“El miedo a ser violadas, secuestradas, manoseadas, mutiladas, asesinadas, forma parte de nuestro entorno cotidiano donde las cifras de violencia de género van en aumento de manera alarmante en prácticamente todas las regiones del país y aun así se justifica, como lo hizo este magistrado para quien pedimos su inmediata remoción. No su renuncia, su expulsión de este sistema de procuración de justicia.

“… Esta cultura que observa como normal un piropo obsceno, que culpa a las mujeres por vestirse de manera provocativa o que pretende mandar sobre nuestros cuerpos, es la cómplice de la violencia que día a día sufrimos las mujeres.

“…Ya no sÓlo es la violencia en los hogares, sino que se ha extendido en el transporte público, en las calles, en los espacios laborales, en la escuela, incluso en espacios como este donde la violencia política reafirma que la democracia se piensa en masculino. Qué cosa tan equivocada”.

Patricia García García, del PAN: “Con la aprobación del presente dictamen refrendamos el compromiso de hacer frente a las consecuencias de la violencia mediante la promoción y consolidación de un nuevo sistema jurídico, con mecanismos para su pronta atención”.

PRI en voz de María Soledad Sandoval Martínez: “En México lamentablemente prevalece la violencia de género y se manifiesta de distintas maneras y en diversos ámbitos, como lo son: El emocional, laboral, económico, físico y sexual. La padecen mujeres sin importar la edad, escolaridad, entorno laboral y lugar de residencia, ya sea en áreas urbanas o rurales, así como en el Norte, Centro y Sur de la República”.

Al final, aprobación unánime. Turno del Senado. Veremos.

" Comentar Imprimir


COMENTARIOS


columnistas

top-add